HUMO DE RECUERDOS

 

Mientras fumo un cigarrillo,

se dibuja en el ambiente

la silueta de la mujer que amo.

 

 

Me desvanezco en la calada

de la tristeza volando solitario

en la mente.

 

 

En mi soledad, el tacto que roza

mis labios será el placer

que tanto anhelo, el amor.

 

 

Preciada mujer, en mi seco paladar

del vicio inhalo mi paraíso,

poco a poco se consume el perfume,

y en mis manos se encuentra

el rastro de mi ceniza.

 

 

Sólo una vez más, quiero tocar

con mi lengua el beso,

sentir tu aroma, en la espesura

de mi soplo gris.

 

 

Mientras fumo un cigarrillo;

me parece acariciar tu piel.

 

 

Por Juan Jesús Muñoz García


Índice de Opinión