Sexualidad

¿Consejos sobre sexo… de un monje budista?

Escrito por Redacción

¿Los consejos de un antiguo monje budista podrían ayudarte a mejorar tu vida sexual? Esa es la implicación de “El libro de la pasión: una guía tibetana sobre el amor y el sexo”, escrito originalmente en 1938 por el monje budista tibetano Gendun Chopel.

Esta colección de poemas breves y sensuales también sirve como una guía alegre y explícita sobre el sexo.

“Gendun Chopel se hizo monje budista cuando era un adolescente, pero renunció a sus votos, incluido el voto de celibato, cuando tenía 30 años”, explica su biógrafo Donald S. Lopez Jr., quien con su cotraductor Thupten Jinpa, ha llevado el libro a lectores contemporáneos. “Como resultado, ‘El Libro de la Pasión’ está lleno de la exuberancia de alguien que descubre por primera vez los placeres largamente prohibidos de hacer el amor”.

LEE: Abrió una tienda sexual para mujeres, las reacciones no se hicieron esperar

Esta excitación se extiende a hermosos versos como: “Mientras el caballo de los sentidos se vuelva salvaje / Y tenga el poder de entrar en la tierra de la pasión / Deberías confiar en el disfrute de la lujuria”.

Pero la intuición de Gendun Chopel va más allá de la poesía. El libro está dividido en capítulos como “Actos de besos”, “Describiendo modos de placer”, “Jugando con el órgano” y “Diversos métodos de cópula”. Considera el placer sexual como un derecho humano y hace hincapié en la importancia del consentimiento y la igualdad de las mujeres, una visión que parece natural en el movimiento #MeToo de la actualidad.

Llevar la atención plena a la habitación

Leer “El libro de la pasión” me recordó la importancia de la conciencia en las relaciones sexuales. Aunque lo que Occidente considera “atención plena” es una versión mucho más simplista del budismo tántrico de Gendun Chopel, puede ser un buen punto de partida para las parejas que desean infundir más enfoque y pasión en sus vidas sexuales.

“La atención plena se puede describir como el momento presente, la conciencia sin prejuicios”, explicó la terapeuta sexual Rachel Needle. “Es cuando prestamos atención a propósito y de forma deliberada. Y se trata de cómo prestamos atención, sin prejuicios y con compasión hacia nosotros mismos”.

Pero, ¿puede la práctica de la atención llevar la toma de conciencia al dormitorio, así como al cojín de meditación? Sí, dice Lori A. Brotto, directora ejecutiva del Women’s Health Research Institute en Columbia Británica. Su investigación ha demostrado que la atención plena a la actividad sexual puede ser útil en una variedad de situaciones, incluidas conductas sexuales compulsivas, pensamientos sexuales intrusivos, aversión sexual, bajo deseo, dolor genital crónico y disfunción eréctil.

Dejar un comentario