AMARGA VICTORIA

 

José Javier Matamala GarcíaA lo largo de la aún joven democracia española hemos asistido a un proceso difícil de evaluar, aún para el más experto de los politólogos. En un ambiente rodeado por el luto nacional tras la masacre de Madrid, los españoles hemos sido llamados a las urnas para dirimir quién defenderá los intereses en el ámbito nacional y en la Comunidad Autónoma de Andalucía. En ambos casos, la decisión popular ha recaído sobre el Partido Socialista Obrero Español –PSOE-.

Sin demérito de este triunfo electoral y la legítima decisión del pueblo soberano español, a ningún cronista de la actualidad se le puede escapar la interrelación entre los atentados del 11 M y la autoría de los mismos, en cuanto al índice de participación y los resultados de estos comicios. La parálisis informativa del Gobierno en cuanto a la autoría de los atentados, ha sido protestada y contestada por gran parte de la ciudadanía. Parecía que si dicha autoría correspondía a Al Qaeda muchos de los votantes se decantarían por el PSOE y los partidos nacionalistas; mientras que si ETA hubiera reclamado la autoría de esta masacre, el voto se habría acercado al partido de Aznar –Partido Popular (PP)- .

Desde un punto de vista objetivo esta dicotomía es esperpéntica. Parece que la ciudadanía española ha optado por dos modelos de sicarios: el nacionalista de ETA y el internacional de Al Qaeda. Desde la instauración de la democracia ETA no ha dejado de asesinar a mujeres, niños y ancianos, bajo la supuesta reivindicación de un País Vasco independiente, aunque la sangre haya corrido por las mejillas de los más ilustres defensores de este tipo de segregación, por la fuerza de las armas, a las que aún algunos ignaros califican de izquierdas, cuando no son más que una pandilla de facinerosos y fascistas que están estrangulando a un pueblo libre y con derechos legítimos para su autodeterminación.

Al Qaeda, otro fascismo armado, tras la masacre de las Torres Gemelas en Nueva York, mata a más de 200 personas en Madrid, dejando incapacitados de por vida a más de un millar de personas, a sus respectivas familias y a su entorno social, donde destacan multitud de inmigrantes de los cinco continentes. Parece ser la respuesta ante el gobierno de Aznar que se reúne patéticamente en las Azores –contra el Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU-, que hace oídos sordos a más de un 90% de la población española que se manifiesta totalmente en contra de la invasión y ataque al pueblo iraquí. Para estos otros sicarios el fin siempre justifica los medios, y la matanza es su única expresión de diálogo.

Según el candidato a la presidencia, las tropas españolas que nunca han entrado en combate, sino que se han dedicado a la ayuda humanitaria, regresarán a España en junio. Algunos nescientes han interpretado esto como un acto contra la coalición antiterrorista, sin tener en cuenta que el candidato de PSOE lleva proponiendo lo mismo desde casi el inicio de la guerra, contra la cual se negó a participar como la inmensa mayoría del pueblo español.

En un gobierno en minoría, como el que el PSOE tendrá que afrontar en el ámbito estatal, el panorama político, pese a lo que algunos opinen, es alentador. Por primera vez, desde hace años, los políticos harán política, debatirán, se producirán confrontaciones pero todo saldrá adelante – tan sólo hay que recordar los dos gobiernos de la UCD que gobernaron, sin duda, en peores condiciones y también en minoría-.

La democracia significa alternancia en el poder y, aunque la victoria sea amarga, esperamos todos que suponga un enriquecimiento en las formas y en los modos de los anteriores inquilinos de la Moncloa; pero también deseamos que este nuevo talante se transmita a Andalucía, que no ha conocido más gobierno que el del PSOE desde hace más de dos décadas, y donde las formas y modos autoritarios que se han achacado justificadamente al PP, son el pan nuestro de cada día de los habitantes de esta gran tierra, cuna de civilizaciones y a la que se ha mantenido marginada secularmente.

José Javier Matamala García

Editor de Almediam: http://almeriware.net/almediam/

Artículo publicado en:

Andalucía24horas. 20-03-04