ESPECIES SINGULARES ALMERIENSES: LA CHAPA –IBERUS GUALTIERANUS GUALTIERANUS-

Texto y fotografía: José Javier Matamala. En Prensa: FocoSur, diciembre 2007

www/almediam.org

Dentro de los invertebrados, los caracoles terrestres son animales conocidos secularmente por el hombre dentro del ámbito mediterráneo, quien lo ha incluido dentro de su dieta alimenticia, como elemento cultural presente en cuentos o canciones y, más recientemente, por la supuesta aplicación de su "baba" en el ámbito de la cosmética. En Andalucía el número total de especies se sitúa en torno a 125 -algo mayor si se distinguen subespecies- de las cuales 40 se han localizado en Almería que se caracteriza por el importante número de especies endémicas.

La chapa - Iberus gualtieranus gualtieranus- pertenece a la familia Helicidae y dentro de ésta al género Iberus que ha sido cuestionado taxonómicamente hasta fecha reciente, pudiendo afirmarse en la actualidad que se halla compuesto por pocas especies, una de las cuales engloba a las subespecies Iberus gualtieranus gualtieranus e Iberus gualtieranus alonensis.

Su concha, aplanada y opaca, llega a alcanzar un diámetro de 6 cm y una anchura de 3 cm. De forma aplanada y color blanco parduzco presenta cordones radiales y de tres a cinco espirales gruesos que, al cruzarse, ofrecen un aspecto reticulado característico, áspero al tacto.

Principales características biológicas

Su concha aplanada le permite cobijarse dentro de las fisuras y grietas de las rocas calizas o bajo grandes piedras, donde se refugia durante largos periodos de tiempo de las temperaturas extremas y radiación solar dentro de condiciones ambientales muy duras. Los momentos propicios para su desarrollo coinciden con periodos de lluvias y cuando la temperatura no constituye un factor limitante, en un contexto bioclimático donde las precipitaciones son irregulares y escasas.

IBERUS GUALTIERANUS GUALTIERANUS. FOTO: JOSÉ JAVIER MATAMALA GARCÍA

Los caracoles son animales eminentemente nocturnos que estivan en los meses más calurosos e hibernan durante los más fríos. Así, el desplazamiento, la alimentación, el crecimiento y la reproducción se concentran en los meses de primavera y otoño. De la duración y espaciamiento anual de estos periodos depende, directamente, el crecimiento y densidad poblacional. Posee hábitos tróficos generalistas, entre los que pueden destacarse diferentes especies de tomillo y el romero.

Distribución

Especie endémica y amenazada en Andalucía, actualmente mantiene poblaciones en Sierra de Gádor –Almería-, Sierra de Jaén –Jaén- y Sierra Elvira –Granada-. El área original de la subespecie se localiza en la Sierra de Gádor, correspondiendo el resto de las localizaciones a introducciones de origen antrópico, probablemente como resultado de su gran interés culinario.

Los únicos datos estimativos sobre tamaños poblacionales corresponden a Sierra Elvira, donde los resultados muestran que esta población está parcheada y tiene unos 500.000 ejemplares. Sin embargo, esta subespecie probablemente sea vulnerable a la extinción, ya que su población mundial se reduce a tres poblaciones aisladas y algunos factores ponen en riesgo su supervivencia –captura, desaparición del hábitat natural, incendios forestales, etc.-  En la Sierra de Gádor no existen datos de densidades poblacionales previas y actuales que permitan comparaciones en el tiempo y las estimaciones que se están efectuando recientemente son poco halagüeñas.

Hábitat

Sustratos de carácter calcáreo o calizo dolomítico, en áreas soleadas, rocosas y montañosas, desde ambientes subáridos a otros más húmedos con presencia de mayor vegetación de cobertura.

Legislación, amenazas y propuestas de gestión

Aparece catalogada como En Peligro de extinción dentro Libro Rojo de los Invertebrados de Andalucía, mientras que en el de España y en el de la UICN el criterio es de menor amenaza. Sin embargo, la Sociedad Española de Malacología, también estima que Iberus gualtieranus gualtieranus se encuentra en peligro de extinción debido a las capturas excesivas que sufre por su vinculación con la gastronomía de su zona en distribución.

Parece necesario establecer un marco legal para la conservación de la subespecie ya que, actualmente, no se encuentra amparada bajo ninguna figura de protección, así como regular y limitar su recogida. Establecer estudios para el conocimiento en profundidad de las poblaciones y densidades actuales de la Sierra de Gádor, además de campañas específicas de Educación Ambiental para la protección y conservación de este endemismo andaluz y almeriense.

Bibliografía consultada

bullet

Arrébola, J.R.; Ruiz A. y Cárcaba A. (2006). Los caracoles terrestres de Andalucía. Medio Ambiente Nº. 55, pags. 22-25. Sevilla

bullet

Junta de Andalucía (2007). Libro Rojo de los Invertebrados de Andalucía. Ed. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía.  

bullet

Montero López, A. J.;  Oña Uroz, J. A.; Pina, M.; Román, F. J. y Segura, E. (1986) Moluscos almerienses II: moluscos terrestres y bivalvos. Equipo de Ciencias Naturales Los Filabres. Diputación Provincial de Almería. Almería. 

bullet

Pizarro, M. y Moreno-Rueda, G. (2007). Census method for estimating the population size of the endemic and threatened land snail Iberus gualtieranus gualtierianus. Animal biodiversity and conservation, Vol. 30, Nº. 1, 2007 , pags. 1-5

bullet

Rodríguez Perochena; M. I. (2005). Estudio experimental de la reproducción y el crecimiento de Iberus gualtieranus gualtieranus (Linnaeus) e Iberus gualtieranus alonnensis (Ferussac) (Gastropoda, Helicidae) en condiciones de laboratorio. Facultad de Biología. UCM. Madrid.

bullet

Verdú J.R. y Galante E., eds. 2005. Libro Rojo de los Invertebrados de España. Dirección General de Conservación de la Naturaleza, Madrid

 

Página de inicio