DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE

05-06-04

Estimados amigos y amigas:

Nunca he sido fervoroso admirador de los aniversarios, pero hemos de reconocer que el 5 de junio –por arte y magia de no se sabe bien quién, cuándo y dónde- se ha convertido en un día de celebración o, al menos, de encuentro entre todos aquellos que estamos comprometidos de una u otra forma con nuestro patrimonio natural, al que dedicamos profesiones, vocaciones y convicciones, amén de múltiples esfuerzos.

Evidentemente Natura precisa de urgentes sinergias colectivas para intentar frenar el atropello diario que recae sobre la misma, tanto en nuestro ámbito planetario, como en el estrictamente regional, comarcal o inmediato. Quizá aquel eslogan de “acción local y pensamiento global” –nacido a finales de los ochenta- podría seguir constituyendo un objetivo común.

El Planeta Azul, según algunos ecólogos, está soportando una crisis similar a la desaparición de los dinosaurios, aunque recordemos que éstos lo hicieron durante millones de años. Esta dinámica se está concentrando en espacios tan cortos de tiempo que apenas tienen significado biológico o geológico. Según alguno de ellos la desaparición de especies de fauna y flora se podría estimar en torno a la cifra de unas 37.000 anuales… si estos datos fueran ciertos o aproximados a la realidad, durante la próxima centuria tendríamos que sumarle tres ceros a esta cifra; es decir nos encontraríamos ante una situación sin parangón en la historia de la vida en la Tierra. En cualquier caso, creo que todos somos plenamente conscientes de la abrumadora desaparición de la biodiversidad y de nuestra responsabilidad directa como especie dominante –en muchos casos- y adaptada a todos los hábitats planetarios.

El controvertido cambio climático, incluido dentro de dinámicas planetarias muy complejas, no deja de ser un hecho mensurable y constatable. Si bien, es cierto que carecemos de datos a nivel científico, por nuestra propia evolución cultural que apenas arranca de un infinitesimal instante en la evolución de la Tierra, poseemos información histórica y restos prehistóricos que nos alertan ante un cambio cuantitativo y cualitativo de nuestras condiciones climáticas. Sin embargo, pese a la certeza o no de esta visión apocalíptica de la historia natural contemporánea, tenemos que seguir trabajando conjuntamente por intentar salvaguardar la tremenda riqueza que aún conserva nuestro planeta. 

Hemos de dimensionar estrategias de Educación Ambiental, capaces de transmitir un espíritu crítico –especialmente entre los más jóvenes- para que sean testigos vivos de esta situación y nos exijan a todos una mayor responsabilidad, ajena a diatribas y dialécticas histriónicas que sólo sirven para el mantenimiento de estatus de poder fugaz y para plantear un entorno idílico, casi de escaparate, aunque tras esta pantalla exista un autentico derrumbe moral y ético, por no querer hablar expresamente de dislates administrativos, donde ni si quiera se cumplen los principios de eficacia y eficiencia, básicos en cualquier acción administrativa.

Esta crítica abierta, no va dirigida a ningún partido político en concreto, tanto en el ámbito internacional, europeo, español, como en el autonómico, sino a todos ellos en general, especialmente a los que tienen la responsabilidad de gobernar y de legislar, de crear y dimensionar políticas ambientales coherentes con la actual situación, a los que están al frente de equipos de trabajo donde siempre encontraremos a personas especialmente comprometidas. Si estas críticas se entienden como confrontaciones dialécticas o, en algunos supuestos, como una “caza de brujas” contra los librepensadores, craso favor estaremos realizando sobre aquellos que apuestan diaria y abiertamente por Natura, desde dentro y desde fuera del ámbito administrativo.

La Administración es un simple reflejo de las necesidades planteadas por la población y contar en España y la mayoría de sus Comunidades Autónomas con Ministerios o Consejerías Ambientales, es algo que aquellos que ya somos cuarentones no hubiéramos imaginado nunca. En todo caso es el esfuerzo y la perseverancia de muchos ciudadanos y ciudadanas los que han hecho posible este cambio radical durante las tres últimas décadas en España. Y a todos estos grupos, asociaciones y personas comprometidas les debemos mucho más de lo a priori algunos se imaginan, y si aún existen y siguen luchando abiertamente contra las contradicciones administrativas es porque no se ha alcanzado ningún clímax por aquellos que intentan gobernarnos, y porque queda un amplísimo campo de actuaciones en este sentido.

Esperemos que “la fuerza” nos acompañe a todos. No existe más bella lucha que aquella que se emprende contra lo irremediable… pero aún confiamos muchos que sí lo tenga y que entre todos consigamos conservar este regalo de “los dioses” al que me gusta llamar Planeta Azul.

Un cordial saludo a todas y a todos.

José Javier Matamala García

Editor de Almediam: http://almeriware.net/almediam/

Almería – España.

PD: Para celebrar este día “por lo grande” hemos tenido la oportunidad de contar con la publicación digital de nuestro amigo, colaborador y compañero de campo el DR. Mariano Paracuellos Rodríguez. Tras tres años de espera, la Universidad de Almería –UAL- ha publicado en el formato anteriormente dicho su Tesis Doctoral: “Estructura y Conservación de las Comunidades de Aves en el Sudeste Ibérico (Almería-España)”. Almediam, con el expreso consentimiento y deseo del autor, os quiere obsequiar en este día, con uno de los trabajos más importantes realizados en la Península Ibérica sobre humedales. Lo podéis hallar directamente en la siguiente dirección electrónica: http://almeriware.net/almediam/PDF/Tesis.pdf

Gracias Mariano por tu amistad y por tu compromiso con nuestro medio ambiente.

Un abrazo

JJ Matamala