El Rey, el Gobierno y los políticos

Escrito por: Miguel de Arriba Escolá. 21-11-07

Está muy claro por mis escritos que no estoy en estrecha comunión con la Monarquía y que pienso que los españoles tenemos el derecho a cuestionar esa y cualquier Institución del Estado, siguiendo los cauces legales, ¡claro!, que para ello existen. La Monarquía no puede tener la vitola de eterna, pues la propia vida no es eterna; y en algún momento, (mañana, dentro de un año, dentro de cinco o dentro de cincuenta) los ciudadanos pueden replantearse, legítimamente, si les conviene ese sistema político.

Dicho lo anterior, en esta ocasión y en relación con lo acontecido en la última Cumbre Iberoamericana he de decir, sin esconderme, que estoy cien por ciento de acuerdo con la actuación del Jefe del Estado.

Independientemente de lo que han escrito los “sesudos” comentaristas políticos de uno y otro signo, la situación que se produjo es sencilla y desprovista de todas las complicaciones políticas, diplomáticas y filosóficas de las que han hecho gala los mencionados comentaristas (¡que cosas hay que hacer para ganar dinero!) y muchos políticos queriendo llevar agua a su molino.

Un compañero de Foro en Internet de nacionalidad hondureña ha expresado con sencillez de ideas y sin palabras rimbombantes la situación

Qué manera mas estúpida de engañarse a si mismo.
Qué mediocridad de victimismo.
Cuanta falacia gloriosa de arrogancia .
No defiendo a Juan Carlos porque en el fondo me vale pinga el rey, a quien le conozco su vida desde niño allá en Italia. Su primer polvo, su forma negociada inocente de como accedió al poder de la monarquía aunque no era él el indicado sino su padre.
Pero por el amor del diablo, y aquí me cago en todos los santos como decía encachimbado aquel vergón padre gachupín que nos impartía filosofía en la gatera, en esa puta reunión lo que ví y escuché en los vídeos es que Chávez se salió de la tangente y comenzó la recriminación eterna de los malos y los buenos. Ante ello Zapatero replicó con una sentida reacción de defensa y don Hugo replicó con frases que llevaron la conversación a una estúpida confrontación innecesaria en un cónclave de tal magnitud.
En un momento dado, Zapatero tratando de guardar la calma le está explicado a Chávez algunos reglamentos de liderazgo y Chávez continua utilizando la palabra fascismo a lo cual el pisón de Juan Carlos, sin indignación, pero con determinación ante la falta de coordinación de quien dirigía la Cumbre le dice a Chávez: ¡Porque no te callas!, todo ello queriendo decir: escucha y después replicas.
Esto nos sucede muy a menudo en reuniones importantes. Por lo general en mis intervenciones en negociaciones sindicales el conciliador impone la ley del estatuto interno y determina cuando debe callar a tal o cual interviniente sobre tal o cual asunto.
Aquí en este puto forum de los santos de los últimos días nadie mencionó que a la persona que estaba encargada de monitorear el debate le faltó cojones para detener la estupidez latinoamericana de eternas acusaciones. Y eso fue lo que hizo Juan Carlos.

Está claro, pues, que ya era hora de que alguien le dijese “¿Por qué no te callas?” (frase que por demás ha entrado en la historia y será recordada siempre) a un bocón incorregible que piensa que todo el monte es orégano y está claro, también, que muchos otros Jefes de Estado reconocieron en su fuero interno que les hubiese gustado haber dicho en alguna ocasión lo que D. Juan Carlos dijo.

Por otra parte, hay que tener en cuenta en relación con este asunto dos cuestiones más:

  1. Cómo maneja nuestro Gobierno la Política Exterior.
  2. Cómo actuan nuestros ínclitos políticos; algunos más ínclitos que otros.

En política exterior, nuestro Gobierno no da una a “derechas”, seguramente porque el partido que lo sostiene, el PSOE, se autodenomina de “izquierdas” y claro, … ¡así nos va por el mundo!.

Mientras nuestro Ministro de AAEE, solo hay que verle para darse cuenta que es un pan sin sal, va pidiendo perdón y bajándose los pantalones, aquí sí se puede decir con propiedad que a diestra y siniestra, con cara de susto ante cualquiera que eleve un poco la voz y lance una amenaza por pequeña que sea y que ha demostrado hasta la saciedad, como todos los españoles hemos podido ver por sus hechos, que es incapaz de defender a España y que a todo lo más que llega es a defender los intereses de las empresas multinacionales, que no a los ciudadanos de a pie españoles que estamos por el mundo totalmente olvidados por nuestra administración; sobre todo, los que estamos en países en los que la colonia española es reducida y por ello con pocos votos, que al fin y a la postre es lo único que les interesa a nuestros políticos enchufados a las ubres del Estado, los impresentables como el ya mencionado Chávez se cachondean de España y de su Gobierno en todos los foros a los que acuden.

En cuanto a nuestros políticos, como por ejemplo el Sr. Llamazares, aunque por supuesto no es el único, eterno vividor del Estado, que para poder serlo se preocupa de ser el no menos eterno líder de IU ya que así se puede colocar en el número 1 de las listas electorales y no estar a la aventura y riesgo de no ser elegido como número 2, pues para eso (controlar la ¿democracia? que dicen disfrutamos los españoles) y no otra cosa tienen su razón de ser los partidos políticos, cada vez que abre la boca es para decir idioteces. Idioteces que seguramente son las culpables de que en cada elección IU saque menos votos.

Si al Sr. Llamazares le molesta España y le molesta ser español, como nadie le está imponiendo que lo sea puede perfectamente hacerse venezolano y marcharse a vivir de la teta de Chávez, que seguramente lo acogerá con los brazos abiertos y le asegurará un puesto vitalicio en la política sin el sobresalto de tener que acudir a pedir los votos de los ciudadanos. De paso, nos dejará tranquilos a los españoles al no tener que aguantar sus “pendejadas” … jejeje … es que se me están pegando las expresiones de estas tierras.

ULTIMA HORA.

Acabo de leer esto …

Moratinos cree que el silencio de Chávez en las últimas horas conduce a la normalización.

Ignorando los últimos mensajes vertidos durante un mitin en el que pidió que el Rey se disculpara por la polémica en la Cumbre Iberoamericana, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha señalado este jueves que la ausencia en las últimas horas de declaraciones de Hugo Chávez sobre España significa que la situación podría dirigirse a un proceso de normalización entre los dos países.

lo que me confirma, por si tenía dudas, las pocas luces que hay en la cabeza de nuestro Ministro de AAEE. Claro que como ya dice sabiamente el refrán: “La cara es el reflejo del alma” y con esta cara … ¡qué se puede esperar!