Un sincero pero efímero aplauso para Medio Ambiente EN CUANTO A LA CAÑADA DE LAS NORIAS

Almediam. JJ Matamala*. 04-08-08

José J. Matamala © A. Montoya. 2008 Para empezar, aunque a algunos se les atragante "el sapo", el humedal más importante de Almería por su biodiversidad y por las especies en peligro de extinción que alberga, se denomina Cañada de Las Norias, nombre con el que, entre cuatro personas lo "bautizamos" a principio de los noventa, y con el que se le conoce, muy a pesar de la Junta -cuestión que nunca entenderé- en ámbitos científicos internacionales, europeos y españoles.

La primera "Reserva Ecológica" de la provincia de Almería

Suena bien, pero no es más que una figura sacada del antiguo reglamento sobre "Reservas de Caza", que no implica necesariamente actuaciones económicas sobre el humedal, cuando lo que le correspondería por su importancia sería, según la legislación andaluza, su catalogación como "Reserva Natural". Es decir, que el trabajo desarrollado durante 18 años por un grupo de expertos en anátidas en peligro de extinción en el ámbito internacional, donde solicitábamos su declaración como ZEPA de la UE y lugar adscrito al Convenio Ramsar sigue siendo obviado por las administraciones competentes.

Siendo el primer lugar del mundo en cuanto a los censos de invernantes sobre Oxyura leucocephala, Marmonetta angustirostris, donde la primera alcanza el segundo lugar global en "éxito reproductor"; donde tenemos la oportunidad de observar la nidificación anual de Ardeola ralloides y de otras especies de ardéidos también protegidos, lo de "reserva ecológica", no deja de ser un tremendo desprecio a la comunidad científica que siempre ha intentado algo más de cordura y de sensatez por parte de la Junta, precisamente porque reúne una prolija legislación capaz de crear nuevas expectativas.

 

Las "pajareras de la Cañada de Las Norias sólo se aproximan en su densidad y especies a las del Parque Nacional de Doñana. Sin embargo son obviadas por la administración andaluza. En la imagen dos ardéidos incubando: Garcilla Cangrejera y Martinete. © J.J Matamaña. 2008

Las "pajareras de la Cañada de Las Norias sólo se aproximan en su densidad y especies a las del Parque Nacional de Doñana. Sin embargo son obviadas por la administración andaluza. En la imagen dos ardéidos incubando: Garcilla Cangrejera y Martinete. © J.J Matamaña. 2008

Si el fracaso estrepitoso -y no será por falta de recursos técnicos y económicos- en el descenso de los niveles de la lámina de agua, ahora se transforma en el desarrollo futuro de una "pequeña desabloradora", cuando el uso del castellano no les ofrece la oportunidad de denominar, ni tan siquiera, a lo que se están refiriendo, entiendo por que están apostando por lo que ya hicimos hace más de una década aquellos que pretendíamos llevar a cabo una regulación hidrológica y ambiental de la zona, y tengo más que seguro que los que nos leyeron entonces pueden ratificar.

A lo largo de más de 25 años, como persona adjunta a comités científicos, les puedo asegurar que lo que se propone como solución a este complejo tema no va a solventar ninguno de los mismos. Y también les aseguro que quien redacta estas letras, lleva décadas intentando aportar su modesto conocimiento, aunque éste se ha entendido siempre como crítico y, por ende, interferencia en el buen e inmaculado hacer de la Junta y por lo tanto obviado.

* José Javier Matamala fue Director de la Reserva Ornitológica Municipal de la Cañada de las Norias, establecida entre SEO-BirdLife y el Ayuntamiento de El Ejido, desde 1990 hasta 1995.

También es miembro de Threatened Waterfowl Specialist Group (Slimbridge - Gloucester - England) y de otras asociaciones conservacionistas y ecologistas, cuya participación siempre ha tenido un caracter altruista y sin fines de lucro, tanto personal, como colectivo.

PD. Este artículo está dedicado a mi siempre amigo EZC, que fue capaz de atar tierra con cabos, a apoyarnos cuando nadie nos oía, y a evitar que lo que hoy disfrutamos todos furera una escombrera más. Jamás olvidaré tu tiempo y dedicación... ni, por supuesto, mi eterna gratitud...

Cañada Las Norias conoce de primera mano los proyectos de la Balsa del Sapo

 

FUENTE: IDEAL/EUNATE SERRANO. 25-07-08

Medio Ambiente se reunió con los regantes y les trasladó que siguen trabajando para declarar este humedal como la primera reserva ecológica de la provincia.

La delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía sigue trabajando en la catalogación de la Balsa del Sapo para que en un futuro cercano sea reserva ecológica.

Ya en el mes de noviembre la Administración andaluza anunció su labor en este sentido y recientemente, el delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Almería, Clemente García, se lo transmitió en una reunión a los regantes de la Asociación Cañada Las Norias.

El delegado precisó que «este humedal, creado por el ser humano, alberga en la actualidad ejemplares de especies en peligro de extinción, sobre todo de aves».

Entre otros animales García destacó que «la Balsa cuenta con la presencia de una colonia importante de garzas, como la garcilla cangrejera y la garceta común, así como la malvasía cabeciblanca, cercetas pardillas y fochas».

Concretamente este año Medio Ambiente ha detectado unos 500 ejemplares de malvasía cabeciblanca y la balsa es uno de los humedales españoles y europeos donde estas especies, que están en peligro de extinción, nidifican.

En el caso de que los trámites llegaran a buen puerto, la Balsa del Sapo sería la primera reserva ecológica de la provincia de Almería. «El hecho de que la Balsa del Sapo sea declarada reserva ecológica va a servir para realzar los interesantes valores naturales de esta zona, en la que se pueden desarrollar en el futuro actividades educativas, culturales, científicas y de ocio», añadió el delegado.

De hecho, la Junta tiene un proyecto que contempla la dotación de equipamiento de uso público como es un observatorio de aves y vías que rodeen la zona del humedal para poder visitarlo.

«De este modo, la Junta de Andalucía se propone convertir la Balsa del Sapo en toda una oportunidad de desarrollo y de enriquecimiento para El Ejido y el entorno de la Cañada de Las Norias», subrayó García.

Los bombeos de la balsa

Sin duda, otro de los temas que abordó el delegado de Medio Ambiente con los regantes de la zona fue el bombeo de la balsa, que mantiene el nivel de la misma y evita que invernaderos y la zona urbana se inunden.

A este respecto, el delegado de Medio Ambiente señaló que «la Junta de Andalucía y la empresa estatal Acuamed están manteniendo distintas reuniones de trabajo para encontrar una solución definitiva al nivel del agua».

Así, según Clemente García, «el objetivo es poder encontrar el proyecto o la solución técnica más adecuada para que los agricultores y los residentes de la zona tengan la respuesta que precisan, para muchos años en adelante».

Uno de los proyectos que se desarrollarán en el futuro será una pequeña desalobradora. Con este mecanismo todo el agua que ahora se vierte al mar se aprovechará para riego agrícola.

Pero mientras el proyecto de la desalobradora se desarrolla, Clemente García incidió en el trabajo de la Junta de Andalucía y destacó que «la administración lleva ya invertidos 4,5 millones de euros en estos bombeos, desde los dos últimos años».

El delegado provincial de Medio Ambiente puntualizó asimismo que «la Junta de Andalucía está poniendo medios y recursos para que la Balsa del Sapo sea motor de desarrollo de futuro, al tiempo que posea la solución adecuada para ser el humedal que precisa la zona y en las mejores condiciones».

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

 

Página de inicio