INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES

 

La importancia que las cavidades de origen kárstico tienen en el Parque Natural, ha quedado claramente reconocida con la inclusión de los abrigos con pinturas parietales dentro del conjunto del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998. Además, de los abrigos, existen otras cuevas que han sido durante épocas prehistóricas utilizadas como vivienda o en las que se han realizado prácticas funerarias.

 

El estudio de las cavidades, desde el punto de vista arqueológico, en el interior del Parque Natural, ha sido abordado por numerosos autores. Las primeras investigaciones se deben a  M. Góngora que fue profesor y Decano de la Facultad de filosofía y letras entre 1860 y 1884; posteriormente autores tan destacados como el abate Breuil, Luis Siret, Federico de Motos, Cabré, Miguel Guirao y en tiempos recientes Julián Martínez entre otros, han estudiado las pinturas rupestres, y en menor medida los yacimientos arqueológicos asociados a las cuevas. Sin embargo, los estudios de las cavidades desde el punto de vista geológico, geomorfológico o puramente descriptivo son mucho menos abundantes aunque no menos interesantes.

 

La primera exploración de cavidades kársticas en la Sierra de María con carácter científico se debe a Daniel de Cortazar, que visitó con su equipo la Comarca de los Vélez con motivo de los trabajos relacionados con la memoria geológica de la provincia de Almería, para la confección de la Carta geológica de Madrid y general del Reino. Exploró la Cueva de la Encantada en el Cerro del Judío, y la Cueva de la Gitana en María; en la primera realizó una cata, según sus propias palabras, con la esperanza de hallar algún resto prehistórico y continua: practicamos aquí una extensa excavación hasta atravesar la toba del piso y llegar a las arcillas numulíticas del subsuelo, y desgraciadamente no encontramos nada que pudiera sernos útil. De la Cueva de la Gitana indica que tiene gran renombre en la localidad; penetraron en ella con un guía e hicieron una somera exploración que a tenor de la descripción que realizan no debió prolongarse más allá de la Sala de la Puerta, sin que hallaran ningún resto arqueológico de interés. Además cita la exploración de la Sima del Portal Chico y de la Cueva de Juan Pescador y describe el Nacimiento de la Fuente de los Molinos, antes de ser captado y tapado, con esperanzadoras palabras sobre la posible existencia de cavidades penetrables asociadas a la surgencia, que no intentaron explorar probablemente debido a las dificultades que presentaba.

 

El siguiente trabajo importante se debe a Noel Llopis Lladó, uno de los geólogos pioneros en los estudios espeleológicos en España. En 1954 visitó la Comarca invitado por el Instituto de Aclimatación para realizar una campaña espeleológica en compañía de otros científicos de dicho Instituto. Este trabajo, fue publicado en 1955, y en él se encuentran los primeros croquis topográficos de cavidades en la Comarca de los Vélez. Las cavidades estudiadas dentro del Parque Natural fueron: La Cueva de Juan Pescador en el Maimón y la Cueva de la Gitana y Sima de los Rincones en la Sierra de María, la primera en la vertiente septentrional y la segunda en la meridional.

 

Los siguientes trabajos se deben a los primeros grupos de espeleología que trabajaron en la Comarca: El Grupo Espeleológico Provincial sección Vélez Rubio (GEP-VR) y el Grup d’espeleología de Badalona (GEB). Al primero de ellos, formado por jóvenes de la propia comarca y germen de lo que actualmente es la Asociación de Espeleólogos Velezanos, se debe la exploración, en la década de los setenta e inicios de los ochenta, de las Cuevas de la Gitana, la Encantada y la Sima de los Rincones en el ámbito Parque Natural, topografiando esta última. El grupo catalán, formado mayoritariamente por hijos de emigrantes de la Comarca, trabajó en la zona durante aproximadamente la misma época, y levantó croquis topográficos de la Cueva de la Gitana, Sima del Portal Chico, y Cueva de la Encantada. Por último, la Escuela Taller de Vélez Rubio, dirigida por Diego Gea, antiguo miembro del GEP-VR y miembro de la AEV, levantó en 1990 una nueva topografía de la Cueva de la Gitana.

 

El trabajo de catalogación que aquí se presenta ha abordado el estudio de las cavidades existentes desde dos vertientes claramente diferenciadas. Por una parte se han elaborado las fichas de los abrigos con indicios de utilización prehistórica, especialmente aquellos en los que se ha descrito la existencia de arte rupestre. No hemos incluido en este estudio, el abrigo de la Cueva de los Letreros, debido a la muy abundante información que existe sobre él y a que se encuentra puesto en valor mediante vallado de su perímetro y regulación de sus visitas, por lo que la elaboración de la ficha resultaba de nula utilidad.

 

Por otra parte, se han elaborado las fichas de todas la cavidades conocidas y descubiertas durante la elaboración de este trabajo, que presentaran un mínimo interés desde el punto de vista espeleológico, lo que incluye a todas aquellas en las que para su exploración es necesario equipo de iluminación.

 

METODOLOGÍA DE TRABAJO

 

Los trabajos realizados han consistido en una primera fase, en la recopilación exhaustiva de toda la documentación disponible que, de alguna manera, se encuentra relacionada con el karst y las cavidades kársticas del Parque Natural. Esta información ha servido de base para la realización de un listado previo de las cavidades existentes sobre el que comenzar a trabajar. Simultáneamente, se han llevado a cabo prospecciones dentro de los límites del Parque, destinadas al descubrimiento de nuevas cavidades, que han incluido pesados trabajos de desobstrucción de bocas impenetrables pero con posible continuación. Estos trabajos han permitido ir incrementando notablemente el listado de cavidades a incluir para la elaboración de la ficha correspondiente.

 

Una parte muy importante del trabajo ha consistido en el levantamiento topográfico de las cavidades, ya que eran muy pocas las que disponían de una topografía previa, entre estas se encontraban la Cueva de la Gitana, la Sima de los Rincones, la Sima del Portal Chico, la Cueva de Juan Pescador y la Cueva de la Encantada. De la Cueva de la Gitana existían tres topografías elaboradas por orden de antigüedad por: Llopis Lladó, el grupo GEB y la Escuela de Taller de Vélez Rubio, todas ellas muy incompletas desde el final de la Galería de las Pérdidas, debido a la gran dificultad que a partir de ahí presenta el levantamiento de la misma con numerosas galerías superpuestas. Por esta razón se ha levantado una nueva y más detallada topografía de la Cueva que aún se encuentra sin finalizar La causa ha sido el descubrimiento de nuevas galerías, de forma que se hasta la fecha se han alcanzado ya más de 500 metros de galerías topografiadas, frente a los menos de 200 existentes en las topografías anteriores.

 

Las topografías de la Sima de los Rincones, Portal Chico y Cueva de la Encantada se han retocado incorporando nuevos aspectos, sin que haya sido necesario una elaboración completa ya que su calidad era aceptable. La topografía utilizada de la Sima de los Rincones se debe al GEP-VR y las del Portal Chico y Cueva de la Encantada al GEB.

 

En cuanto a la Cueva de Juan Pescador se ha preferido realizar un nuevo levantamiento topográfico debido a la poca calidad de la reproducción disponible en la publicación original, ya que se encontraba a una escala demasiado grande para su correcto tratamiento. La nueva topografía levantada respeta algunas de las ideas expuestas por Llopis Lladó, a quien se debe la primera topografía, ya que nos han parecido acertadas.

 

Los reportajes fotográficos se han realizado de forma simultánea a las labores topográficas y son completamente originales. Para su realización ha sido necesario la compra de material específico, como células fotoeléctricas para flash y protectores de humedad y polvo del material fotográfico.

 

En cuanto a los apartados de las fichas relacionados con temas arqueológicos y bioespeleológicos nos hemos limitado, en el primero de los casos, a la breve descripción de los yacimientos existentes basados mayoritariamente en los trabajos de autores previos y, en menor medida, a la descripción de nuestras impresiones tras la observación superficial de los yacimientos, ir más allá excede los límites de este trabajo. En la Cueva de la Gitana, durante las labores de topografía se localizaron restos óseos humanos que fueron reconocidos como tales por el Doctor Alfonso Arribas, paleontólogo del Museo Geominero y funcionario del IGME. Estos restos han sido puestos a disposición del Museo Arqueológico Comarcal y esperamos que en breve se hagan cargo de ellos.

 

En relación con la bioespeleología, se puede decir otro tanto, en la ficha se han reflejado las observaciones de insectos o quirópteros que hemos realizado, y las  publicadas en trabajos previos (muy escasos por cierto). La realización de estudios específicos, al igual que con los temas arqueológicos es algo inabordable para el planteamiento de este trabajo.

 

El descubrimiento de dos nuevas e importantes simas ha supuesto un retraso en los trabajos previstos, debido a las dificultades que presenta la exploración de ambas, a las que se han sumado las previas labores de desobstrucción de la boca de una de ellas. Su topografía aun no puede considerarse finalizada y es posible que en el futuro próximo se descubran nuevos pozos o galerías que incrementen su desarrollo y profundidad.

 

El trabajo realizado supone una muy importante actualización del conocimiento tanto de las cavidades como de los abrigos. Sin embargo no puede ni mucho menos considerarse finalizado. Las fichas elaboradas han de tratarse como algo dinámico donde poder ir paulatinamente reflejando los nuevos avances en el conocimiento de las cavidades que se vayan generando en sucesivas exploraciones. Asimismo, han de ir incorporándose nuevas fichas de las nuevas cavidades que sin duda irán apareciendo.

 

EQUIPO DE TRABAJO

 

Las diferentes personas que han trabajado en la elaboración de este proyecto han sido las siguientes:

 

  • Exploración, desobstrucción e instalación de simas:

    • Juan Carlos Carra López

    • Pedro Pérez Martínez

    • Rubén Carra Vélez

    • Mariano Cortés Cortés

    • Antonio González Ramón

  • Prospección de cavidades en los límites del Parque

    • Juan Carlos Carra López

    • Pedro Pérez Martínez

    • Diego Gea Pérez

  • Elaboración de topografías

    • Antonio González Ramón

  • Ayudantes de topografía

    • Mariano Cortés Cortés

    • Juan Carlos Carra López

    • Rubén Carra López

    • Andrés Segura Herrero

    • Alberto González Ramón

    • Pedro Pérez Martínez

    • Andrés Tudela López

    • Juan Carlos Martínez García

    • Inmaculada López Ramón

    • Juan Luis Bañón González

    • Rubén Vilar Navarro

  • Fotografía

    • Pedro Pérez Martínez

    • Antonio González Ramón

  • Elaboración de fichas

    • Antonio González Ramón

  • Elaboración de memoria

    • Antonio González Ramón

    • Pedro Pérez Martínez

    • Inmaculada López Ramón

 

LISTADO DE CAVIDADES ESTUDIADAS

 

      CUEVAS Y SIMAS DE INTERÉS ESPELEOLÓGICO

 

Nº de orden

Denominación

Coordenada X

Coordenada Y

Cota

Situación

1

Cueva del Cucú*

565.515

4.166.070

1.610

Sierra del Cabezo

2

Cueva de Pozo Franco*

566.900

4.168.720

1.660

Sierra del Cabezo

3

Cueva de la Gitana

567.900

4.171.355

1.345

Sierra de María s.e.

4

Sima de los Rincones

575.045

4.170.715

1.430

Sierra de María s.e.

5

Sima del Portal Chico

572.200

4.170.450

1.885

Sierra de María s.e.

6

Sima de los Reyes*

572.895

4.169.225

1.350

Sierra de María s.e.

7

Sima de la Piedra Lisa*

574.270

4.170.575

1.690

Sierra de María s.e.

8

Sima de la Ermita*

571.975

4.172.300

1.380

Sierra de María s.e

9

Sima de los Quemaos*

578.335

4.171.290

1.335

Sierra de María s.e

10

Sima del Almez I*

578.440

4.172.940

1.230

Sierra de María s.e

11

Sima del Almez II*

578.450

4.173.045

1.230

Sierra de María s.e

12

Sima del Cerro de la Cruz*

573.555

4.169.615

1.400

Sierra de María s.e

13

Cueva de Juan Pescador

577.385

4.169.090

1.470

Maimón

14

Cueva de la Encantada

580.360

4.169.895

990

Maimón

15

Cueva de la Hiedra*

579.055

4.170.395

1.420

Maimón

16

Cueva de la Rata*

576.340

4.170.185

1.600

Maimón

17

Sima de los Rincones II*

576.070

4.170.280

1530

Maimón

18

Sima del Collao*

586.980

4.182.445

970

Sierra Larga

19

Sima del Cortijillo*

584.515

4.182.260

935

Sierra Larga

20

Cueva de los Escondios*

586.235

4.175.780

1.330

La Muela

21

Sima de la Peña Casanova*

583.255

4.179.575

1.180

Sierra Larga

* Cavidades documentadas por primera vez

 

ABRIGOS DE INTERÉS

 

Nº de orden

Denominación

Coordenada X

Coordenada Y

Cota

Situación

22

Abrigos de Lazar y del Queso

570.955

4.169.615

1.910

Sierra de María s.e

23

Chiquita de los Treinta

571.525

4.168.650

1.390

Sierra de María s.e

24

Cueva Maina

 

 

 

Sierra de María s.e

25

Abrigo de los Molinos I

579.815

4.169.995

1.140

Maimón

26

Abrigo de los Molinos II

579.905

4.170.230

1.140

Maimón

27

Abrigo del Panal

579.260

4.169.690

1.290

Maimón

28

Abrigo del Peñón

578.810

4.169.665

1.490

Maimón

29

Abrigo de los Hoyos

 

 

 

Maimón

30

Abrigo de las Covachas

576.190

4.169.190

1.540

Maimón

31

Abrigo de los Hornachos

576.000

4.169.075

1.420

Maimón

32

Abrigo de la Hiedra

 

 

 

Maimón

33

Abrigo de las Colmenas

579.320

4.171.280

1.220

Maimón Chico

34

Abrigo del Gabar

576.635

4.181.655

1.180

Sierra del Gabar

35

Abrigos de la Serrata de Guadalupe

 

 

 

Serrata de Guadalupe

36

Abrigo del Cerrito Ruiz

584.090

4.175.530

1.100

La Muela

37

Abrigo del Barrancón

585.500

4.180.320

1.230

Sierra Larga

38

Abrigo de la Peña Casanova

 

 

 

Sierra Larga

 

RESULTADOS OBTENIDOS Y VALORACIÓN DEL ESTADO EN QUE SE ENCUENTRAN LAS CAVIDADES

 

Los trabajos de Catalogación en el Parque Natural han permitido documentar 21 cavidades de interés desde el punto de vista espeleológico, de estas sólo 5  estaban previamente documentadas o catalogadas, del resto no existía nada que atestiguara su existencia.

 

Ninguna de las cavidades estudiadas tiene relación con el nivel de karstificación activo actualmente, por lo que no se han hallado zonas inundadas que pudieran haber alcanzado la zona saturada de los carbonatos. En la figura 1 se puede observar un gráfico en el que se muestra la frecuencia de aparición de las bocas de entradas a las cavidades en relación con la altitud a la que se encuentran, sin incluir los abrigos. Se observa que el 43 % de las cavidades se encuentran entre las cotas 1300 y 1500 m s.n.m. Un 19 % se sitúan entre 1600 y 1700 m s.n.m. y un 14 % entre los 900 y 1000 m s.n.m. Por el contrario los principales manantiales surgen a 1050 metros en el Maimón, cerca de 1100 metros en Vélez Blanco, entre 1200 y 1400 metros en la ladera norte de la Sierra de María, ente 720 y 830 en la Muela y a 580 m en Sierra Larga.

 

 

 

            Figura 1. Grafico que muestra la relación entre las cotas a las que se sitúan las

            entradas a las cavidades y su altitud.         

 

Ocho de las cavidades catalogadas tienen la denominación de cuevas, lo que implica un desarrollo preferentemente horizontal; sin embargo, la más importante de ellas, la Cueva de la Gitana, presenta un desarrollo preferentemente vertical, especialmente a partir de la mitad de su recorrido donde pasa a ser una sima, de hecho, la Cueva de la Gitana presenta el mayor desnivel de todas las conocidas en la comarca: 84,7 metros, medidos a partir de la topografía realizada en este trabajo, hecho que hasta ahora había pasado desapercibido, sin duda a causa de que no existía una medición previa medianamente fiable.

 

 

 

Figura 2. Grafico en el que se muestran los intervalos de frecuencia de las cavidades estudiadas en relación con su desarrollo horizontal en metros.

 

El resto de cuevas presentan todas ellas desarrollos inferiores a los 100 metros con la excepción de algunas de las simas (figura 2), se trata pues de cavidades de pequeñas dimensiones entre las que se pueden destacar las siguientes: 

 

La Cueva del Cucú a pesar de sus pequeñas dimensiones presenta un relleno de unos 5 metros de potencia interesante desde el punto de vista paleontológico en el que no se ha realizado ningún estudio previo. El registro fósil observado consiste básicamente en microvertebrados, aunque no es descartable la existencia de otros vertebrados e incluso un registro fósil de homínidos, dada la favorable situación geográfica en que se encuentra.

 

Igualmente la Cueva de Pozo Franco presenta un relleno que puede albergar indicios de uso neolítico sin que existan estudios previos en el mismo.

 

La Cueva de la Encantada es la única que no se desarrolla en calizas jurasicas sino en travertinos o tobas depositados en relación con los manantiales de los Molinos. Se encuentra en el límite del Parque Natural pero fuera de él, y ha sido incluida en el catálogo debido a labores de limpieza que se están realizando en la necrópolis árabe cercana que aconsejaban su estudio.

 

La Cueva de los Escondíos es una pequeña cavidad situada cerca de la cumbre de la Muela, y ha sido incluida a causa de su importancia histórica, ya que fue profusamente utilizada como escondite durante la guerra civil.

 

Las simas son el aspecto del endokarst mejor representado en los carbonatos que constituyen el Parque Natural. La mayoría de ellas se desarrollan a favor de una única fisura maestra, en ocasiones muy estrecha y cuyas paredes suelen aparecer recubiertas por coladas. Se han documentado trece simas, de las que tres superan los 15 metros de desnivel, se trata de las Simas del Almez I, la Ermita y el Cortijillo. El resto presenta escasa profundidad al encontrarse las fisuras rellenas con bloques desprendidos, en la mayoría incluso inferior a los 10 metros (figura 3).

 

La Sima del Cortijillo está situada en el sector de Sierra Larga, al pie del Cerro Calderón. Consiste en una interesante sima de 17 metros de profundidad que ya ha sido explorada y topografiada en su totalidad. A destacar una colada tobácea situada en la parte más profunda.

 

La Sima de la Ermita está situada muy cerca de la Ermita de la Virgen de la Cabeza y consiste en una sima que sigue una amplia fisura con abundantes espeleotemas en sus paredes. Se encuentra actualmente en exploración, habiéndose conseguido descender más de 40 metros con un desarrollo total topografiado superior a los 100 metros. La parte final presenta varios pasos estrechos con posibilidades de continuación sin que su exploración y topografía pueda aún darse por finalizada. Con los metros explorados es una de las simas más profundas de la comarca.

 

La Sima del Almez II se sitúa en el Cerro del Almez cerca del antiguo vertedero de Vélez Blanco. Consiste en un pozo de unos 10 metros de profundidad, que en la primera exploración presentaba en su fondo una zona obstruida por rocas con posibilidades de continuación. En posteriores visitas y con gran dificultad, se consiguió desobstruir el fondo, apareciendo un estrecho y peligroso paso que comunicaba con una serie sucesiva de nuevos pozos, que siguen una fisura de dirección N-S, de aproximadamente 1 metro de anchura. La topografía que se está levantando ha alcanzado ya la zona más profunda, que se encuentra a -55 metros de la boca, si bien la exploración no puede darse aún por concluida. Las dimensiones totales son mayores que las de la Sima de la Ermita, y presenta importantes formaciones de espeleotemas.

 

 

Figura 3. Grafico en el que se muestran los intervalos de frecuencia de las cavidades estudiadas en relación con su desnivel en metros

 

Del resto de simas merece la pena mencionar la Sima de los Rincones, cuya denominación se ha mantenido debido a sus referencias históricas, aunque más bien debería denominarse Cueva de los Rincones por su desarrollo preferentemente horizontal. La Sala de los Macarrones, que se encuentra en esta sima, es una de las más bellas y mejor conservadas de la existentes en las cavidades de Parque.

 

Las Simas de los Reyes y la Piedra Lisa son dos pequeñas simas con posibilidades de continuación si se consigue desobstruir su base, algo que hasta ahora no hemos podido lograr. 

 

El estado de conservación de las cavidades es en general aceptable, debido a que la mayoría de ellas son muy poco o nada conocidas hasta ahora; el principal problema reside en el estado de la Cueva de la Gitana, en la que debido a las continuas visitas incontroladas que ha recibido, ha venido produciéndose un progresivo deterioro, apreciable en aspectos como: estado de sus espeleotemas, expoliación del yacimiento arqueológico asociado, vertidos de restos orgánicos, pilas, latas, plásticos, y gráfitis y pintadas de diversos tipos. Sin embargo, la agresión más importante sufrida por la cueva ha ocurrido en los últimos años, concretamente en el año 1997, en el que en una de las visitas incontroladas, se realizaron gran número de pintadas con spray, tanto en la boca de la cavidad como a lo largo de la totalidad de la galería principal que recorre la cueva, hasta alcanzar las zonas más profundas y alejadas. Aunque aún no han sido inventariadas la totalidad de pintadas existentes, se calcula que hay más de veinte grandes pintadas, realizadas en un mismo día, y al menos una decena anteriores a esa fecha, estas últimas con un menor impacto en la cavidad.

 

Otro punto a considerar es la presencia de al menos una colonia de murciélagos que utiliza la cavidad. Por otra parte, la fauna de invertebrados existente, es completamente desconocida, ya que nunca se ha realizado una investigación al respecto. Es bien conocido que en las cavidades es frecuente encontrar especies no solo raras, sino únicas de esa cavidad concreta, algo que perfectamente puede ocurrir en la cueva de la Gitana. No cabe duda que las actuaciones descritas han debido ocasionar un impacto en la fauna difícil de evaluar actualmente.

 

Resulta evidente que es necesario llevar a cabo acciones tendentes a la recuperación, en la medida de lo posible, del estado original de la cavidad, y sobre todo, a impedir que continúe su deterioro.

 

Fichas de cuevas, simas y abrigos

 

NOTA IMPORTANTE: Los archivos adjuntos van en formato pdf y algunos, por su volumen, pueden tardar varios minutos en descargarse en su ordenador.

 

Cueva de Juan Pescador

Cueva de La Gitana

Cueva de Las Hiedras

Cueva del Cucú

Sima de La Ermita

Sima de La Peña Casanova

Sima de La Piedra Lisa

Sima de Los Quemaos

Sima de Los Reyes

Sima de Los Rincones

Sima del Almez I

Sima del Almez II

Sima del Cerro de la Cruz

Sima del Collao

Sima del Cortijillo

Sima del Portal Chico

Abrigo del Barracón

Abrigo de Los Molinos I

Abrigo del Gabar

Abrigo del Panal

Abrigos de Lazar y del Queso

Cueva Chiquitita de Los Treinta