LOS CULTIVOS DE EXPORTACIÓN CONSUMEN EL AGUA EN PERÚ

Fuente: Tierramérica/Lima. 14-02-11

Mientras el agua dulce se extingue en la superpoblada costa peruana, las plantaciones más demandantes de este recurso crecen sin parar para el lucrativo comercio exterior. Expertos advierten sobre este daño y exigen mayor responsabilidad del gobierno y de todos los involucrados.

Un ejemplo de este pujante sector es la producción de espárragos, que genera 120.000 empleos solo en el campo, según cifras oficiales. Pero, a la vez, requiere de grandes cantidades de agua. Para una hectárea de espárragos se necesitan 22.000 metros cúbicos de agua, siete veces más de la que se necesita para el desplazado cultivo de uva quebranta, tradicional en el sudoccidental departamento de Ica, aseguró David Bayer, del no gubernamental Instituto de Promoción para la Gestión del Agua (Iproga).

Bayer dijo al semanario Tierramérica que esas estimaciones aún están “muy por debajo de la cifra real, porque no incluye el agua usada en el empaque del producto con destino a la exportación o para preparar y aplicar los agroquímicos y los productos para el crecimiento de las plantaciones”.

En la zona costera del Pacífico, que concentra 70 por ciento de la población peruana, el promedio es de 2.000 metros cúbicos de disponibilidad de agua por persona al año, mientras que en el área amazónica, con sólo 26 por ciento, es de 291.000 metros cúbicos disponible por persona al año.

“La huella hídrica es un argumento que exige la responsabilidad a todos, de las empresas, del Estado y de los peruanos en general que debemos trabajar en la sostenibilidad de un recurso tan escaso para el planeta”, aseguró a Tierramérica el investigador Laureano del Castillo, del Centro Peruano de Estudios Sociales.

 

 

 

Página de inicio