PSEUDO-JUSTIFICACIONES MEDIOAMBIENTALES: "Trasplante de Posidonias o el pez que se mordía la colita".

Hemos avanzado los seres humanos tanto en nuestra ignorancia, que ya no solo hablamos de transplantes de médula ósea, riñón o páncreas, sino que también trasplantamos Praderas de Posidonia y realizamos injertos tisulares a los fondos marinos.

Poco sabíamos del mar ni de la Posidonia, los ciudadanos de a pie de hace pocos años .... y seguramente seguimos sabiendo igual de poco ahora; por tanto es éste, el lugar perfecto para meter bulos infestos a la población por parte de las Administraciones, Puerto de Aguadulce, donde hay barcos amarrados sin navegar nunca; ¿se podrían gestionar mejor?.hablando en nombre del conservacionismo y la preservación, de la mano de quienes permiten su expoliación y deterioro más descarado, lavando así su cara e imagen corporativas ante el destrozo de nuestro soporte vital; parece que trasplantado los matojos de “Posilonia” (el error ortográfico es intencionado, a fin de ser coherente con la lexicología popular) la Junta de Andalucía preserva nuestro litoral del deterioro; es una actuación torpe, a la vez que una maniobra tan burda como lo de las “banderitas azules” en playas contaminadas; recuerdo el pasado verano mientras navegábamos cerca de la playa, como nuestro barco surcaba un mar de “mierda” (textualmente, con perdón...) arrastrada desde los emisarios submarinos, donde a pocos metros se bañaban literalmente “en sus propias heces” los turistas de masas que atiborran nuestras arenas y pedregales litorales en los meses secos del estío.

Puerto de Aguadulce, donde hay barcos amarrados sin navegar nunca; ¿se podrían gestionar mejor?.

Valga el caso de los “matojos submarinos” al anuncio de la ampliación del Puerto de Roquetas, cuyo resultado “medioambiental” va a ser el despilfarro (según la prensa local) de algo más de 70.000 euros (que se dice pronto) en una faraónica operación de trasplante (desmantelamiento, exilio y posible condena a muerte) del arrecife de “Posidonia oceanica” que se encuentra en las inmediaciones de la futura instalación, y cuya existencia quedará alterada ante la construcción de dicho puerto; aunque no será la única alteración, pues también quedará afectada la dinámica litoral al verse modificada su configuración natural y evolutiva a lo largo del tiempo, según los flujos de las corrientes y la morfología de cada rincón de la costa. No quisiera hacer alarde de conservacionismo, y ondear la maltrecha bandera de “PUERTOS NO, POSIDONIAS SÍ,” pues luego nos tachan de ñoños, antidesarrollistas y talibanes a los que alimentamos el ánimo al sentido común y la preservación de la lógica medioambiental en nuestro territorio, pero sí quisiera exponer un par de temas al respecto de lo que yo entiendo como una incongruencia cargada de despilfarro, falta  de coherencia y conocimiento, así como de intereses económicos parciales y de “camuflaje pseudo-científico” por parte de la Administración Pública que estas actividades “medioambientales” promueve y pretende ejecutar.

Para lo cual me baso en los siguientes argumentos:

1.- La pradera de Posidonia de Roquetas, gran parte de la cual está considerada MONUMENTO NATURAL DE ANDALUCIA (¿para qué ..?) no ve posiblemente su mayor enemigo en la construcción de este puerto, sino en los vertidos que desde los puertos existentes y de los buques se arrojan al agua, así como lo vertidos por deyectados por los emisarios submarinos, ilegales algunos de ellos, y cuya actividad se ve notoriamente desbordada en los meses de alta afluencia de turismo; tampoco podemos dejar de nombrar los vertidos tóxicos que procedentes de la Aguadulce en un día de lluvia torrencial, donde se observa la afluencia de tierra, procedente de los movimientos masivos para generar invernaderosindustria agrícola, van a parar a ramblas y cauces, y posteriormente por lixiviación o escorrentía se filtran hasta las praderas.

Aguadulce en un día de lluvia torrencial, donde se observa la afluencia de tierra, procedente de los movimientos masivos para generar invernaderos.

 

Finalmente la incesante actividad erosiva generada por desmontes y nivelaciones hace que tanto el flujo eólico, bien fuerte y conocido en nuestras tierras, como las lluvias torrenciales que esporádica pero rigurosamente leales a su ritmo vital riegan la superficie de nuestro mapa .... aneguen de sedimento y de exceso de materia orgánica en suspensión tanto las praderas de fanerógamas marinas como su entorno más inmediato, provocando  tanto el enterramiento de las mismas, como el enturbiamiento del agua, afectando a la disminución en el paso de luz solar necesario para el vital proceso fotosintético que las mantiene vivas, así como haciendo proliferar paralelamente organismos vegetales epibiontes, que cuando existe exceso de materia orgánica en suspensión, llegan a influir negativamente en el desarrollo y crecimiento normal de estas praderas submarinas, que a veces se ubican a tan poca profundidad (como es el en el caso de Roquetas de Mar) que son visibles fuera incluso de la misma superficie del agua, protegiendo las playas de la erosión ante las tormentas de Poniente, por medio de la acumulación de su producción de “hojas muertas”, así como por la actuación como barrera que ofrecen , convirtiéndose en un poderoso rompeolas natural.

2.- La pradera de Posidonia de Roquetas, al igual que el resto de bancos vegetales sumergidos de nuestro litoral no precisa de trasplantes, sino de protección en sus entornos de arraigamiento natural. Nos remitimos al hecho de que por ejemplo, y en Espacios Naturales Protegidos, se construyan y se permitan instalaciones industriales para la explotaciónPiscifactoría en aguas de Cabo de Gata, donde se observa la mancha de Posidonia donde está ubicada. pesquera intensiva (piscifactorías marinas) asentadas justo encima de bancos de Posidonia (ver fotografía) o que se hayan dejado morir las praderas de Villaricos por la alta contaminación de los vertidos de la fábrica de “Deretil” y ahora se quieran restaurar con las plantas arrasadas en Roquetas de Mar ... parece ser según la información que se ha hecho pública, que las “Posidonias migrantes” se pretenden llevar a este tramo de costa, donde la actividad industrial sucia las tiene disminuidas y/o erradicadas desde hace años, como ilustra el texto de un libro editado por la mismísima Junta de Andalucía (PRADERAS Y BOSQUES MARINOS DE ANDALUCIA, en su página 131) de la mano de un prestigioso y reputado equipo de investigación científica que analizó en profundidad las comunidades vegetales marinas así como su dinámica, problemática y amenazas.

Piscifactoría en aguas de Cabo de Gata, donde se observa la mancha de Posidonia donde está ubicada.

Es como si intentáramos erradicar un cáncer de pulmón a un cliente que va a continuar fumando compulsivamente tras la intervención. La solución sería dejar de fumar, y después implantar tejidos sanos ...¿no? .  Pues la situación es la misma, ya que cualquier planta o plantel que sea introducido en la zona de Villaricos, donde el foco de agresión ambiental continúa siendo exactamente el mismo que destruyera la pradera originaria anterior, por lo que el pronóstico negativo de la evolución de dichas “prótesis medioambientales”, tapaderas burdas y simples de políticas mediocres y equivocadas, es más que seguro.

3.- Se pretende llevar a cabo un delito medioambiental disfrazado tras una sofisticada operación de camuflaje y maquillaje, que de un lado va a erradicar una superficie de 30 metros cuadrados de arrecife de fanerógamas, amén de los consabidos destrozos colaterales que provoque y efectos secundarios asociados.... de otro lado se van a malgastar en una operación de dudoso éxito más de 70.000 euros de nuestros fondos dedicados a conservación del medio natural.

Banco de Posidonia en los bajos de Roquetas (verano de 2004).Un maquillaje perfecto a los ojos de la ignorancia de la ciudadanía ante temas marinos, para intentar recobrar el perdido prestigio administrativo por causas tan sangrantes y torpes como son el asunto de la urbanización de la playa del Algarrobico, ubicada en un Espacio Natural Protegido, o las continuas y aberrantes recalificaciones del territorio, que nos están abocando a la ruina del patrimonio natural que poseemos ... no olvidemos los continuos deslindes o las intromisiones en vías pecuarias, o los invernaderos ilegales que ocupan incluso los mismísimos cauces de las ramblas .... sin que haya actuaciones legales.

Banco de Posidonia en los bajos de Roquetas (verano de 2004).

No, no voy a proponer ninguna manifestación ni a quejarme de la ubicación de un nuevo puerto, pues las propias actuaciones hablan pos sí mismas .... pero sí quería mostrar mi opinión a quien este artículo lea , y que cada cual forme su propia imagen de lo que estamos haciendo con Almería, por un lado ... y con el medio marino litoral,  por otro.

PD: Para quien esté interesado en saber más sobre las Praderas de Posidonia, les recomiendo encarecidamente el maravilloso libro anteriormente mencionado, paradójicamente editado por la mismísima CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE de la JUNTA DE ANDALUCIA, cuya reseña es:

Luque, A.A. y Templado, J. (Coords.). 2004. Praderas y bosques marinos de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía, Sevilla, 336 pp.

No entiendo como un libro que ataca directamente a la base de los propios errores de la Administración Pública a nivel medioambiental, pueda haber sido editado por la misma Administración que los autoriza y consiente ... supongo que algún día retirarán el libro del mercado, lo cual sería lamentable, pues es una de las mejores obras científicas divulgativas de nuestro fondo marino litoral que se hayan editado.

Tiempo al tiempo; 70.000 euros que vuelan de las arcas públicas y un puñado de metros cuadrados de Monumento Natural que igualmente se esfuman... son pocos metros, pero sí un precedente para ver “si cuela”, y poder así seguir arrasando “de 30 en 30 metros” ...  Señores, disfruten Uds. del nuevo puerto deportivo de Roquetas de Mar. Nosotros continuemos vendiendo nuestros pueblos en “spanglish” (valga por ciertas traducciones a lengua inglesa de algunos proyectos inmobiliarios), cuyas traducciones recuerdan al cómico y clásico “vente pa´spaña, Tío...”, con expresiones como Ejidomen, para hablar de los Ejidenses o Malvasía Duck para referirse a Oxyura leucocephala, cuyo nombre en lengua inglesa es muy distinto al nuestro en castellano.

Vendamos torpe y baratamente lo único que poseemos, y cuando lo hayamos malvendido y vilipendiado, podremos volver a emigrar  al Norte y dejar yermas y olvidadas nuestras tierras, que parece que ésto sí se nos da bien al pueblo almeriense.

Texto e imágenes:  Jesús M. Contreras – Equipo Naturalista “Indalo de Oz” (Almería)

 

 Equipo Naturalista “Indalo de Oz” - Almería        indalodeoz@indalodeoz.com  indalodeoz@cajamar.es  www.indalodeoz.com

 Almería PlataformaDS  

   Información Medioambiental

                              

   Asociación Naturalista  "Indalo de Oz"              (Reg. Asoc.  nº 3440  secc. 1ª)               -          Almería  (España) 

 

Página de inicio