Un nuevo lenguaje y orden mundial

Por Manuel Francisco Matamala García *

Orcera (Jaén) a 7 de Agosto de 2005

Manuel Francisco Matamala GarcíaComo espectador de esta "aldea mundial", observo con pavor, que estamos sufriendo un cambio no sólo de los valores básicos de la ética social sino del propio lenguaje; trocando de sentido las acepciones de nuestro vocabulario, incluyendo palabras sajonas en nuestra lengua romance, para ocultar la verdadera crueldad del renacimiento de un totalitarismo y de un nuevo orden, ya no sólo internacional, sino en la rutina de lo cotidiano, de nuestro trabajo, de nuestra relación de vecindad; en lo más básico de ser humanos que es nuestra dignidad, honradez, de sentirnos útiles y solidarios.

Ahora las bombas "son inteligentes", o sea que sólo destruyen las armas de los enemigos "por criterio propio"; seleccionando como objetivos a los "enemigos", que son los que piensan de forma divergente a sus "cerebros electrónicos", como es el caso también de civiles inocentes, reporteros, hospitales, etc..- Los niños, mujeres, ancianos y hombres que mueren o son mutilados de porvida, por sus explosiones, se llaman ahora "efectos colaterales". Actualmente a todos los enemigos o gentes que opinan de forma distinta al que tiene el poder, se incluyen en el "saco de los terroristas asesinos o insurgentes" y son "entes" en general sin rostro y "los malos de la película", que no tienen sentimientos, ni familia, ni hijos y que hay que odiarlos ... 

El derecho internacional ha cambiado, ahora es más simple, se basa en "o estás conmigo o eres mi enemigo". La libertad y democracia es lo que "dicta" un "individuo", que defeca, se ventosea y orina como los demás, al que le encanta el mercado del petróleo; su afición favorita es coleccionar pozos de "oro negro" y oleoductos, para que la reserva de combustible fósil de los demás, sea solamente suya, y quemarla o venderla a placer; también, de paso, dar puestos de trabajo para fabricar más armas que usar en una lucrativa industria.

En lo cotidiano vemos mujeres mutiladas o asesinadas por sus parejas y niños maltratados sufriendo; sólo hablo del "mundo civilizado"; gente que muere en juegos de apuesta macabros, o en discusiones de tráfico urbano, o a manos de psicópatas.

En el trabajo los directores, gerentes, etc... que nos administran, estudian técnicas como el "counselling", que viene a ser, algo así, como eso de decirte "qué bueno eres y después exprimirte", física y psicológicamente para llevarse "las medallas" que tu les has trabajado con el sudor de tu frente; y cobrar ostentosas cantidades de dinero libre de impuestos, a expensa del sufrimiento del "esclavo descerebrado". ¡Pero cuidado!, que como el "sumiso" sea capaz de tener ideas propias brillantes o trabajar en cosas que no les renten galardones; o tener en algún momento una opinión inteligente y distinta, aunque sea dando soluciones meritorias, para eso está el "mobbing",que es como el "acoso laboral" (en inglés suena mejor). Para semejante "felonía de insubordinación", existen estrategias bien estudiadas que se asemejan a las empleadas por las logias mafiosas.

Por ejemplo, hay que "quitar de en medio" a alguien que "estorba"; lo primero es buscar dentro de su familia si tiene algún político, cargo, esposa o esposo a quien poder amedrentar. Si es así, se le dice a éste que su familiar está atentando contra sus "dogmas de fe", en este caso su posición de privilegio o ideología política, o fidelidad;  después de provocar graves conflictos en la relación familiar, y condicionar un conflicto emocional, comienza el asedio sibilino; ¿que quieres trabajar más?, se te deniegan todas las posibilidades; ¿que quieres ayudar?, se te dice que eres una maravilla de persona y profesional (técnica de "counselling") y te mereces como premio descansar;  te manda entonces al "ostracismo" del olvido sin nada que hacer o casi nada para hundirte o aburrirte. Esto genera un problema bastante común entre los profesionales vocacionales y responsables que se llama " burn-out"; otra vez el idioma inglés dulcifica el significado; en "cristiano" significa que te queman desde fuera, o sea, que terminas "achicharrado", más o menos es la técnica con la cual Torquemada hacía en la inquisición desaparecer a los que estorbaban, pero en plan fino y subrepticio. Final del proceso: el trabajador se quema, entra en depresión por indefensión, (no se atreve a llevar al juzgado a la vorágine de filibusteros con la esperanza de recuperar a su ser querido), pierde la ilusión en su trabajo, comienza a tomar psicofármacos que le manda el psiquiatra y o se va del trabajo, o queda discapacitado para el mismo, o lo jubilan por alteraciones psíquicas;  ¡objetivo conseguido! .- El maquiavélico perverso en el poder, que aprendió las técnicas "de alta escuela de gestión" ha ganado; el orden de la incompetencia y de la sumisión queda de nuevo reestablecido.

Como vemos, y sólo he comentado algunos términos del lenguaje, sus acepciones están cambiando: "bombas inteligentes",  "efectos colaterales",  "enemigos malos", "insurgentes", "counselling", "mobbing", "burn-out" y muchos más.- Por desgracia, me veo sometido en contra de mi dignidad humana, a mantener el inicuo "silencio de los cómplices", porque uno de mis seres queridos está sufriendo la situación planteada en el ejemplo. 

Si se tirara de "la cuerda" caerían gran cantidad de malandrines comenzando por políticos, administradores, empresarios y "trepas"... Creo, que al final nos quedaríamos los que deseamos un "Planeta Azul",  donde el trabajo en vez de envilecer al ser humano lo honra, y donde nuestros hijos en vez de decirnos "tíos" nos llamarían papá y mamá; y a sus profesores los ascenderían al grado de "Maestros", formadores, forjadores y trasmisores de la cultura de nuestros ancestros más nobles.

* Dr. en Medicina y Presidente de la ONG Amigos de Honduras