AUMENTAN LAS POBLACIONES DE AVES RAPACES MIGRATORIAS EN EUROPA OCCIDENTAL

FUENTE: FUNDACIÓN MIGRES. 29-01-11

? Los resultados del programa Migres 2010 de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía permiten constatar el aumento sostenido de las poblaciones de águilas calzadas, águilas culebreras y aguiluchos, entre otras especies, confirmándose así una excelente noticia para la conservación de las aves rapaces en Europa

El Programa Migres constituye uno de los mayores esfuerzos sostenidos de seguimiento de aves migratorias que se realiza en Europa

Los voluntarios del Programa Migres, procedentes de 12 países, han censado 500.000 aves cruzando el Estrecho de Gibraltar durante la campaña de 2010

La Fundación Migres confirma nuevas rutas de migración para el águila pomerana

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, y el presidente de la Fundación Migres e investigador del CSIC, Miguel Ferrer, han presentado hoy en Algeciras los resultados del Programa Migres 2010.

Para monitorizar el fenómeno de la migración a largo plazo, la Consejería de Medio Ambiente puso en marcha en 1997 el Programa Migres de seguimiento científico de las migraciones de aves entre Europa y África. La migración de las aves es un fenómeno que el ser humano ha relacionado desde tiempos inmemoriales con los fenómenos climatológicos. España, concretamente el Estrecho de Gibraltar, se convierte durante los meses de agosto y septiembre en el foco mundial de la migración de aves; como cada temporada, millones de aves cruzan un pequeño espacio de mar (14 kilómetros) que ha condicionado durante cientos de miles de años los comportamientos migratorios de poblaciones de aves de Europa Occidental.

Aumentan las poblaciones de aves de presa en Europa

El trabajo de los voluntarios del Programa Migres, que se adapta a los ciclos migratorios de las aves, se inicia con el seguimiento de la migración otoñal de rapaces y cigüeñas, que se desarrolla entre finales de julio y principios de octubre. Durante este periodo, los voluntarios han contabilizado casi medio millón de aves, destacando las cifras de ejemplares de milanos negros (más de 130.000 aves), cigüeñas blancas (en torno a 85.000), o abejeros europeos (unos 60.000). Otras especies con números elevados son el águila calzada (29.000 aves), la culebrera europea (13.350), la cigüeña negra (2.533), el alimoche común (2.218) y el gavilán común (2.100), que forman parte de las  más de 30 especies de aves planeadoras que migran a través del Estrecho de Gibraltar.

Los resultados de la campaña de 2010 constatan el aumento ligero pero sostenido durante la última década de las poblaciones de rapaces migratorias de Europa Occidental, destacando no sólo los incrementos observados en especies típicamente abundantes como milanos negros, sino también en otras especies como águilas calzadas, culebreras europeas o aguiluchos cenizos. Para dar una idea de la magnitud de estos cambios, se ha pasado de censar en torno a 5.000 águilas calzadas y 2.500 águilas culebreras a finales de los años 90, a más de 20.000 calzadas y 11.000 culebreras en los últimos años, reafirmando el aumento de las poblaciones de estas aves de presa en Europa, lo que constituye una excelente noticia para su estado de conservación.

Nueva ruta migratoria para el águila pomerana

Pero no es este el único hallazgo que ha propiciado el trabajo del Programa Migres. También se ha puesto de manifiesto que especies de rapaces de Europa Central y Oriental, como el águila pomerana, cuya migración se produce casi exclusivamente por la ruta oriental, a través del Cáucaso, Turquía e Israel, utilizan de manera regular, aunque en bajo número, la ruta occidental a través del Estrecho de Gibraltar, lo que puede propiciar, como consecuencia de su expansión, el establecimiento de una nueva ruta migratoria para la especie.

Efectos del cambio global en las aves

El Programa Migres también  ha permitido registrar cambios en las fechas de llegada de algunas de estas aves. Especies como el alimoche están adelantando su paso a África en casi en una semana. El caso de la cigüeña blanca es especialmente llamativo; se observan bandos pasando a África ya al final de la primavera, mientras que muchas cigüeñas regresan a Europa en fechas tan tempranas como octubre y noviembre.

Estos hallazgos parecen estar asociadas a los procesos de calentamiento global que están  produciendo desacoplamientos en los procesos y los ciclos biológicos. Las aves migratorias son centinelas idóneos para seguir estos cambios. En su lucha por la supervivencia, las aves deben readaptarse a las nuevas condiciones y, así, se está constatando el adelantamiento de las fechas de migración o el cambio en las áreas de distribución, lo que ha propiciado la colonización del continente europeo a través del Estrecho de Gibraltar por especies típicamente africanas como el buitre moteado o el ratonero moro, proceso que ha sido corroborado por ornitólogos de Fundación Migres.

En el contexto actual de cambio global, el Estrecho de Gibraltar es un lugar estratégico de enorme valor para la detección de estas colonizaciones biológicas, que en épocas recientes han protagonizado otras especies como el vencejo moro, el elanio azul o el vencejo cafre, y para que comiencen a producirse los primeros avistamientos de otras especies también típicamente africanas que aún no se reproducen en la Península, como el escribano sahariano. Cabe esperar en un futuro próximo un aumento en la presencia de especies de aves africanas en la orilla europea del Estrecho de Gibraltar, por lo que el seguimiento de la evolución de las nuevas poblaciones de aves en este entorno se convierte en una actuación de gran interés, así como en una excelente herramienta para el estudio de los efectos del proceso de calentamiento global en las áreas de distribución de las especies.

Ante esta nueva situación, el trabajo a largo plazo de la Consejería de Medio Ambiente debe permitir, a través del Programa Migres, monitorizar estos cambios y prever los nuevos escenarios y las consecuencias de estos procesos en la conservación de la biodiversidad.

Migres contabiliza 12.000 ejemplares de pardela balear, especie en peligro de extinción

El trabajo del Programa Migres continúa con la migración de las aves marinas, que en el Estrecho de Gibraltar se concentra entre octubre y noviembre. El Estrecho constituye la única conexión natural del mar Mediterráneo, por lo que cada año varios cientos de miles de aves marinas son censadas por los voluntarios del Programa Migres. Destacan entre ellas las poblaciones de dos especies mediterráneas, la pardela cenicienta, con más de 80.000 aves censadas, y la pardela balear, especie en peligro crítico de extinción, de la que se han contabilizado en esta campaña más de 12.000 ejemplares. Los resultados del Programa Migres están proporcionando información fundamental para el conocimiento y la conservación de estas especies.

Voluntarios de 12 países, además de España

Pero el Programa Migres es, además, un proyecto de participación ciudadana encuadrado en el programa de Voluntariado Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Cada año se superan los récords de solicitudes para participar, alcanzando en la edición de 2010 un total de 420 solicitudes procedentes de 12 países, además de España. Se seleccionaron 120 voluntarios que, entre los meses de julio a noviembre, han realizado 18.270 horas de labor voluntaria. Ornitólogos aficionados o neófitos tienen en este programa la oportunidad de colaborar e involucrarse en uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza, la migración de las aves en el Estrecho de Gibraltar.

Al finalizar la actividad cada voluntario ha cumplimentado una encuesta anónima de evaluación del Programa. Estas encuestas han sido remitidas a la Dirección General de Desarrollo Sostenible e Información Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. En un primer análisis, se observa que las valoraciones a todas las preguntas son muy altas, alcanzando mayor puntuación la formación, preparación y coordinación del equipo de monitores de la Fundación Migres, al igual que sucede en el cumplimiento de las expectativas del voluntario sobre su estancia en el Programa Migres.

Respecto a la valoración general del Programa Migres, se ha recibido una puntuación excepcional: la valoración de esta última campaña es la más alta que se ha obtenido nunca, alcanzando un promedio de 9.35 puntos sobre 10.

Migres y el Estrecho de Gibraltar

El Programa Migres, que constituye uno de los mayores esfuerzos sostenidos de seguimiento de aves migratorias que se realiza en Europa, cumple el doble objetivo de difundir en la sociedad la importancia y la dimensión del fenómeno de la migración de aves en el Estrecho de Gibraltar y de obtener información biológica relevante sobre dicho fenómeno, generando información científica de calidad sobre la evolución de las poblaciones de aves, los cambios en sus patrones migratorios o la influencia del cambio climático en el comportamiento migratorio de las especies (las aves están cambiando sus fechas de llegada a los cuarteles de invernada y regresan antes a sus zonas de cría).

El Estrecho de Gibraltar es el nexo entre Europa y África, donde sus particulares condiciones orográficas y meteorológicas, con sus vientos de levante y poniente, condicionan el paso de millones de aves a través de este auténtico embudo natural. Por esta razón, en el Estrecho de Gibraltar se instalará en breve el primer Centro de Estudio de las Migraciones y el Cambio Climático, promovido por la Fundación Migres y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, y que formará parte de la Red de Observatorios del Cambio Climático en Andalucía.

 

Página de inicio