LA SEGUNDA MODERNIZACIÓN Y EL SISTEMA DE PROTECCIÓN A LA INFANCIA EN ANDALUCÍA

25-06-04

Vista y oída la campaña promovida por el Gobierno andaluz denominada SEGUNDA MODERNIZACIÓN, a una parte importante de los trabajadores del sistema de protección a la infancia nos produce una serie de interrogantes...  ¿Qué importancia le merece al Sr. Chaves el sistema de protección de menores?  ¿Conoce el Sr. Chaves su trayectoria y situación actual?...

Desde USTEA deducimos, por lo que vemos, que la preocupación del Sr. Chaves por la infancia más necesitada está bajo mínimos. Lo afirmamos con conocimiento de causa, y quien desee comprobarlo personalmente sólo tiene que analizar superficialmente el citado sistema de protección a la infancia de Andalucía.

Una muestra de ello, y en lo que a este Sindicato concierne,  es la situación de los profesionales de la administración andaluza que trabajan en este ámbito. Al queme profesional de los trabajadores más antiguos (funcionarios y laborales) se une la precariedad laboral de las numerosas asistencias técnicas que inundan los Servicios de Protección de Menores. Puesto que los funcionarios huyen en su mayoría espantados – o quemados -  por su cometido y las condiciones en las que lo desempeñan, y cambian de puesto de trabajo en el primer concurso de traslados que pueden, la Administración los sustituye por “asistencias técnicas”, personal contratado para realizar el trabajo especializado que legalmente corresponde desempeñar a personal funcionario con experiencia y cualificación.

Si miramos hacia otro lado podemos observar otros trabajadores que están en peor situación laboral. Se trata de cientos de empleados de Asociaciones  titulares de Centros de protección fruto de convenios con la Administración. Sueldos miserables, jornadas laborales interminables, ratios inhumanas, etc., son el panorama más común.

¿Qué calidad/calidez puede tener la atención que se presta en estas condiciones laborales?

Si hubiese existido preocupación política al respecto, una política coherente, el panorama laboral de los trabajadores de este sector sería diferente, y también la calidad de los servicios prestados.

En Almería durante los  meses de julio y agosto se cerrará el Centro de menores Piedras Redondas por falta de dinero para pagar las sustituciones del personal de ese Centro, afectando  negativamente a los trabajadores y a los menores que se atienden en ese Centro.

La supervisión de las intervenciones protectoras corresponde al Ministerio Fiscal, y también pueden ser supervisadas por el Defensor del Pueblo. Que cada palo aguante su vela.

Otra prueba de la incoherencia política en el diseño del sistema de protección de la infancia andaluza ha sido la aparición del Plan Integral de Atención a la Infancia al final de una legislatura, lo que implicaba el riesgo de cambio de los responsables de la Consejería competente en la materia. Así ha ocurrido y se cambia hasta de nombre a dicha Consejería. Ahora se llama Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, casi nada. Más lógico hubiese sido esperar unos meses y que el nuevo responsable hubiese asumido ese reto ya que estábamos esperando desde 1999 la aparición de dicho Plan.

Señor Chaves, desde el Sindicato USTEA le preguntamos: ¿Para cuando la SEGUNDA MODERNIZACIÓN del sistema andaluz de protección a la Infancia?.

Mariano Junco González

- Responsable Sector Laboral USTEA-Almería -