MENSAJEROS DEL VERANO: MARIPOSAS DE SIERRA NEVADA

 

© TEXTO:   JOSÉ JAVIER MATAMALA GARCÍA

© FOTOGRAFÍA:   ANTONIO HERRERÍAS HERRERÍAS

Artículo publicado por la revista Foco Sur (1998) : nº 25: 42-43

El día 21 de este mes comienza el verano astronómico. Los floridos llanos almerienses han empezado ya a marchitarse, dando paso al monótono canto de las chicharas que aconseja refugiarse al cobijo de la próxima sombra. Sin embargo, en las cumbres alpinas de las sierras almerienses un torbellino de vida comienza ahora a despertar del largo letargo invernal; aquí son las mariposas las que anuncian la llegada del estío.   

Estos magos del transformismo y la metamorfosis capaces de ser oruga, crisálida o imago volador, sin perder una única identidad, constituyen uno de los grupos de invertebrados más numerosos del planeta, con más 140.000 especies diferentes. El nombre de lepidópteros, procedente del griego (lepis: escama; pteron: ala), hace referencia a una de sus características principales, como es la presencia de escamas superpuestas en las alas. Su “lengua” retráctil o probóscide con la que liban el néctar de las flores, los palpos labiales situados por encima de la misma y resultado de mandíbulas atrofiadas, así como las sensibles antenas sirven igualmente para diferenciar a este gran grupo. 

La formidable biodiversidad que caracteriza a la provincia de Almería también aparece reflejada en el elevado número de diferentes especies de mariposas que ocupan su territorio; esta situación ha dado lugar a que las sierras de Gádor, Nevada, Filabres y María, así como las zonas costeras de esta provincia sean consideradas y catalogadas como Áreas de Especial Interés Lepidopterológico.  

Sin embargo, es Sierra Nevada quien alberga la mayor riqueza de lepidópteros de toda Andalucía. En este mosaico de hábitats se han catalogado 118 especies distintas de ropalóceros (mariposas diurnas), es decir, casi el 55 % de todas las ibéricas; de éstas 23 constituyen endemismos, entre locales, andaluces e ibéricos, lo que aumenta el indudablemente interés ecológico de esta Reserva de la Biosfera. 

En las siguientes líneas presentamos, a grandes rasgos, a algunas de las especies más significativas que viven en Monte Solarius (Sierra Nevada). Las imágenes que ilustran este artículo han sido obtenidas en la umbría del sector almeriense de la sierra, sin que se faciliten más datos sobre su localización al objeto de preservar su integridad estos fantásticos animales.  

Apolo de Sierra Nevada; Parnassius apollo nevadensis 

La mariposa apolo (Parnassius apollo) es un extraordinario papiliónido que coloniza diferentes macizos montañosos de Europa y Asia Central. En la Península Ibérica presenta 23 subespecies diferentes, de las cuales cuatro corresponden a la provincia de Almería (P. a. nevadensis, P. a. filabricus, P. a. gadorensis y P. a. mariae).  

La apolo de Sierra Nevada (P. a. nevadensis), perteneciente al grupo meridional de la especie y catalogada como en peligro de extinción, se caracteriza por presentar  ocelos de color amarillo. Presenta una sola generación al año y, dependiendo de la altitud, puede volar desde junio hasta septiembre en cotas comprendidas entre los 700 y 3.000 metros, mostrando cierta preferencia por hábitats rocosos y por substratos calcáreos. Su oruga se alimenta de diferentes plantas crasuláceas como los Sedum, ocultandose durante el invierno bajo el suelo, envuelta en un capullo rudimentario y alimentandose de nuevo en primavera siguiente antes de formar la crisálida. Revolotea con lentitud durante las horas de sol, posándose sobre cardos y otras plantas.

Ortiguera (Aglais urticae fidelis)

Ninfálido abundante que se distribuye en gran parte de Europa y España, donde  puede observarse desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altitud. En Sierra Nevada aparece la subespecie fidelis, que se distingue de la especie nominal por la diferencia del tono azul de las manchas que presenta en el anverso alar. Se dan dos generaciones anuales, volando la primera desde mayo y la segunda hasta agosto; esta última hiberna para reaparecer durante la siguiente primavera. Las orugas, de color oscuro y con dos franjas laterales amarillas, son de carácter gregario,  alimentándose de diferentes tipos de ortigas, motivo por el que reciben el nombre latino de urticae; los huevos los depositan en el envés de las hojas de plantas que, generalmente, suelen ser diferentes a las que constituyen su alimento (plantas nutricias). 

Manto bicolor (Lycaena phlaeas) 

Licénido muy difundido y común dentro de la Península Ibérica que se distribuye en el resto de Europa hasta el Cabo Norte, estando presente en casi todos los hábitats. Frecuenta praderas y espacios abiertos, soleados y protegidos del viento donde se posa sobre flores silvestres, desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altura. Presenta dos generaciones a lo largo del ciclo anual, aunque puede llegar a tener una tercera; la primera comienza a volar a mediados de marzo y la segunda entre julio y agosto. Las orugas, procedentes de los adultos de la última generación, suelen hibernar presentando asociaciones con diferentes tipos de hormigas; viven y se alimentan de acederas pertenecientes al género Rumex, a las que también utilizan para fijar sus crisálidas.

Niña esmeralda (Lycaeides idas nevadensis) 

Especie distribuida por gran parte de Europa, donde presenta diversas variedades genéticas, como la subespecie nevadensis que se localiza en las sierras de Alfacar y Nevada. Este ropalócero de carácter endémico vuela en altitudes comprendidas entre los 900 y 2.600 metros, mostrando preferencia por suelos silíceos y arenosos de vegetación baja. Presenta dos generaciones que pueden observarse en vuelo desde mayo hasta agosto. Las orugas viven sobre aulagas, brezos y otras plantas leguminosas de las que se alimentan. Presentan una curiosa simbiosis, característica de algunos licénidos, con especies concretas de hormigas como Lasius niger, Formica cinerea y Formica fusca; éstas obtienen de oruga secreciones glandulares que les sirven de alimento, llegando a transportarlas hasta sus hormigueros donde las alimentan con hojas de sus plantas nutricias e incluso con sus propias larvas, para  continuar “ordeñandolas” hasta que se transforman en crisálidas debajo de tierra. 

Medioluto herrumbrosa (Melanargia occitanica)

Satírido que se distribuye por el sector suroccidental de Europa, desde Sicilia, hasta la Península Ibérica, incluyendo a la isla de Córcega. En Sierra Nevada frecuenta lugares abiertos, calidos y rocosos, así como senderos batidos por el aire, localizándose desde el nivel del mar hasta los 1.500 metros de altura. No suelen volar grandes distancias, dejándose caer al suelo cuando se sienten amenazadas. Presenta una sola generación que vuela entre mayo y junio; dejan caer los huevos entre la hierba, presentando crisálidas terrestres. Las orugas, que tienen carácter invernante, son vellosas y de color verde y viven sobre diferentes especies de gramíneas herbáceas  

Loba (Maniola jurtina) 

Especie distribuida ampliamente por Europa, que abunda en la Península Ibérica y baleares, presentando mucha variación de coloridos, ocelos y talla, así como diversas subespecies y formas intermedias. En Sierra Nevada suele aparecer en áreas por debajo de los 1.500 metros, protegidas por árboles y arbustos, a cuya sombra se cobijan. Presenta una sola generación que vuela entre junio y agosto, apareciendo los machos mucho antes que las hembras. Su oruga se alimenta de diferentes especies de gramíneas herbáceas, pasando el invierno en estado larvario entre las raíces más superficiales de sus plantas nutricias, aunque sale al exterior para alimentarse durante los días más soleados. Para formar la crisálida este satírido se cuelga cabeza abajo de un tallo de estas hierbas, donde también depositará sus huevos. 

Blanca del majuelo (Aporia crataegi rutae) 

Mariposa ampliamente distribuida en Europa, donde llega a alcanzar por el Norte la Península Escandinava y que muestra en ocasiones hábitos migratorios. Este bello piérido presenta diversas variedades y subespecies ibéricas, como la rutae a la que corresponden las poblaciones de Sierra Nevada. Presenta una sola generación que vuela entre los meses de julio y agosto, siempre por debajo de los 2.000 metros. Prefiere volar en espacios abiertos, praderas o alrededor de los árboles con un lento y característico estilo. Su oruga, que inverna en un nido sedoso, vive en colonias y se alimenta de las hojas del espino blanco y del majuelo (Craetagus monogyma), de donde recibe el nombre la especie, sin despreciar algunos árboles como el ciruelo, el manzano silvestre, el endrinero y otros frutales, pudiendo en ocasiones convertirse en plaga.