EL TURISMO INTOXICA A LA RIVERA MAYA MEXICANA

Fuente: Tierramérica/Ciudad de México. 14-02-11

En pleno auge, la industria turística mexicana que se extiende a lo largo de la Riviera Maya y de Cancún contamina el mayor sistema de cuevas submarinas del mundo e impacta en el cercano arrecife coralino, denunció el estudio “Contaminantes en el sistema acuífero de las cavernas submarinas a lo largo de la costa caribeña de la península de Yucatán”, elaborado por el Instituto para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud de la Universidad de las Naciones Unidas.

Productos farmacéuticos, residuos de cocaína, champú, crema dental, pesticidas y desechos químicos que se deslizan desde las carreteras han sido hallados en el inmenso entramado de ríos y acuíferos subterráneos del sur de la ciudad turística de Cancún, ubicada en la costa caribeña del sudoriental estado de Quintana Roo.

Letrinas, tanques sépticos, filtraciones en el recorrido de las alcantarillas y canchas de golf son las fuentes más probables de los productos que dañan las aguas subterráneas, dijo al semanario Tierramérica Chris Metcalfe, investigador de la revista británica Environmental Pollution.

Esas corrientes transportan buena parte de estos desechos a la zona costera y a la barrera de coral mesoamericana, la segundo mayor del mundo.

La contaminación terrestre es apenas uno de los impactos sobre los arrecifes costeros, señaló Metcalf. La pesca por encima de los límites establecidos, enfermedades y el cambio climático también han contribuido con una pérdida de hasta 50 por ciento de los corales desde 1990.

Cuando se creó el estado de Quintana Roo en los años 70, la región era pura selva y manglares costeros, con algunas pequeñas aldeas mayas. Entonces la ciudad de Cancún estaba deshabitada, pero ahora residen unas 700.000 personas, recibe entre dos y tres millones de visitantes cada año y el desarrollo turístico de la zona ya se extiende por 130 kilómetros hacia el sur, hasta Tulum.

 

Página de inicio