FENOLOGÍA ANUAL DE LA ORNITOFAUNA ACUÁTICA EN LAS SALINAS DE GUARDIAS VIEJAS (ALMERÍA). CALIDAD ORNÍTICA

 

Paracuellos, 1993. Alytes, 6: 317-333

JJ Matamala

INTRODUCCIÓN

Varios han sido los trabajos realizados sobre fenología anual para las aves en medios acuáticos de Andalucía durante los últimos años (por ejemplo, Amat, 1984; Castro, 1987), tratando siempre poner de manifiesto los efectos de la estacionalidad sobre la estructura de las comunidades orníticas (por ejemplo, Rotemberry et al.,  1979; Herrera, 1981; Bell, 1982).

En este trabajo analizaremos las repercusiones de los cambios en los estados hídricos (superficie inundada) ocurridos durante el año, sobre la diversidad, dominancia, abundancia y otros aspectos de la comunidad de aves, para una localidad en la que aún no se ha llevado a cabo ningún estudio de similares características, tratándose de las salinas abandonadas de Guardias Viejas (Almería). La información ornítica obtenida en ellas ha sido escasa y únicamente de índole invernal (H. Castro, com. pers.). Con ello pretendemos valorar la calidad ornítica de la zona, debido a que se halla en propiedad de la promotora de construcción Ejido Beach: La superficie fue vendida por USESA (Unión Salinera Española S. A.) al no incluirse la misma en el convenio AMA (Agencia de Medio Ambiente, Consejería de Cultura y Medio Ambiente, Junta de Andalucía)-USESA para las salinas del litoral almeriense, siendo así considerada el área como zona urbanizable. En estos momentos existe un proyecto de urbanización para dicho suelo, aprobado ya por el ayuntamiento local y bajo medidas restrictivas formuladas por la AMA de Almería que constan en un informe anexo al mismo.

ÁREA DE ESTUDIO

Las salinas se encuentran en el término municipal de El Ejido (Almería) (Fig. II.1). Se trata de una zona endorreica de 50 ha en la que se realizaba la extracción de sal marina hasta 1936, cuando fue abandonada. Con lo cual, la entrada de agua salada fue cortada, nutriéndose actualmente solo por el aporte procurado de la escorrentía superficial y de las filtraciones del acuífero. De esta forma, la concentración de sales en el agua está por debajo de la media para el resto de salinas en las que aún existe aporte marino, fluctuando además a lo largo del período anual. Así mismo, en muchos de sus puntos las plantas halófilas se han internado en el medio, restando superficie al nicho funcional de las aves acuáticas.

MATERIAL Y MÉTODOS

Cuantificación de cotas hídricas

Desde agosto de 1990 a julio de 1991 se estimaron visualmente, durante cada quincena, las superficies encharcadas para cada una de las parcelas de las que se compuso el área de estudio. Para ello se consideraron las siguientes categorías (%): 0, 0-5, 5-60, 60-90 y 90-100 de áreas con agua, respecto al total de superficie en cada una de ellas. Posteriormente se sumaron en cada mes todos los valores.

Por otro lado, durante la fecha de mayor valor en superficie inundada se cuantificó la máxima profundidad de las charcas.

Censos de aves

Se realizaron censos quincenales mediante conteos directos de aves acuáticas durante el mismo período empleado en la cuantificación de la cota hídrica.

A causa de la pequeña superficie del área de estudio y de la buena detectabilidad de la mayoría de las aves en su medio, las cifras obtenidas representaron números absolutos, excepto para la familia Rallidae, en la que, debido a que la detectabilidad fue menor, cuantificaron órdenes de magnitud.

El valor para cada mes vino determinado por la media entre los dos valores de los censos quincenales, aunque en algunas especies y para algunos meses se consideraron más de dos muestreos.

Para las observaciones se emplearon prismáticos 8 x 30.

Descripción de la comunidad ornítica 

Con el objetivo de evaluar los aspectos descriptivos de la comunidad de aves, consideramos tanto cualitativa como cuantitativamente a la misma, utilizando niveles taxonómicos de orden o familia (para los grupos de afinidad ecológica y siglas utilizadas, ver el capítulo III; Amat, 1984). La diversidad vino definida por el índice B = 1/∑pi2 (Levins, 1968), siendo pi la proporción con que la especie i contribuyó a la abundancia total. La dominancia la dimos mediante la expresión d = (pi) max (May, 1975), donde (pi) max fue la proporción de la especie que con más individuos contribuyó a la abundancia total. Para caracterizar otro aspecto de la comunidad, enumeramos tanto a las especies reproductoras como a su número de parejas. 

Para las correlaciones se utilizó el test de la R de Spearman. 

Calidad ornítica 

Según algunos autores, se propone un mínimo de diez años para que sean significativos determinados criterios de valoración de zonas húmedas en función de las aves acuáticas (Amat et al., 1985). Nuestro trabajo solo comprendió un año de estudio, por lo que aun siendo necesario un mínimo de 9 años más para que los valores fuesen representativos, utilizamos el método para obtener una aproximación del valor real que se podría dar a dicha área según las cifras de algunas de sus acuáticas. 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

Evolución hídrica 

El régimen pluviométrico de la región fue el que rigió la evolución de cotas de agua a lo largo del año, siendo funcional en el período de estudio para las acuáticas el 49,87% de la superficie máxima encharcable respecto al total de ella (Fig. VI.1). 

Figura VI.1.- Evolución mensual de la superficie encharcada (ha) en las Salinas de Guardias Viejas.

A causa de las condiciones climáticas en la región, el área se desecó casi en su totalidad durante los meses estivales, llegando a presentarse con agua tan solo el 2,36% del terreno de salinas original (Fig. VI.1). 

Se dio una profundidad máxima de 0,48 m en la charca con mayor cota, presentándose el 48,21% del areal inundado con unas alturas máximas comprendidas entre 0,11 y 0,30 m (Fig. VI.2). 

Composición cualitativa de la comunidad 

Riqueza específica: Se registraron un total de 61 especies, oscilando el número entre 21 (julio) y 34 (octubre y abril) (Tabla VI.1). La contribución proporcional de cada grupo fue variable a lo largo del año (Fig. VI.3). Mientras que GAR y RAP presentaron un número proporcional de especies similar en todos los meses, PAT y FLA dieron máximos en el invierno (aunque este último taxón también se detectó en los meses de agosto y julio), y FCH, LIM y GAV lo obtuvieron durante los meses estivales, presentando el último conjunto un valor también alto en el mes de enero. Los grupos que con más especies contribuyeron por mes fueron PAT (media = 4,17), LIM (media = 12,83) y GAV (media = 6,17). Para analizar las repercusiones de los cambios en el medio a lo largo del año sobre el número de especies de cada grupo, relacionamos el valor de los mismos con la superficie inundada cada mes. De esta forma, se presentó una relación positiva y significativa (rs = 0,82, p = 0,001, n = 12) entre el número de especies de PAT y la superficie inundada, ya que según algunos autores a mayor superficie inundada, mayor riqueza específica en este grupo (Amat, 1981, 1984). La superficie inundada en las salinas y la riqueza específica de LIM presentaron tendencia hacia la relación negativa, pero no de forma significativa (rs = -0,44, p = 0,15, n = 12), ya que fue en la época estival cuando existió mayor disponibilidad de superficies, con poca o nula profundidad de agua, donde poder alimentarse un mayor número de especies (Recher, 1966; Whitfield y Cyrus, 1978; Amat, 1984). El número de especies de GAV y la superficie inundada se relacionaron negativamente y con significación (rs = -0,58, p = 0,05, n = 12), lo cual pudo deberse a que fue en esta época cuando se produjo la dispersión postnupcial y migración de distintas especies, utilizando estas áreas para la sedimentación en el viaje.

Tabla VI.1

Número medio de individuos por mes para cada una de las especies.

 

 Especies

A

S

O

N

D

E

F

M

A

M

J

J

 Nycticorax nycticorax

 ---

 2,0

 0,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

---

 ---

---

 Bubulcus ibis

 ---

 ---

 0,5

 ---

 ---

---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Egretta garzetta

 2,0

 0,5

 ---

 1,0

 0,3

 0,5

 1,0

 2,0

 4,5

 ---

 2,5

 ---

 Ardea cinerea

 1,0

 2,7

 7,7

 9,5

 6,5

 8,0

 7,0

 7,2

 1,5

 1,0

 1,5

 0,8

 Phoenicopterus ruber

 1,3

 ---

 ---

 ---

 4,3

 7,0

 10,5

 2,2

 2,0

 ---

 ---

 0,6

 Anser anser

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,3

 1,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Tadorna tadorna

 ---

 ---

 ---

 0,5

 1,7

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Anas penelope

 ---

 ---

 2,0

 14,0

 20,0

 22,0

 34,0

 21,0

 3,5

 ---

 ---

---

 Anas strepera

 ---

 ---

 ---

 ---

 4,5

 5,5

 7,5

 3,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 Anas crecca

 ---

 ---

 6,0

 18,5

 37,5

 79,0

 69,5

 31,5

 8,0

 ---

 ---

 ---

 Anas platyrhynchos

 0,5

 15,7

 47,0

 58,0

 81,5

 72,0

 93,0

 77,5

 39,5

 29,5

 3,3

 ---

 Anas acuta

 ---

 ---

 ---

 ---

 1,0

 9,0

 5,5

 1,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 Anas clypeata

 ---

 ---

 11,5

 23,0

 31,0

 77,0

 124,0

 92,5

 20,5

 1,0

 ---

 ---

 Marmaronetta angustirostris

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 1,0

 ---

 Netta rufina

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 2,0

 5,5

 1,0

 ---

 ---

 ---

 Circus aeruginosus

 ---

 0,7

 1,0

 1,0

 0,7

 1,0

 1,5

 ---

 0,5

 ---

 ---

 ---

 Circus pygargus

 1,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 0,5

 1,0

 ---

 Pandion haliaetus

 ---

 0,3

 ---

---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Falco peregrinus

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 ---

 ---

 ---

 Rallus acuaticus

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 2,0

 2,0

 0,3

 3,5

 2,3

 Gallinula chloropus

 1,5

 0,5

 2,0

 3,0

 ---

 ---

 ---

 0,5

 1,5

 0,5

 1,7

 1,5

 Fulica atra

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 1,5

 3,0

 ---

 ---

 Himantopus himantopus

 6,0

 ---

 0,5

 2,0

 1,5

 6,0

 1,5

 21,2

 48,5

 58,0

 35,0

 8,7

 Recurvirostra avosetta

 1,0

 ---

 3,3

 6,5

 1,7

 0,3

 1,5

 ---

 2,5

 4,0

 9,0

 3,3

 Glareola pratincola

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 ---

 ---

 ---

 Charadrius dubius

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 1,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 Charadrius hiaticula

 36,5

 34,0

 18,5

 6,0

 0,5

 ---

 0,5

 ---

 0,5

 39,0

 17,5

 ---

 Charadrius alexandrinus

 198,0

 133,0

 41,0

 12,0

 5,5

 ---

 ---

 5,5

 18,5

 67,5

 79,0

 115,0

 Pluvialis apricaria

 ---

 ---

 0,5

 8,5

 0,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

Pluvialis squatarola 2,2 2,2 1,7 5,5 1,3 3,0 --- 4,7 --- ---  5,5 0,5

 Vanellus vanellus

 ---

 ---

 ---

 ---

 5,7

 2,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Calidris canutus

 1,5

 4,0

 1,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 25,0

 6,3

 ---

 Calidris alba

 ---

 4,5

 17,0

 8,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,7

 1,0

 ---

 Calidris minuta

 2,0

 49,5

 52,0

 25,5

 23,5

 0,5

 1,5

 ---

 1,0

 93,0

 4,0

 1,3

 Calidris ferruginea

 1,5

 1,0

 5,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 2,0

 9,0

 ---

 ---

 Calidris alpina

 24,5

 50,0

 49,5

 43,0

 34,5

 3,0

 ---

 ---

 1,0

 20,0

 3,0

 ---

 Limicola falcinellus

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 Philomachus pugnax

 1,0

 3,0

 2,0

 1,0

 ---

 ---

 0,5

 ---

 2,0

 0,5

 ---

 ---

 Gallinago gallinago

 ---

 1,0

 3,0

 5,0

 2,5

 ---

 1,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Limosa limosa

 ---

 ---

 0,7

 6,0

 ---

 0,3

 1,0

 ---

 ---

 0,3

 1,2

 ---

 Limosa lapponica

 0,5

 4,7

 4,0

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 0,5

 ---

 ---

 Numenius phaeopus

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 ---

 Numenius arquata

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,3

 Tringa totanus

 6,0

 7,0

 6,0

 8,5

 2,0

 2,5

 3,0

 11,7

 21,5

 29,0

 10,5

 2,0

 Tringa nebularia

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,5

 ---

 0,5

 0,5

 Tringa ochropus

 7,5

 9,0

 3,0

 ---

 0,5

 ---

 ---

 ---

 3,5

 ---

 ---

 1,0

 Tringa glareola

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 16,0

 0,5

 0,5

 ---

 Actitis hypoleucos

 5,0

 3,0

 ---

 0,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 1,0

 3,0

 0,5

 2,8

 Arenaria interpres

 1,5

 2,5

 3,0

 4,5

 0,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 4,0

 ---

 ---

 Larus melanocephalus

 ---

 ---

 ---

 1,5

 16,7

 3,3

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Larus minutus

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,3

 0,3

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 Larus ridibundus

 222,0

 32,5

 76,3

 3,5

 17,3

 4,5

 6,0

 0,5

 ---

 4,5

 48,7

 105,0

 Larus audouinii

 50,0

 0,7

 8,0

 1,0

 7,7

 1,0

 1,0

 3,0

 25,0

 10,0

 105,2

 98,3

 Larus fuscus

 10,0

 ---

 9,5

 ---

 30,7

 2,7

 15,5

 1,0

 9,5

 ---

 5,3

 ---

 Larus cachinnans

 45,5

 ---

 1,0

 1,5

 3,3

 0,5

 3,5

 3,7

 2,0

 10,0

 23,0

 103,7

 L. fuscus, L. cachinnans (ind.)

 35,0

 ---

 2,5

 0,5

 14,0

 0,3

 9,0

 6,3

 32,0

 26,0

 40,4

 71,7

 Gelochelidon nilotica

 4,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 2,5

 3,7

 2,2

 Sterna sandvicensis

 35,5

 3,5

 20,5

 14,0

 25,0

 28,7

 28,0

 7,3

 8,5

 1,0

 6,5

 3,7

 Sterna paradisaea

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 0,3

 ---

 ---

  Sterna albifrons 1,0 --- --- --- --- --- ---  --- 30,0 7,5 14,0 2,7

 Chlidonias hybridus

 ---

 2,0

 1,5

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 ---

 1,5

 0,5

 0,5

 Chlidonias niger 41,0 40,5 7,5 --- --- --- --- --- --- 0,6 --- ---

 

Permanencia de las especies: La estabilidad temporal de las distintas especies no fue constante, al igual que describió Amat (1984) para otras lagunas andaluzas. La mayoría de las de los grupos principales (PAT, LIM y GAV) permanecieron menos de 7 meses en las salinas. Ello pudo ser el resultado de la poca estabilidad hídrica en el área de estudio. 

Composición cuantitativa de la comunidad 

El número medio de individuos cuantificados por mes osciló entre 746,3 (agosto) y 293 (noviembre) (Fig. VI. 4), presentando significación negativa la relación entre dicho número y la superficie encharcada (rs = -0,61, p = 0,03, n = 12). Ello pudo deberse a que es en la época estival cuando GAV realiza sus viajes migratorios y cuando LIM poseyó más área de alimentación en la zona al descender los niveles hídricos, aumentando así el número total de individuos.                 

A continuación analizaremos la composición numérica de individuos para los distintos grupos. 

GAR: Aunque las salinas son utilizadas únicamente como área de descanso por este grupo (obs. pers.), las mayores cifras se registraron en la época invernal, descendiendo paulatinamente hasta los meses estivales. 

FLA: El número de flamencos presentó una tendencia hacia la relación positiva, aunque no significativa, con la superficie encharcada (rs = 0,54, p = 0,07, n = 12), pudiendo deberse a que la especie requiere de un mínimo de cota hídrica para su alimentación. Pese a ello, en los meses de agosto (1990) y julio (1991) se presentaron individuos aislados, posibles desplazados de sus zonas de nidificación, que se desecan casi por completo durante esta época (J. M. López Martos, com. pers.). 

PAT: Existió una correlación positiva y significativa entre el número de patos y la superficie inundada (rs = 0,8, p = 0,002, n = 12), siendo similares estas fluctuaciones numéricas a las ocurridas en otras lagunas andaluzas (Amat, 1984). Ello pudo deberse a que a mayor superficie encharcada, mayor areal de alimentación se presentó para las especies de esta familia. Se dio un valor máximo de 341 individuos (23-2-1991), siendo casi en su totalidad ánades de superficie y dándose Anas plathyrhynchos, Anas clypeata y Anas crecca como los más abundantes. Si comparamos este resultado con los valores máximos de invernada de anátidas en ese año de cuatro localidades consideradas de mayor importancia patera de la provincia (ver por ejemplo, Salas et al.,  1985; Matamala, 1986; Castro, 1987; García et al.,  1987; Martínez Vidal y Castro, 1990): Albuferas de Adra, 281 individuos (8-3-1991), con mayoría de patos buceadores (F. Piqueras, com. pers.); Charcones de Punta Entinas-Sabinar, 165 individuos (18-1-1991), con totalidad de patos de superficie (J. M. López Martos, com. pers.); Salinas de Cerrillos, 296 individuos (4-1-1991), con totalidad de patos de superficie (J. M. López Martos, com. pers.); Salinas de Cabo de Gata, 120 individuos (19-3-1991), con totalidad de patos de superficie (J. J. Matamala, com. pers.); concluimos que Guardias Viejas fue la localidad más importante en 1991 para la invernada de anátidas de la provincia de Almería. Ese año, los valores para la localidad de estudio fueron altos respecto a los de inviernos anteriores, siendo el número de invernantes en Cerrillos y Punta Entinas-Sabinar, las dos localidades más cercanas a nuestro área, bajo, teniendo en cuenta años precedentes (J. M. López Martos, com. pers.). Ello sugiere que las Salinas de Guardias Viejas pueden actuar como refugio alternativo, acogiendo a altos contingentes de patos cuando las condiciones ambientales en áreas cercanas no sean óptimas. 

RAP: Circus aeruginosus fue la especie más común, presentándose también Circus pygargus cazando frecuentemente durante fechas estivales. 

FCH: En los meses de diciembre, enero y febrero no se detectaron individuos, siendo en el resto del período Rallus acuaticus y Gallinula chloropus los rálidos más abundantes. 

LIM: Existió una relación negativa y significativa (rs = -0,64, p = 0,03, n = 12) entre el número de limícolas y la superficie encharcada, ya que se presentó mayor área de alimentación para las mismas en los meses secos. Se observaron máximos en los meses de septiembre y mayo, coincidiendo con los pasos migratorios de muchas de las especies. 

GAV: Este grupo utilizó normalmente las salinas como área de descanso (obs. pers.). Se dio una relación negativa y significativa (rs = -0,63, p = 0,006, n = 12) entre el número de individuos y la superficie encharcada, coincidiendo con la dispersión postnupcial de muchas de sus especies y con mayores áreas de playa existentes donde pudieron descansar. 

Globalmente se observó una mayor abundancia de anátidas en los meses invernales y de limícolas y láridos en los estivales, épocas de máxima y mínima cota hídrica respectivamente, siendo menor la abundancia de los otros grupos. 

La diversidad presentó valores altos en los meses de abril (11,90) y de octubre, noviembre y diciembre (10,51, 11,01 y 10,59 respectivamente) (Fig. VI.5), siendo en general mayores que los existentes para el conjunto de lagunas andaluzas descrito por Amat (1984). Los valores de la dominancia oscilaron entre el 32 y el 15% (septiembre y abril respectivamente; Fig. VI.5), presentando un promedio más bajo que el cuantificado por Amat (1984). Los meses invernales presentaron valores de dominancia correspondientes a los de PAT (A. platyrhynchos, A. crecca y A. clypeata). El resto de meses vinieron representados por valores de LIM (Himantopus himantopus, Charadrius alexandrinus y Calidris minuta) y GAV (Larus ridibundus y Larus audouinii). Existió, de forma significativa, una correlación inversa entre la diversidad y la dominancia (rs = -0,75, p = 0,004, n = 12).

Figura VI.5.- Fluctuaciones mensuales en la diversidad y la dominancia

Nidificación 

Fueron 7 las especies de acuáticas nidificantes durante el período de estudio, constatándose además a Recurvirostra avosetta en 1989 como especie con este carácter (J. M. López Martos, com. pers.). Los mayores números de parejas se correspondieron con los de LIM y GAV, siendo los de PAT y FCH más bajos (Fig. VI.6). 

Calidad ornítica 

Según el criterio de valoración propuesto por Amat et al. (1985), y teniendo en cuenta que solo contabilizamos un año de censos, las Salinas de Guardias Viejas podrían poseer importancia regional debido a:  

El número total de anátidas invernantes (341 individuos > 46). 

El número de Anas strepera invernantes (11 individuos > 7).

El número de A. clypeata invernantes (125 individuos > 91).

El número de A. crecca invernantes (86 individuos > 75 = nº individuos/zona x ½, debido a que B = 1,92 < 2).

El número de Netta rufina invernantes (6 individuos > 4). 

Siendo el número representado el valor máximo para cada especie durante la invernada. Estos resultados no son significativos, debido a que en un solo año de estudio no podemos valorar el número medio de invernantes para la zona (Amat et al.,  1985). 

Figura VI.6.- Número de parejas reproductoras para cada una de las especies nidificantes.

BIBLIOGRAFÍA  

Amat, J. A. (1981). Descripción de la comunidad de patos del Parque Nacional de Doñana. Doñana, Acta Vertebrata, 8: 125-158.

Amat, J. A. (1984). Las poblaciones de aves acuáticas en las lagunas andaluzas: composición y diversidad durante un ciclo anual. Ardeola, 31: 61-79. 

Amat, J. A.; Díaz Paniagua, C.; Herrera, C. M.; Jordano, P.; Obeso, J. R. y Soriguer, R. C. (1985). Criterios de Valoración de Zonas Húmedas de Importancia Nacional y Regional en Función de las Aves Acuáticas. Monografías, 35. ICONA. Madrid. 

Bell, H. L. (1982). Abundance and seasonality of the savanna avifauna at Port Moresby, Papua New Guinea. Ibis, 124: 252-274. 

Castro, H. (1987). Ecología y dinámica anual de las poblaciones de aves en las salinas de Cabo de Gata. Tesis Doctoral. Universidad de León. León. Inédito. 

García, L.; Nevado, J. C. y Oña, J. A. (1987). Las aves protegidas en las zonas húmedas almerienses. Boletín Instituto de Estudios Almerienses, 1 (2ª edición): 117-140. 

Herrera, C. M. (1981). Organización temporal de las comunidades de aves. Doñana, Acta Vertebrata, 8: 79-101. 

Levins, R. (1968). Evolution in Changing Environments. Princenton University Press. Princenton. 

Martínez Vidal, J. L. y Castro, H. (coords.) (1990). Las Albuferas de Adra. Estudio Integral. Colección Investigación, 9. Instituto de Estudios Almerienses (Diputación Provincial de Almería). Almería. 

Matamala, J. J. (1986). Sobre el estatus fenológico de las aves acuáticas en las salinas almerienses. Boletín Instituto de Estudios Almerienses, 6: 151‑172. 

May, R. M. (1975). Patterns of species abundance and diversity. En, Cody, M. L. y Diamond, J. M. (eds.): Ecology and evolution of communities, pp. 81-120. Belknapp Press. Cambridge. 

Recher, H. F. (1966). Some aspects of the ecology of migrant shorebirds. Ecology, 47: 393-407. 

Rotemberry, J. T.; Fitzner, R. E. y Rickard, W. H. (1979). Seasonal variation in avian community structure: differences in mechanisms regulating diversity. Auk, 96: 499-505. 

Salas, G.; García, L. y Oña, J. A. (1985). Evolución anual de la comunidad de aves acuáticas de las Albuferas de Adra (Almería). Oxyura, 2: 35‑43. 

Whitfield, A. K. y Cyrus, D. P. (1978). Feeding succesion and zonation of aquatic birds at False Bay, Lake St. Lucia. Ostrich, 49: 8-15.