ALMERÍA BAJO TIERRA: EL KARST EN YESOS DE SORBAS

 

Vista general del Sorbas. JJ Matamala

 

 © TEXTO:  José Javier Matamala García, Eloy Gil González y Francisco Joaquín Aguilar Delgado.

© Fotografía José Javier Matamala García             

Artículo publicado por la revista Foco Sur (2001) : nº 56: 44-47

Panorámica del complejo kárstico. JJ Matamala.Tras atravesar los calcinados llanos de Tabernas al llegar a Sorbas, el paisaje cambia drásticamente. Las "casas colgantes" de esta fortaleza pétrea se asoman sin vértigo a un profundo barranco, modelado por la acción erosiva del agua de un río actualmente convertido en meandro, mientras que en su vertiente Norte se puede observar discurrir al Río Aguas. Avanzando hacia el Este, por la carretera comarcal que une a ésta localidad con la de Carboneras, nos adentramos en un valle cincelado por este río que le confiere un impresionante aspecto. La aparente asolación contrasta con un abanico de paisajes de peculiar belleza que esconden, tanto en su superficie, como bajo el suelo, una colección de los mayores tesoros de "los desiertos almerienses".

Principales características geológicas y climáticas:

Desde el punto de vista geológico, la zona se encuentra dentro de la denominada "Depresión Tabernas-Sorbas". Los materiales que conforman esta cuenca son diversos, destacando las margas, los conglomerados y los yesos. Estos últimos constituyen la principal bolsa de este mineral dentro del ámbito provincial y forman un impresionante complejo kárstico que se extiende al Este de la localidad de Sorbas, aflorando en una superficie aproximada de 14 Km2. Estos terrenos sedimentarios, que aparecían cubiertos por conglomerados dendríticos, fueron siendo erosionados durante el Cuaternario hasta producir el afloramiento de la porción yesífera. A partir de ese momento comenzaron los procesos de disolución del manto de yeso por el agua y otros agentes erosivos y la formación de este espectacular complejo kárstico, con más de un millar de profundas y largas cavidades únicas en el mundo.

La porosidad de este tipo de materiales, su elevada solubilidad y facturación permiten una fácil circulación del agua en el subsuelo. El Río Aguas, sus diferentes afluentes, ramblas y manantiales constituyen parte esencial en la dinámica actual y pasada de estos sistemas de cuevas. Entre estos últimos puede destacarse el Manantial de los Molinos, la principal de todas ellas, que emite más de 40 litros por segundo. También son notables la Surgencia de Las Viñicas, de la Fuente del Peral de la Cueva del Agua, de la Fortuna, del Infierno, etc.

El clima del área puede definirse como subtropical mediterráneo desértico, caracterizado por precipitaciones medias anuales inferiores a los 250 Lm2 y por un período de insolación superior a 3.000 horas.

Almería bajo tierra.

Cueva del Agua. JJ MatamalaEn un karst yesífero los relieves pueden ser superficiales, destacando algunas formaciones características como los túmulos, las dolinas o los poljes, así como subterráneos, como cavidades que contienen simas verticales, galerías, salas, lagos, meandros, sifones, etc.

Con más de un millar de cavidades en yeso, la mayoría aún sin explorar, este gran  complejo kárstico es uno de los de mayor importancia en su género a escala mundial. Aunque con una superficie notablemente inferior a la de otros, como los de Bolonia en Italia y Podolia en Ucrania, el de Sorbas posee unas características y peculiaridades que lo hacen único desde el punto de vista geomorfológico y le confieren un extraordinario valor científico.

Hasta la fecha se han explorado más de 50 Km. de galerías en este laberinto de cavidades. La Cueva del Agua, con una longitud de 8.300 m, es la más larga de las existentes en la Península Ibérica en este tipo de materiales. Entre otras simas notables, cabe destacar la Cueva de Covadura que, con más de 4 Km de longitud, alcanza profundidades de hasta 126 m; en esta cavidad aparecen estalactitas en bandeja y estalagmitas huecas de yeso, estas últimas únicas en el mundo y que se localizan, principalmente, en la "Galería del Bosque"; otra de sus peculiaridades es la presencia de bolas de yeso que surgen a modo de exudados en las paredes. Entre las simas más importantes del complejo kárstico de Sorbas hay que destacar, además de la anterior, las Simas del Corral, del Campamento, del Yoyó y la Cueva del Lapo que alcanzan profundidades de entre 94 y 130 m. Bajo el Barranco del Infierno discurre una de las cavidades más conocidas de la comarca, la Cueva de Yeso, y que fue la primera en ser descubierta (1967) de todo el complejo; actualmente concentra gran parte de la actividad turística y didáctica que se desarrolla en la zona. Cerca de la anterior, en la parte más meridional del complejo kárstico, se sitúa una de las cavidades más espectaculares, la Cueva del Tesoro, en la que destacan las grandes maclas del yeso en punta de flecha que aparecen en algunos puntos de sus más de 2 Km. de galerías. Por último, pueden destacarse otras oquedades singulares como la Cueva del Peral que presenta diversas lagunas en su recorrido, o la Sima del Estadio en donde se encuentra la sala de mayores dimensiones en este tipo de cavidades con unos 2.000 m2 de superficie.

Datos básicos sobre vegetación y fauna

jarilla de Sorbas (Helianthemum alypoides) . JJ MatamalaDentro de un contexto árido la presencia de un suelo pobre y con un eleveado contenido en yesos constituye un factor altamente limitante para el desarrollo de la mayoría de las especies. Sin embargo, la austeridad de estas comunidades vegetales contrasta con la riqueza y diversidad de su flora, compuesta por plantas altamente especializadas, resistentes y capaces de poder colonizar este tipo de sustratos. Son precisamente éstas las que le confieren un valor botánico de extraordinario interés que se acrecienta por la presencia de endemismos de carácter local, especialmente, entre las especies adaptadas a los suelos yesíferos, denominadas gypsófilas.

Destacan entre éstas algunos matorrales abundantes como el garbancillo torero (Ononis tridentata), Gipsophilia struthiun o Santolina viscosa. Pero el verdadero interés botánico está en la presencia de algunas plantas como la jarilla de Sorbas (Helianthemum alypoides) una cistácea endémica que florece mediada la primavera al igual que el narciso de Sorbas (Narcissus torfilius); otro endemismo comarcal es el romerillo de Turre (Teucrium turredanum), labiada que florece durante el tórrido mes de agosto. 

En suelos principalmente arenosos aparecen otro tipo de comunidades dominadas por espartos, atochas, aulagas y formaciones de tomillar, entre las que destacan el rabo de gato o la jarilla blanca almeriense, además de escobillas, bojalagas y un largo etcétera. Los suelos lavados de yesos presentan la que debió ser la vegetación potencial del área, constituida por bosquetes de arbustillos mediterráneos como el espino negro, el palmito, el lentisco o el acebuche. Mermadas por factores antropógenos suelen apacer sustituidas por series de degradación donde abundan retamares y esparragueras. En algunos tramos el cauce del Río Aguas aflora en forma de pozas, lagunillas o cursos permanentes, lo que favorece la formación de vegetación palustre como eneas, carrizos, cañaverales y juncadales, especies arbustivas como el taray, la adelfa y la zarzamora y arbóreas como las choperas y otras especies de rivera que forman pequeños sotos fluviales.

Polluelos de Cernícalo vulgar. JJ Matamala.Fauna

En estos secarrales de Sorbas donde comienza el último "reino" de la tortuga mora, también está presente el galápago leproso, ligado a los cursos de agua al igual que las culebras de agua y algunos anfibios, como la rana común o los sapos corredor y común. Adaptados a condiciones menos favorables, entre otros reptiles y anfibios destacan el lagarto ocelado, las culebras bastarda, de herradura, de escalera, las lagartijas colirroja e ibérica y las salamanquesas común y rosada.

Las aves constituyen el grupo de vertebrados más ampliamente representado. En las mesetas de las altiplanicies se asientan diferentes especies de aves esteparias, como la cogujada montesina y las terreras común y marismeña, nidificando todas as en el área. Menudean por estos páramos otras aves de mediano porte como la perdiz, el huidizo alcaraván, no siendo rara la presencia de pequeños bandos invernales de ortegas y de paseriformes como el jilguero. En los roquedales y cantiles aún nidifican algunas parejas de águila perdicera y búho real, y  otras rapaces de menor porte como el cernícalo vulgar y el mochuelo común que se adaptan a los diferentes hábitats descritos. Por último, los "sotos fluviales" albergan a un nutrido y heterogéneo grupo de paseriformes o pajarillos entre los que destacan diferentes especies de carriceros, mosquiteros, currucas, lavanderas, ruiseñores. Entre las aves de distribución íbero-africana más frecuentes y que se reproducen en estas localidades aparecen los multicolores abejarucos, carracas y oropéndolas y las collalbas rubia y negra e incluso el camachuelo trompetero que frecuenta el área durante el invierno.

Horno alfarero de origen árabe en Sorbas. JJ Matamala.Los mamíferos de mediano aparecen representados por excelentes cazadores como el zorro, la gineta, la marta, o la comadreja representada aquí por una subespecie endémica del Sudeste ibérico. También se distribuyen por los diferentes hábitats del entorno tejones, conejos y erizos, así como algunos micromamíferos entre los que destacan musarañitas, musarañas, topillos comunes, ratones de campo y lirones caretos. Mención aparte merecen los murciélagos orejudo y troglodita, ilustres moradores de cavidades y cuevas. Los datos sobre invertebrados son muy escasos y precisarán de estudios específicos.

Recursos humanos y realidad social.

Como en el resto de este gran museo arqueológico al aire libre, llamado Almería, abundan asentamientos y poblados correspondientes a diferentes períodos prehistóricos. Solo algunos han sido estudiados, la mayoría presentan signos de expolio y además permanecen en el más triste de los abandonos por parte de las administraciones competentes. Entre los más singulares destacan el poblado argárico de la barriada de Cariatiz o las cerámicas, hachas y restos de animales, encontrados en la Cueva del Tesoro, así como las pinturas rupestres de la Mela -pertenecientes al arte esquemático levantino- y asentamientos con más de 4.000 años de antigüedad como los hallados en la Cueva del Horcajo, en el llano de "El Solano" o en la pedanía sorbeña de La Huelga.

La artesanía alfarera aún constituye un recurso económico de la población de Sorbas. JJ Matamala.Sorbas, que parece tener un origen Íbero, fue codiciado por los distintos moradores de este rincón de la Península Ibérica al constituir una zona estratégica y de paso entre las sierras de Alhamilla, Cabrera y Filabres. Su época de mayor esplendor fue la islámica. De la "Surba" musulmana aún se conservan diferentes vestigios como las ruinas de un castillo del período andalusí, hornos de fundición cerámica y el trazado de sus callejuelas.

Actualmente, Sorbas y sus múltiples barriadas, que en conjunto cuentan cómo más de 2800 habitantes, siguen manteniendo una vocación marcadamente agrícola basada en cultivos de cereal, olivo, alcaparra, vid y, en menor proporción de regadío. También destaca su rica artesanía concentrada principalmente en su antigua y singular alfarería y en algunos maestros de forja, hojalata y cestería del esparto. Lugar importante dentro de su economía lo ocupa la actividad minera, concretamente las canteras de extracción de yeso. Durante los últimos años, cabe destacar la proliferación de diferentes empresas e instalaciones, dedicadas al desarrollo de actividades relacionadas con el "turismo rural", demostrando su capacidad para generar riqueza y para crear empleo.

Rutas de interés.

- Sorbas: Entre sus singulares edificios destacan algunas construcciones señoriales como la casa del Duque de Alba y la del Duque de Valoig, el Teatro Villaespesa o la casa del Marqués de Carpio. Cabe destacar también a la Iglesia de Santa María, construida durante el siglo XVI sobre una antigua mezquita árabe. Los distintos miradores, como el de "La Deá", El Puntal, El Calvario o El Porche, ofrecen espectaculares panorámicas sobre este balcón natural del Río Aguas.

Canteras de explotación de yeso. JJ Matamala.- Cuevas: Para visitar las cuevas del complejo kárstico es necesario contratar los servicios de alguna de las empresas especializadas que se encuentran en esta localidad y que también ofertan otra serie de actividades.

- Rutas en vehículo: La antigua carretera comarcal que une la localidad de Sorbas con la "Venta del Pobre" ofrece diversas posibilidades, espléndidos  paisajes y localidades interesantes como Los Molinos de Río Aguas; desde aquí se puede descender al cauce del río y observar la frondosidad de la vegetación de este pequeño "oasis".

Régimen de protección.

Parte de las zonas descritas anteriormente están incluidas desde 1989 dentro del Paraje Natural del Karst en Yesos de Sorbas, declarado por la Junta de Andalucía mediante la ley 2/1989 y que afecta a un total de 2.375 hectáreas del municipio de Sorbas. También aparecen catalogadas como "paraje sobresaliente" dentro del Plan Especial de Protección del Medio Físico de la Provincia de Almería. Asimismo la propuesta para su inclusión como Lugar de Interés Comunitario.

El futuro del complejo kárstico depende en gran medida de la adecuación de las canteras de extracción de yesos, a las medidas necesarias para la conservación de los tesoros subterráneos a los que amenazan directamente y que en ningún caso pueden ni deben perderse. Asimismo, es necesario y urgente establecer una normativa adecuada que controle el uso de los manantiales que drenan el karst yesífero y que son fundamentales para el mantenimiento presente y futuro de los sistemas de cuevas.