CARACTERIZACIÓN DE LOS HUMEDALES ALMERIENSES EN FUNCIÓN DE SU IMPORTANCIA PROVINCIAL PARA LAS AVES ACUÁTICAS

Paracuellos, M.; Oña, J. A; López, J. M.; Matamala, J. J.; Salas, G. y Nevado, J. C. 1994. Oxyura, 7: 183-194

Flamencos. JJ Matamala.

INTRODUCCIÓN

Los humedales de Almería han sido estudiados desde el punto de vista de su ornitofauna acuática, analizando aspectos de su composición específica, así como de otras características, tanto cualitativas como cuantitativas, de sus comunidades de aves (Salas et al., 1985; Matamala, 1986; García et al., 1987; Matamala et al., 1987; Castro y Nevado, 1989; Martínez Vidal y Castro, 1990; Paracuellos, 1991, 1993; Castro, 1993). Pese a ello, estos exámenes han sido normalmente realizados tratando aisladamente a cada área palustre, existiendo, por tanto, un gran vacío de información respecto al análisis comparativo entre las mismas (ver no obstante Castro et al., 1994).

En este trabajo se describe la contribución de las distintas lagunas almerienses a la riqueza y abundancia de cada grupo de aves acuáticas en la provincia. Para ello se trata a los aguazales orníticamente más importantes de la mencionada región. Además, y utilizando los valores de dicha composición faunística, se analiza la similitud entre los distintos humedales, así como las causas ecológicas que han dado lugar a ella. El objetivo del estudio es el de contribuir a la caracterización avifaunística global de estos medios provinciales.

ÁREA DE ESTUDIO

El área de estudio comprendió las zonas palustres almerienses de mayor importancia para las aves acuáticas. Estas fueron, de oeste a este: Albuferas de Adra, Salinas de Guardias Viejas, Charcones de Punta Entinas-Sabinar, Cañada de las Norias, Salinas de Cerrillos y Salinas de Cabo de Gata (ver siglas en Fig. II.1).

Todas las localidades se enmarcaron en el bioclima Termomediterráneo, no superando nunca los 50 m s. n. m. El ombroclima se situó entre el Seco y el Árido (Rivas Martínez, 1987). Para una descripción más detallada de sus características ambientales ver el capítulo II y Martínez Vidal y Castro (1990), Castro (1993), Matamala et al. (1993), Paracuellos (1993, 1994), Castro et al. (1994).

MATERIAL Y MÉTODOS

Con objeto de caracterizar ecológicamente a los humedales de estudio, se usaron los valores de los factores ambientales encontrados en Castro et al. (1994) para los mismos.

Las aves acuáticas se censaron de forma absoluta semanalmente desde noviembre de 1992 a noviembre de 1993. Para ello se muestreó siempre desde puntos de observación donde pudiesen visualizarse de forma completa las zonas de estudio.

Para caracterizar la composición ornítica de las localidades se utilizaron la riqueza (número de especies), las abundancias medias (número medio de individuos) correspondientes al invierno (diciembre, enero y febrero), período prenupcial (marzo, abril y mayo) y período postnupcial (julio, agosto, septiembre y octubre), así como el número de parejas reproductoras (o número de polladas) observadas durante la época de nidificación.

Los grupos de acuáticas considerados agruparon especies afines ecológicamente. Estos fueron: somormujos, cormoranes, garzas y afines, flamencos, patos, fochas y afines, limícolas, así como gaviotas y afines (ver siglas en capítulo III). Para datar a GAR no se tuvo en cuenta a Bubulcus ibis debido a que la abundancia de esta especie reflejada en los censos dependió del horario de muestreo más que de su fenología estacional, ya que constituyó dormideros en varios de los humedales de estudio, no alimentándose ni permaneciendo normalmente el resto del día en ellos.

Con el fin de analizar la afinidad de las distintas unidades entre sí en función de su composición ornítica, se realizó un dendrograma de afinidad utilizando como criterio de agrupación el algoritmo del vecino más próximo. Para ello nos basamos en una matriz donde se cuantificó la máxima abundancia anual, así como el número de parejas reproductoras o polladas, de cada grupo de acuáticas en cada humedal (n = 14). El índice de similitud utilizado fue el de correlación (test de la R de Spearman).

RESULTADOS

Características generales

Riqueza: El grupo de acuáticas que mayores valores en riqueza tuvo para la provincia de Almería fue LIM, quedando con números menores de especies PAT, GAV y GAR. Los resultados globales más pobres se dieron en FCH, SOM, COR y FLA (Fig. IV.1). La localidad en la que mayor riqueza se obtuvo fue CE (con más del 77% del total de especies observadas en los humedales para el período de estudio), seguida por GV (con casi el 70%). Los valores más bajos se presentaron en AL, ES, NO y CG (siempre con menos del 61% de especies en cada laguna respecto al total) (Tabla IV.1).

Abundancia: La abundancia global de individuos en los humedales almerienses no permaneció constante a lo largo del año. Los mayores valores se dieron durante la invernada y el período postnupcial (por ejemplo, Salas et al.,  1985; Castro, 1993), contabilizándose un mínimo en los meses de reproducción (mayo y junio) (Tabla IV.1 y Fig. IV.2). Para esta variable GAV fue el grupo más importante, seguido en orden decreciente por FLA, LIM, PAT y FCH. Con abundancias no importantes a nivel provincial se presentaron SOM, GAR y COR (Fig. IV.2). Como se observa en la Tabla IV.1, en todas las épocas, así como para la nidificación, CE fue la localidad en la que se obtuvieron globalmente los mayores resultados totales, seguida de CG. Tanto AL como NO también tuvieron valores altos en abundancia media durante el período postnupcial. GV y ES fueron los humedales en los que menor número medio de individuos se censaron durante el intervalo temporal estudiado. Si comparamos la abundancia total máxima de acuáticas de las lagunas con la superficie de las mismas, observamos una relación directa y significativa (rs = 0,88, p < 0,01, n = 6). También existió una relación positiva y significativa entre densidad máxima (abundancia/extensión húmeda) de especies nadadoras-buceadoras (SOM, PAT y FCH) y profundidad del agua en las lagunas (rs = 0,85, p < 0,05, n = 6), así como una relación inversa significativa entre densidad máxima de especies vadeadoras (GAR, FLA y LIM) y dicho parámetro ambiental (rs = -0,76, p < 0,05, n = 6). Por otro lado, hubo una relación positiva entre densidad de especies nadadoras-buceadoras y cobertura de vegetación palustre en las charcas (máxima en AL y NO, rs = 0,88, p < 0,01, n = 6), así como entre densidad de especies vadeadoras y salinidad del agua (máxima en CE, CG, ES y GV, rs = 0,77, p < 0,05, n = 6).

Somormujos

Riqueza: Todas las localidades tuvieron similares valores para SOM, ya que solo se identificaron en él tres especies (Tachybaptus ruficollis, Podiceps cristatus y Podiceps nigricollis; por ejemplo, García et al.,  1987) (Fig. IV.1).

Abundancia: SOM utilizó principalmente a CE en el invierno (época de mayor número de efectivos en el grupo para Almería, Fig. IV.2). Aunque AL y NO también contribuyeron de forma considerable a la abundancia provincial, la primera tuvo una importancia relativa constante en los períodos invernal, pre y postnupcial, así como en el número de parejas nidificantes, mientras la segunda predominó en el intervalo reproductor (Fig. IV.3).

Cormoranes

Riqueza: Excepto en ES y NO, donde no se detectaron individuos de este grupo, en el resto de zonas se presentó Phalacrocorax carbo. Además, en CE también se localizó a Phalacrocorax aristotelis (Fig. IV.1).

Abundancia: COR sólo estuvo presente durante la invernada y el intervalo prenupcial, ausentándose casi por completo en el resto del año (Fig. IV.2). Para dichos períodos destacaron CE y CG como receptores de ejemplares (Fig. IV.3).

 

Garzas y afines

Riqueza: AL y CE dominaron en el número de especies para GAR, seguidas por GV, NO y CG. Con menor riqueza se dio ES (Fig. IV.1).

Abundancia: GAR, aún presentándose durante todo el año, abundó de forma más acusada en el período postnupcial y en la invernada (Fig. IV.2). Para todo el ciclo dominaron en número medio de ejemplares CE y CG. No obstante la única localidad donde se constató la nidificación de una especie de este grupo (Ixobrychus minutus) fue AL (Fig. IV.3).

Flamencos

Riqueza: En todas las zonas húmedas se detectó la presencia de Phoenicopterus ruber excepto en NO (Fig. IV.1).

Abundancia: El período de mayor abundancia de FLA fue el postreproductor (Fig. IV.2; ver también, Castro, 1993). El humedal que acogió el volumen más elevado de efectivos fue, durante todo el año, CG. CE, aunque con menor número de individuos, fue el segundo punto en importancia para la especie en la provincia. No se confirmaron intentos de reproducción de FLA en Almería durante el período de estudio (Fig. IV. 3).

Patos

Riqueza: Los humedales con mayor riqueza en PAT fueron AL, GV y CE. Con valores inferiores se identificaron ES, NO y CG (Fig. IV.1).

Abundancia: Tanto durante el intervalo de máxima abundancia (invierno; Fig. IV.2) como en el resto del año, AL y NO fueron los puntos más importantes. Con contribuciones inferiores pero de cierta magnitud se dieron CE (también en todo el período anual) y GV (sólo en la invernada) (Fig. IV.3).

 

Fochas y afines

Riqueza: En CE se detectó el mayor número de especies. Con menores riquezas se localizaron AL, GV, ES y NO. En CG no se constató la presencia de FCH (Fig. IV.1).

Abundancia: Tanto para la invernada como para los intervalos pre y postnupciales (épocas de mayor número de individuos del grupo; Fig. IV.2; ver por ejemplo, Salas et al., 1985), AL y NO fueron las localidades que con más efectivos contribuyeron a la abundancia media en el área de estudio. Para los valores de nidificación, no obstante, dominaron CE y NO (Fig. IV.3). La especie omnipresente y dominante fue siempre Fulica atra.

Limícolas

Riqueza: Excepto AL, con un número más bajo de especies, todas las localidades presentaron una riqueza similar de LIM (entre 23 y 26) (Fig. IV.1).

Abundancia: Los períodos de mayor abundancia fueron el de reproducción, el postnupcial y, principalmente, el prenupcial (Fig. IV.2). En todo el ciclo anual, los humedales más importantes fueron CG y CE. Con inferiores valores relativos se localizaron ES (principalmente en la invernada, paso prenupcial y reproducción) y GV (en la dispersión postnupcial) (Fig. IV.3).

Gaviotas y afines

Riqueza: CE y GV fueron las zonas que mayor riqueza presentaron para GAV, seguidas por NO, CG y AL. Con un bajo número de especies se dio ES (Fig. IV.1).

Abundancia: Los intervalos del año con más alta abundancia fueron el invernal y, principalmente, el de la dispersión postnupcial (Fig. IV.2). También las zonas húmedas que con mayor número de efectivos contribuyeron fueron CE y CG (Fig. IV.3).

Afinidad entre localidades 

Como se puede observar en la Fig. IV.4, se determinaron dos conjuntos generales de humedales diferenciados según su composición en aves acuáticas. AL y NO en una agrupación, estando la otra integrada por el resto de localidades.

DISCUSIÓN

Riqueza

El número de especies observadas en una zona, además de depender directamente de la superficie o esfuerzo de muestreo en ella, también se encuentra en relación positiva con la complejidad estructural del medio (por ejemplo, Sillén y Solbreck, 1977; Tellería, 1986). Estas debieron de ser las razones de que CE y GV fueran las localidades en las que se detectó mayor número total de especies de acuáticas para el área de estudio. Ya que, por un lado CE se situó como la zona con mayor superficie y una de las de más alta estacionalidad hídrica del conjunto (Castro et al., 1994), característica, esta última, directamente relacionada con la complejidad estructural en medios acuáticos (Amat, 1984). Y por otro a que GV, aunque de extensión reducida, presentó una estacionalidad en la superficie encharcada casi extrema (Paracuellos, 1993). De más compleja interpretación es explicar la baja riqueza dada en ES, aún siendo una localidad extensa y con grandes oscilaciones hídricas intraanuales. Así, AL, NO y CG, de baja estacionalidad en los niveles de agua (por ejemplo, Castro et al.,  1994), fueron, junto a ES, los puntos de menor número global de especies.

Para la riqueza de los grupos de acuáticas por separado, también se observó que, probablemente por las causas arriba señaladas, CE y GV en general volvieron a ser las localidades que normalmente tuvieron un importante número de especies. Por otro lado, AL, de aguas profundas, obtuvo altos valores en riqueza de SOM y PAT, hecho posiblemente causado porque el número de especies de estos grupos de aves nadadoras-buceadoras debe de estar directamente relacionado con el nivel de inundación hídrica en las lagunas (ver Amat, 1981 para PAT). Para LIM, CG, con aguas someras, también poseyó una alta riqueza, mientras que AL la tuvo mínima, ya que el número de especies de este grupo suele estar relacionado inversamente con la profundidad media del agua (por ejemplo, Amat, 1984).

Abundancia

 La relación observada entre extensión del humedal y abundancia máxima de acuáticas, pudo permitir el que las dos zonas más extensas, CE y CG, acogieran los mayores números de efectivos totales en cualquier época del año, así como de parejas reproductoras.

Por otro lado, para las abundancias de los grupos concretos de acuáticas existió una clara segregación de valores entre dos conjuntos de zonas. Por un lado AL y NO, con altas importancias en abundancia provincial de especies predominantemente nadadoras-buceadoras (SOM, PAT y FCH), y por otro CE y CG, con gran contribución a la abundancia provincial de especies vadeadoras (GAR, FLA y LIM). Las comunidades de acuáticas de GV y ES, aunque con importancias provinciales bajas en abundancia, también estuvieron dominadas normalmente por especies vadeadoras (no obstante, GV en la época de máxima inundación tuvo una gran proporción de PAT dentro de su comunidad; Paracuellos, 1994). Esta dualidad general se pudo deber, de forma principal, a las diferentes profundidades medias del agua en ambos grupos de zonas (AL y NO como puntos de altas profundidades y GV, ES, CE y CG generalmente de aguas someras) debido a la relación directa y significativa entre densidad máxima de especies nadadoras-buceadoras y profundidad del agua en las lagunas, así como a la relación inversa significativa entre densidad máxima de especies vadeadoras y dicho parámetro ambiental. No obstante, debido a la gran variabilidad de profundidades existentes en CE, en este humedal también existieron zonas con mayor columna de agua (obs. pers.), contribuyendo por ello a su vez, de forma patente, a la abundancia de SOM y PAT, así como a la nidificación de FCH en la provincia. Además, posiblemente también incrementaron tal segregación la relación positiva existente entre densidad de especies nadadoras-buceadoras y cobertura de vegetación palustre en las orillas, así como la relación directa entre densidad de especies vadeadoras y salinidad del agua.

Por último, las altas importancias de CE y CG para el número provincial de efectivos de COR y GAV pudieron haberse debido, así mismo, principalmente a la relación dada entre superficie y abundancia, así como a existir en dichas zonas posaderos óptimos para tales especies.

Afinidad entre localidades

Las composiciones orníticas de las localidades, entonces, debieron responder a las características ambientales de las mismas. Por ello, la estructuración en dos conjuntos distintos de humedales para la provincia (AL-NO y GV-ES-CE-CG) según la composición ornítica, pudo ser reflejo de las diferencias significativas entre ellos respecto a los valores de varios factores ecológicos que probablemente condicionaron la disponibilidad alimenticia en las zonas, debiendo ser el principal la profundidad media de sus aguas.

BIBLIOGRAFÍA

Amat, J. A. (1981). Descripción de la comunidad de patos del Parque Nacional de Doñana. Doñana, Acta Vertebrata, 8: 125-158.

Amat, J. A. (1984). Las poblaciones de aves acuáticas en las lagunas andaluzas: composición y diversidad durante un ciclo anual. Ardeola, 31: 61-79.

Castro, H. (1993). Las Salinas de Cabo de Gata. Ecología y Dinámica Anual de las Poblaciones de Aves en las Salinas de Cabo de Gata (Almería). Colección Investigación, 18. Instituto de Estudios Almerienses (Diputación Provincial de Almería). Almería.

Castro, H. y Nevado, J. C. (1989). Evolución de la población de Malvasías (Oxyura leucocephala) en las Albuferas de Adra (Almería). Período 1986‑1988. Oxyura, 5: 127-131.

Castro, H.; Nevado, J. C.; Paracuellos, M. y López Martos, J. M. (1994). La Malvasía (Oxyura leucocephala) en la provincia de Almería. Evolución poblacional, nidificación y selección de hábitat. Oxyura, 7: 119-134.

García, L.; Nevado, J. C. y Oña, J. A. (1987). Las aves protegidas en las zonas húmedas almerienses. Boletín Instituto de Estudios Almerienses, 1 (2ª edición): 117-140.

Martínez Vidal, J. L. y Castro, H. (coords.) (1990). Las Albuferas de Adra. Estudio Integral. Colección Investigación, 9. Instituto de Estudios Almerienses (Diputación Provincial de Almería). Almería.

Matamala, J. J. (1986). Sobre el estatus fenológico de las aves acuáticas en las salinas almerienses. Boletín Instituto de Estudios Almerienses, 6: 151‑172.

Matamala, J. J.; Escobar, A. y García, F. M. (1987).  Nota sobre el estatus fenológico de las especies de aves acuáticas en las salinas almerienses. Boletín Instituto de Estudios Almerienses, 7: 199‑221.

Matamala, J. J.; López Martos, J. M. y Aguilar, J. (1993). La Cañada de las Norias. Crónica de un nuevo humedal. La Garcilla, 87: 14-17.

Paracuellos, M. (1991). Fenología estacional de la ornitofauna en las Albuferas  de Adra (Almería). Período 1986-1988. Boletín Instituto de Estudios Almerienses, 9/10: 141-172.

Paracuellos, M. (1993). Fenología anual de la ornitofauna en las Salinas de Guardias Viejas (Almería). Calidad ornítica. Alytes, 6: 317-333.

Paracuellos, M. (1994). Evolución anual, nidificación y lectura de anillas en las poblaciones de aves acuáticas de las zonas húmedas del litoral almeriense durante el período 1992-1993. Agencia de Medio Ambiente (Consejería de Cultura y Medio Ambiente, Junta de Andalucía). Inédito.

Rivas Martínez, S. (1987). Memoria del Mapa de Series de Vegetación de España. ICONA. Madrid.

Salas, G.; García, L. y Oña, J. A. (1985). Evolución anual de la comunidad de aves acuáticas de las Albuferas de Adra (Almería). Oxyura, 2: 35‑43.

Sillén, B. y Solbreck, B. (1977). Effects of area and habitat diversity on bird species richness in lakes. Ornis Scandinavica, 8: 185-192.

Tellería, J. L. (1986). Manual para el Censo de los Vertebrados Terrestres. Raíces. Madrid.