PRESENTACIÓN (2006)

Cuando en la primavera de 2005 los editores de Almería Medio Ambiente -Almediam- propusieron rescatar del olvido los cinco cuadernillos del ATLAS BÁSICO DE LA FLORA ALMERIENSE y “colgarlos” en la web (www.almediam.org), no me pareció que dicha tarea pudiera ser llevada a término. Casi todas las diapositivas habían perdido cromatismo y volver a fotografiar esas plantas es un arduo trabajo, pues hay que buscarlas en la época de floración y en nuestro tiempo libre.

De todos los que de una u otra manera colaboraron en el proyecto, sólo Pedro Soria seguía yendo asiduamente al campo y recordaba con precisión las localizaciones de mayor interés, pero su afición por la fotografía está aún por llegar y mi máquina del año catapún quedaba descartada por la tecnología digital. El “fichaje” decisivo fue Andrés Ivorra, con su Nikon Coolpix 8800, quien no sólo puso sobre la mesa su magnífico  archivo fotográfico (www.floresdealmeria.com), sino que, además, mostró una disposición muy favorable para ir al campo las veces que hiciera falta y completar el listado de especies que constaba en los cuadernillos.

Aprovecho esta ocasión para enviar un cordial saludo a quienes participaron, 26 años atrás, en el grupo de trabajo denominado "Flora básica de Almería", que organicé en torno al Hermano Rufino, formado mayoritariamente por profesores de instituto, que teníamos en común el escaso conocimiento de la flora almeriense al haber estudiado en otros distritos. Hago extensivo este recuerdo a todos los “chóferes” que llevaban al Hermano a pie de planta, por caminos a veces infernales, posibilitando las herborizaciones y las anotaciones en aquellos folios que guardaba celosamente en carpetas de cartón azul.

La presente edición es una globalización de las cinco partes, publicadas entre diciembre de 1980 y junio de 1983, con las plantas agrupadas por familias y siguiendo un orden alfabético, con objeto de facilitar el acceso. Además, se ha incorporado material que quedó sin publicar, puesto que se decidió dejar de distraer al Hermano Rufino con asuntos menores, dada su avanzada edad. Su gran obra es “Flora de Almería” http://www.dipalme.org/Servicios/IEA/PublicIEA.nsf/novedades/C12568F5004575E8C125690D0067AFC6  , publicada por el Instituto de Estudios Almerienses (Diputación Provincial de Almería), en 1987, cuatro años antes de su fallecimiento.

Todos los errores que haya en la presente globalización son achacables a quien suscribe.

José Miguel García

Almería, abril de 2006

NOTA 

En junio de 2006 se conoció la noticia del fallecimiento del eminente botánico D. Emilio Fernández-Galiano. El obituario, redactado por D. Benito Valdés, fue publicado por el diario "El Mundo" y se ha incluido tras la fotografía del Hermano.

En septiembre de 2006 se retocaron varias fichas, que conservaban la redacción inicial, y se sumaron otras cuarenta, que en abril estaban sin ultimar (Leysera leyseroides, Senecio auricula major, Succowia balearica, etc.), tras lo cual, la edición digital de la "Flora básica de Almería"  queda prácticamante concluida. También se han incorporado algunas fotografías de Jesús Vílchez (Flores del Sureste), entre ellas el fruto de Leysera y el llamativo despiece floral del Zigofilo.

Por último, quiero resaltar que sin la ayuda técnica y humana de Joaquín y José Javier, los entusiastas editores de Almería Medio Ambiente, no hubiera sido posible el alumbramiento digital de aquel modestísimo proyecto, "Flora básica de Almería" (1980-83), que estaba en el olvido más absoluto.

Almería, septiembre de 2006.

FOTOGRAFÍA DE R. SAGREDO

 Rufino Sagredo

Rufino Sagredo Arnáiz aparece fotografiado en la terraza del Colegio de La Salle (foto realizada en mayo de 1981 por J. M. García, que se publicó en el cuadernillo nº 2), pudiendo verse numerosos maceteros con ejemplares para experimentación y recogida de datos. La planta que con visible satisfacción está observando constituye una especie que, cultivada en plan arbustivo, promete un gran rendimiento para la alimentación del ganado.

En la terraza de dicho Colegio, llama la atención las diversas plantas exóticas que allí se encuentran, cuyas semillas ha conseguido merced a un intercambio con jardines botánicos extranjeros. Contemplar plantas africanas y americanas, esto es, procedentes de latitudes muy diferentes a la nuestra, escuchando las anécdotas y las explicaciones del Hermano Rufino, constituye una honda impresión para cualquier visitante.

NOTA DE LA EDICIÓN DIGITAL DE 2006

Rufino Sagredo Arnáiz nació en Villalmóndar (Burgos) el día 16 de septiembre de 1899. Religioso, de los Hermanos de La Salle y botánico. Llegó a Almería en 1956. Licenciado en Filosofía y Letras. Ejerció la docencia como profesor de Ciencias Naturales en el Colegio de La Salle. Contribuyó a desarrollar el herbario del Instituto de Aclimatación, que años antes, fue creado por los Hnos. Jerónimo y Mauricio. Recopiló numerosísimos especímenes, que, desde hace poco tiempo, están expuestos en el Museo de Ciencias Naturales de La Salle. Autor de numerosas publicaciones, entre las que destaca "Flora de Almería", su gran obra, publicada en 1987 por el Instituto de Estudios Almerienses (Diputación Provincial de Almería). Falleció en Granada el 29 de diciembre de 1991. A los cinco años de su fallecimiento, sus restos, fueron trasladados a la tierra que tanto amó, fruto de su profundo conocimiento: Almería.

 

OBITUARIO (PUBLICADO POR EL DIARIO "EL MUNDO")

EMILIO FERNÁNDEZ-GALIANO FERNÁNDEZ

CATEDRÁTICO E IMPULSOR DEL JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID

El pasado día 5 de junio, falleció en Madrid a los 82 años de edad el profesor Emilio Fernández-Galiano Fernández, a causa de un infarto. Nació en Barcelona el 3 de agosto de 1923, pero residió en Madrid la mayor parte de su vida, con un paréntesis de casi 11 años durante los que se estableció en Sevilla, para hacerse cargo de una Cátedra de Botánica dotada en su Universidad.

Emilio Fernández GalianoRealizó en Madrid la carrera de Farmacia, licenciándose en 1945 y obteniendo el grado de doctor en Farmacia, con premio extraordinario en 1950. Pero nunca ejerció como farmacéutico.  Posiblemente por influencia de su padre, don Emilio Fernández Galiano, su vocación estuvo siempre dirigida hacia las Ciencias Naturales, carrera en la que obtuvo el grado de Licenciado en la Universidad de Madrid en 1952. Su actividad como docente e investigador comenzó desde el mismo momento en el que obtuvo la Licenciatura en Farmacia.

En 1957, ingresó en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En él ocupó varios puestos de responsabilidad. Fue también director en funciones del Jardín Botánico de Madrid en 1964, poniendo de manifiesto su gran capacidad de organizador. Su actuación en el Botánico supuso para esta institución un notable punto de inflexión, marcando el comienzo del desarrollo moderno de dicho Jardín que ha progresado sin interrupción hasta la actualidad.

Colaboró, además, con otros botánicos nacionales y extranjeros, así como en innumerables proyectos internacionales, de los que merece destacarse Flora Europaea (1964-1980) de la que fue asesor regional desde 1968 hasta 1980 y el Atlas Florae Europaeae, del que fue miembro del comité de cartografía desde 1965.

En 1965 tomó posesión de la Cátedra de Botánica de la Sección de Biología de la Universidad de Sevilla, plaza que ocupó hasta 1976, en que se trasladó a Madrid para hacerse cargo de la Cátedra de Botánica de la Facultad de Biología.

Desde 1976 hasta 1988, fecha de su jubilación, el profesor Galiano se interesó muy particularmente por la conservación del medio ambiente, desarrollando una importante labor, sobre todo desde sus posiciones de presidente de la Comisión Rectora del Instituto Nacional de Medio Ambiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (1977-1980) y de presidente de Comité Español del Programa MAB de la UNESCO.

Desde el punto de vista humano, Galiano era afectuoso, afable y un tanto paternal con sus discípulos. De genio vivo, quienes hemos tenido el honor de colaborar con él sabemos bien las reacciones a veces fuertes con las que respondía ante equivocaciones o comentarios inoportunos. Pero su fondo noble, le hacían también reconocer cuando se había equivocado y suavizar su reacción un día después.

(Obituario redactado por D. Benito Valdés, que publicó el diario EL MUNDO).  

Lista de especies

Índice