Salud

El cigarrillo electrónico está libre de nicotina y químicos dañinos

cigarrillo electronico
Escrito por Redacción

Los vapeadores se han vuelto muy populares en los últimos años principalmente por no contener tabaco, causante número uno de enfermedades pulmonares asociadas al tabaquismo. Los fumadores que desean dejar de fumar eligen esta opción, porque además de no ser dañina para la salud, funcionan con esencias agradables y variados sabores.

El vapeador es la mejor alternativa para dejar el tabaco

El cigarrillo electrónico o vapeador es un dispositivo electrónico diseñado para simular el consumo de tabaco. Las diferencias con el cigarrillo tradicional son muchas, pero la más importante es que el electrónico está libre del tabaco, señalado como el principal causante de enfermedades pulmonares.

Los vapeadores fueron creados inicialmente para los fumadores que deseaban dejar el hábito de fumar, pero con el tiempo han sido adoptados por personas que ni siquiera fuman cigarrillos; lo utilizan para entretenerse, ya que en los últimos años han surgido cientos de diseños que han mejorado su funcionamiento.

En la actualidad existen más de 400 modelos de vapeadores modernos, que han dejado atrás las formas de pipas y cigarrillos, los cuales trabajan de manera automática. 

Además las esencias con las que trabajan tienen los sabores más variados, básicamente si te puedes imaginar un sabor, seguramente esté disponible.

Beneficios de usar vapeadores  

Los cigarrillos electrónicos funcionan con una resistencia y una batería para calentar y vaporizar las esencias, por tal motivo, no produce el molesto humo que se origina por la quema del tabaco. Todo lo contrario, desprende un aroma agradable, dependiendo del sabor elegido.

A diferencia del cigarrillo tradicional, el vapeador no contiene tabaco, en su lugar utiliza una sustancia líquida conocida como esencia o líquido de vapeo, el cual contiene propilenglicol, glicerina, saborizantes, aditivos y otros componentes químicos que, a diferencia de lo que sucede con los cigarrillos tradicionales, éstos  no están contraindicados para la salud. 

Funciona con ricas esencias y son recargables

Los líquidos para los vapeadores están disponibles en diversos sabores, desde el tradicional sabor a tabaco, el más utilizado por los fumadores que recién comienzan a intercambiar el cigarrillo por el vapeador, hasta combinaciones como chocolate con fresas, preferidas por las personas que lo utilizan por recreación.

Estos equipos son cómodos, y encima, también son ahorradores, puesto que no funcionan con baterías desechables, ahora se pueden recargar. 

Las baterías para cigarrillos electrónicos tienen la característica de tener una considerable autonomía de energía, porque una vez completa la carga, duran al menos 6 horas, dependiendo del número de inhalaciones y también del modelo.

No contiene tabaco ni alquitrán

Sustituir los cigarrillos tradicionales por vapeadores permite alargar la vida, ya que los electrónicos no contienen toxinas como el alquitrán, monóxido de carbono y otras sustancias cancerígenas, que se encuentran en el humo del tabaco. 

De esta manera es posible evitar enfermedades de la boca, como halitosis, del corazón, cardiovasculares y pulmonares, además de no expedir humo y otros productos químicos que contiene el cigarrillo tradicional, que pueden llegar a causar cáncer de pulmón.

El aliado perfecto para dejar de fumar

El vapeador fue creado de forma muy similar al cigarrillo original, con el propósito de lograr que los fumadores habituales, paulatinamente, dejaran el hábito de fumar. Y efectivamente, después de casi una década desde su creación, estos dispositivos continúan alcanzando el objetivo.

Dejar de fumar no es una tarea fácil, algunas esencias contienen bajos niveles de nicotina, permitiendo que el fumador regular reduzca el consumo de nicotina en pequeñas cantidades, hasta que el porcentaje sea “0” y abandone su adicción.

No es perjudicial para la salud y es amigable con el medioambiente

El cigarrillo eléctrico produce humo artificial, que no contiene sustancias contaminantes ni nocivas para la salud.

El humo que produce, más allá de ser dañino, resulta agradable para el olfato, ya que el líquido vapeador está disponible en sabores como sandía y menta, que suelen producir ricos aromas. 

A diferencia del tabaco, los vapeadores no producen cenizas, ni colillas, las cuales regularmente son arrojadas al suelo causando daños al medioambiente, pues en el caso de las colillas, tardan décadas en desintegrarse.