ANÁLISIS COMPARATIVO ENTRE LAS COMUNIDADES DE PASSERIFORMES DE CAÑAVERALES Y CARRIZALES EN EL SURESTE IBÉRICO

 

Paracuellos, 1997. Ardeola, 44: 105-108

FJ Aguilar

INTRODUCCIÓN 

Arundo donax es una especie vegetal foránea en la Península Ibérica y de procedencia asiática, asentada originalmente en la región mediterránea en forma de cultivos (López, 1982). Su gran "agresividad" en dicha zona ha hecho que, bajo idóneas condiciones ambientales (por ejemplo, con elevada disponibilidad hídrica en sustratos nitrificados, como en zonas húmedas, cultivos de regadío y riberas de río), tienda a colonizar el espacio. Pese a que en las áreas donde coincide con Phragmites australis, especie autóctona de la Península Ibérica (López, 1982), ésta normalmente ocupa los bordes más próximos al agua, situándose A. donax en los extremos más alejados; en los puntos de simpatría se ha observado una competencia por la superficie entre ambas especies, desplazando la alóctona a la autóctona (Valdés et al.,  1993; S. Cirujano, com. pers.; obs. pers.). Aunque se han realizado estudios que comparan aspectos de las comunidades y/o poblaciones de Passeriformes entre distintos hábitats palustres (Catchpole, 1973; van der Hut, 1986; Grandio y Belzunce, 1990; Ormerod, 1990; Paracuellos, 1996), aún no se han contrastado las características de las comunidades en cañaverales y carrizales (formaciones de A. donax y P. australis respectivamente), pese a que la estructura y la fisionomía de ambas gramíneas gigantes, así como de las masas vegetales que conforman, son muy semejantes (compactas concentraciones casi monoespecíficas de tallos erguidos, con estrato basal ocupado por tallos y hojas en descomposición).

En el presente trabajo se comparan las características de las comunidades de Passeriformes en cañaverales y carrizales del sudeste ibérico, discutiendo los efectos de los factores ambientales presentes en los biotopos sobre los valores obtenidos. De esta forma se contribuye al conocimiento de las repercusiones que ofrece la sustitución de P. australis por A. donax en relación con su avifauna ligada. 

ÁREA DE ESTUDIO 

Los cañaverales de estudio (Cv) se localizaron cubriendo la casi totalidad del valle fluvial en el tramo Majaroba-Potriles del Río Adra (localidad MB; Fig. II.1), con unas 50 ha de superficie y a 100 m s. n. m. El área donde se encontró Cv, antes de su abandono antrópico (años 70) estaba ocupada por cultivos de regadío con setos cultivados de A. donax, así como por vegetación riparia. Los carrizales (Cz) se pre­sentaron en AL y GV, con 61 ha a 0 m s. n. m., distanciados entre sí 18 km y de Cv 6 km al sur (Fig. II.1). Las coberturas ocupadas por A. donax y P. australis en Cv y Cz fueron del 82 y 74% respectivamente, presentando 13 (Cv) y 8 (Cz) especies botánicas asociadas (principalmente árboles y arbustos de galería de río para Cv y helófitos para Cz). La existencia de árboles en Cv (principalmente Populus alba), con un 10% de cobertura y 10 m de altura media, incrementó la complejidad estructural del hábitat respecto de la existente en Cz (sin especies arbóreas). La altura y la densidad medias de los tallos para A. donax en Cv fueron de 5,5 m y 65 tallos/m2 respectivamente. Para una descripción de Cz ver Paracuellos (1996). 

MATERIAL Y MÉTODOS 

El método de censo empleado para los Passeriformes fue el del Indice Puntual de Abundancia (IPA; Tellería, 1986), excluyéndose los contactos con especies en paso u ocasionales. Para los conteos se tuvieron en cuenta a las especies de Hirundinidae, conjunto de aves que presenta alta contribución proporcional respecto del total de Passeriformes en medios, como los de estu­dio, con presencia de agua encharcada, ya que utilizan tróficamente a los insectos alados, con elevada disponibilidad en dicho tipo de hábitats (Torres Esquivias et al.,  1983; Paracuellos, 1994, 1996). Se efectuaron muestreos quincenales de 7 minutos de duración (en las 4 horas posteriores al amanecer y con condiciones atmosféri­cas propicias) durante el invierno (diciembre de 1991 y enero de 1992) y el estiaje (mayo y junio de 1992), en las estaciones elegidas al azar en cada uno de los medios (6 en Cv y 8 en Cz). Mientras la distancia mínima existente entre los puntos de observación de las distintas estaciones fue de 250 m, en una estación la distancia máxima estimada entre el punto de observación y un contacto fue de 120 m. Para caracterizar a ambas comunidades de Passeriformes se calcularon la riqueza media total y de especies más selectivas y propias de medios palustres (S, número medio del total de especies/IPA, y Sp, número medio de especies palustres/IPA,  respectivamente), así como el valor medio del índice de abundancia total, de las especies palustres y de las especies con alta importancia de artrópodos en su dieta (A, número medio del total de individuos/IPA; Ap, número medio de individuos de las especies palustres/IPA; y Ai, número medio de individuos de las especies con alta importancia de artrópodos en su dieta/IPA, respectivamente). Para las categorías de Passeriformes, ver Cramp (1988), Cramp y Brooks (1992, 1993), Cramp et al. (1994a, 1994b). Los parámetros comunitarios del ciclo anual completo de Cz aparecen en Paracuellos (1996).

Con el fin de estimar en ambos medios la disponibilidad estival de alimento para las especies con alta importancia de artrópodos en su dieta (grupo de Passeriformes más abundante y nunca con menos del 80% del total de individuos en ambos biotopos; Tabla XI.1), se calculó la densidad media de artrópodos ligados a los tallos y hojas de A. donax (en Cv) y de P. australis (en Cz). Para ello, en mayo de 1992 se colocaron al azar, verticalmente y a diferentes alturas, paneles adhesivos (15x40 cm) de color atrayente durante 24 horas (6 muestras en Cv y 18 en Cz), contándose posteriormente los ejemplares capturados. Para las comparaciones entre las muestras utilizamos el test de la U de Mann‑Whitney.

Tabla XI.1

Número medio de contactos/IPA invernales y estivales para las especies de Passeriformes en los cañaverales (Cv) y los carrizales (Cz) de estudio, n: número de muestras. También se expresan, para ambos períodos, la riqueza media total (S), la riqueza media de especies palustres (Sp), los valores medios del índice de abundancia total (A), del índice de abundancia de las especies palustres (Ap) y del índice de abundancia de las especies con alta importancia de artrópodos en su dieta (Ai). P, especies selectivas de hábitats palustres; I, especies con alta importancia de artrópodos en su dieta

 

 

 

 

        Época Invernal

Época Estival

 

 

Cv

Cz

Cv

Cz

Riparia riparia

P

I

---

---

---

0,9

Ptyonoprogne rupestris

 

I

---

2,9

0,3

---

Hirundo rustica

 

I

---

---

1,1

2,0

Hirundo daurica

 

I

---

---

0,3

---

Delichon urbica

 

I

---

---

---

0,1

Troglodytes troglodytes

 

I

0,1

0,1

---

---

Erithacus rubecula

 

I

0,8

0,2

---

---

Luscinia megarhynchos

 

I

---

---

1,1

0,5

Luscinia svecica

P

I

---

0,1

---

---

Saxicola torquata

 

I

---

0,2

---

---

Turdus merula

 

I

0,9

0,3

1,1

0,3

Turdus philomelos

 

I

0,2

---

---

---

Cettia cetti

P

I

0,6

2,6

0,9

---

Cisticola juncidis

P

I

---

0,1

---

1,4

Acrocephalus scirpaceus

P

I

---

---

0,5

3,8

Acrocephalus arundinaceus

P

I

---

---

---

1,0

Hippolais pallida

 

I

---

---

0,1

---

Hippolais polyglotta

 

I

---

---

0,6

---

Sylvia undata

 

I

---

0,1

---

---

Sylvia melanocephala

 

I

1,3

0,4

0,8

---

Sylvia atricapilla

 

I

0,4

---

0,2

---

Phylloscopus collybita

 

I

0,7

0,7

---

---

Muscicapa striata

 

I

---

---

0,1

---

Parus caeruleus

 

I

0,3

---

---

---

Parus major

 

I

1,2

0,1

0,1

---

Remiz pendulinus

P

I

---

3,3

---

---

Oriolus oriolus

 

I

---

---

0,1

---

Pica pica

 

I

---

0,1

---

---

Fringilla coelebs

 

 

0,2

0,1

---

---

Serinus serinus

 

 

0,2

---

1,1

---

Chloris chloris

 

 

0,3

---

0,5

---

Carduelis carduelis

 

 

0,1

---

0,3

---

Emberiza schoeniclus

P

--- 1,7 6,0 8,0

 n

 

 

 6,0

 8,0

 

 

 S (± SD)

 

 

 4,9 ± 1,0

 4,2 ± 1,3

 6,0 ± 1,6

 4,2 ± 1,4

 Sp (± SD) 

 

 

 0,5 ± 0,2

 2,6 ± 0,8

 0,9 ± 0,4

 2,7 ± 0,7

 A (± SD) 

 

 

 7,4 ± 2,3

 12,7 ± 5,1

 9,2 ± 3,5

 10,2 ± 4,0

 Ap (± SD) 

 

 

 0,6 ± 0,3

 10,6 ± 5,0

 1,5 ± 0,8

 7,2 ± 2,6

 Ai (± SD) 

 

 

 6,6 ± 1,8

 11,0 ± 4,7

 7,2 ± 2,7

 10,2 ± 4,0

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

La comunidad de Passeriformes en Cv, pese a que presentó mayor S estival que en Cz (z = 2,1, p < 0,05), probablemente ligada a la mayor diversidad florística y complejidad estructural del primer medio (McArthur, 1972), se vio empobrecida en el resto de características para las que existieron diferencias significativas entre ambos hábitats (Tabla XI.1). De esta forma, se dieron unos menores valores numéricos para Cv en los parámetros comunitarios relacionados con los Passeriformes palustres (z = ‑3,1, p < 0,01 y z = ‑3,1, p < 0,01, para Sp en el invierno y el estiaje respectivamente; z = ‑3,1, p < 0,01 y z = ‑3,1, p < 0,01, para Ap en el invierno y el estiaje respectivamente; Tabla XI.1). Ello puso de manifiesto el hecho de que la implantación de A. donax no sustituye adecuadamente el papel de P. australis en relación con la comunidad de Passeriformes que alberga, viéndose empobrecido en el desplazamiento principalmente el conjunto de aves más selectivas y adaptadas a los medios palustres (desaparecen, entre otras, Acrocephalus arundinaceus, Luscinia svecica, Remiz penduli­nus y Emberiza schoeniclus). El derrumbe estival de la avifauna palustre de Cv, en su totalidad con dieta de alta importancia en artrópodos (Tabla XI.1), podría explicarse por la menor abundancia de entomofauna en A. donax respecto de la existente en P. australis. Ello se pudo estimar debido a que la densidad media de artrópodos capturados en la primera gramínea fue considerablemente menor que en la segunda, con 108,5 ± 33,1 (SD) y 222,1 ± 97,0 (SD) artrópodos/panel en Cv y Cz respectivamente (z = ‑2,6, p < 0,01). En cambio, la ausencia de significación en las diferencias de abundancia del total de avifauna insectívora estival entre ambos medios (Ai, z = ‑1,3, p > 0,05), probablemente estuvo relacionada con el hecho de que existió una gran proporción de Passeriformes insectívoros no palustres (Tabla XIV.1), pudiendo éstos utilizar alternativamente los artrópodos asociados a otras especies botánicas (distintas de las gramíneas gigantes) para su alimentación, siendo por tanto independientes sus valores de los de la disponibilidad de invertebrados en A. donax y/o P. australis. 

BIBLIOGRAFIA 

Catchpole, C. K. (1973). Conditions of co‑existence in sympatric breeding populations of Acrocephalus Warblers. Journal of Animal Ecology, 42: 623‑635.

Cramp, S. (ed.) (1988). The Birds of the Western Paleartic. Vol. 5: Tyrant Flycatchers to Thrushes. Oxford University Press. Oxford.

Cramp, S. y Brooks, D. J. (eds.) (1992). The Birds of the Western Paleartic. Vol. 6: Warblers. Oxford University Press. Oxford.

Cramp, S.; Perrins, C. M. y Brooks, D. J. (eds.) (1993). The Birds of the Western Paleartic. Vol. 7: Flycatchers to Shrikes. Oxford University Press. Oxford.

Cramp, S.; Perrins, C. M. y Brooks, D. J. (eds.) (1994a). The Birds of the Western Paleartic. Vol. 8: Crows to Finches. Oxford University Press. Oxford.

Cramp, S.; Perrins, C. M. y Brooks, D. J. (eds.) (1994b). The Birds of the Western Paleartic. Vol. 9: Buntings and New World Warblers. Oxford University Press. Oxford.

Grandio, J. M. y Belzunce, J. A. (1990). Estructura estacional de las comunidades de Passeriformes en una marisma del País Vasco Atlántico. Munibe, 41: 47‑58.

López, G. (1982). La Guía de Incafo de los Arboles y Arbustos de la Península Ibérica. Incafo. Madrid.

McArthur, R. H. (1972). Geographical Ecology. Harper & Row. New York.

Ormerod, S. J. (1990). Time of passage, habitat use and mass change of Acrocephalus warblers in a South Wales reedswamp. Ringing & Migration, 11: 1‑11.

Paracuellos, M. (1994). Dinámica anual de la comunidad de Passeriformes en un saladar litoral del sudeste ibérico. Doñana, Acta Vertebrata, 21: 119‑130.

Paracuellos, M. (1996). Dinámica anual de la comunidad de Passeriformes en carrizales costeros del sudeste ibérico. Doñana, Acta Vertebrata, 23: 33‑44.

Tellería, J. L. (1986). Manual para el Censo de los Vertebrados Terrestres. Raíces, Madrid.

Torres Esquivias, J. A.; Cárdenas, A. M. y Bach, C. (1983). Estudio de la Comunidad de Passeriformes de la Laguna de Zoñar (Córdoba, España). Naturalia Hispanica, 24. ICONA, Madrid.

Valdés, A.; González, J. L. y Molina, R. (1993). Flora y Vegetación de los Saladares de Cordovilla y Agranón (SE de Albacete). Serie I‑Estudios, 3. Instituto de Estudios Albacetenses (Diputación Provincial de Albacete). Albacete.

Van der Hut, R. M. G. (1986). Habitat choice and temporal differentiation in Reed Passerines of a dutch marsh. Ardea, 74: 159‑176.