Deportes

La nueva relación del fútbol con la tecnología

bundesliga camaras
Escrito por Redacción

Hubo un tiempo en que el fútbol y sus diferentes organismos daban la espalda a la tecnología, uno que pasó a mejor vida. Hoy, la relación es una muy estrecha. El devenir de los partidos en competiciones como la Champions League ya no se entendería sin el VAR, como tampoco el trabajo del cuerpo técnico sin herramientas como los chalecos con GPS, el Footbonaut o el Big Data, esta última con diferentes utilidades.

Frente al conservadurismo de épocas pasadas de la UEFA y la FIFA, mente abierta. El fútbol ha evolucionado mucho en un periodo muy corto de tiempo al tender la mano a la tecnología y equiparse así a otras disciplinas mucho más modernizadas. En este sentido, la introducción del VAR es la mayor novedad en la normativa en este siglo y casi desde que se prohibiese ceder el balón al portero. Los escépticos eran reacios a su implantación por miedo a que se restase autoridad al colegiado. Lejos de deslegitimar al colectivo arbitral, el VAR ha pasado a ser una herramienta de gran utilidad a la hora de corregir las deficiencias del ojo humano, con su equipo de cámaras que todo lo ven como ya predijo George Orwell en 1984. Que se lo pregunten al Tottenham. Gracias a la revisión de varias jugadas decisivas sorteó la ronda de cuartos de final y de seminales de la última Champions y se quedó a un paso de salir campeón de Europa.

Diferentes utilidades del Big Data

Este es solo un ejemplo de muchos ejemplo sobre cómo está cambiando el fútbol. Por importancia, el Big Data está a la altura del VAR y además tiene distintos usuarios y utilidades. La estadística forma parte de las retransmisiones deportivas de Estados Unidos desde hace décadas y ahora también en España, gracias a la recopilación de datos de empresas como Opta.

Estas brindan al periodista números interesantes durante el transcurso de un partido como el porcentaje de pases acertados de un jugador, y también sirven a los entrenadores para la toma de decisiones puntuales como por ejemplo saber qué futbolista cambiar. Cierto que han adquirido mayor relevancia incluso para aquellos que se dedican a jugar con apuestas en la Champions League o cualquier otro evento deportivo. En base a los resultados de las últimas tres ediciones en la Champions, los apostantes pueden llegar a la conclusión de que el Barcelona no es uno de los aspirantes mejor valorados por casualidad. De hecho, si no fuera por Opta u otras compañías del sector desconoceríamos las posibilidades reales de Leo Messi de marcar diez o más goles en la próxima edición continental con la precisión actual.

El Big Data no es el único objeto que monitoriza el rendimiento de los jugadores. Más eficaz son los chalecos que incorporan la tecnología GPS, como los de Stat Sports. A través de los mismos, uno puede saber los movimientos que realizan por el campo y el momento exacto en que un futbolista precisa de un descanso para prevenir una posible lesión. ¿Y para perfeccionar la técnica? Nada como Footbonaut. Se trata de una máquina, de la que disponen equipos como el Borussia Dortmund, que pone a prueba los reflejos, la técnica y capacidad de reacción. A través de esta, se debe ir introduciendo el balón en las diferentes porterías que se vayan iluminando.

En definitiva, la tecnología ha llegado al fútbol para quedarse. El VAR ha cambiado el devenir de los partidos y también la forma de prepararlos y seguirlos.