MAGISTRALES SOLUCIONES PARA LOS CAUCES FLUVIALES DE ADRA (ALMERÍA)

¿Qué es lo que quieren hacer, y ya están haciendo, con nuestros cauces fluviales, río y ramblas mediterráneas de Adra, valiosísimos y únicos sistemas acuáticos en el semiárido sudeste ibérico?

Esto es un suma y sigue del empeño de unos y otros, en que el excepcional río de Adra (un espacio ya declarado como Lugar de Interés Comunitario, con su historia, biodiversidad, cañas, bichos inmundos y alarmante porquería variada), haya que limpiarlo porque pierde agua. Señores, no se puede negar que el río está degradado pero, claro está, después de conocer la situación, la basura que hay que limpiar parece que es, principalmente, la vegetación del río, cuando, en el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española, la voz “limpiar” significa “quitar la suciedad o inmundicia de una cosa”. Y ¿la vegetación es suciedad o inmundicia? Cada día se aprenden cosas nuevas oye.... Lo que pasa es que, ciertamente, en el río cada vez falta más agua para riego y otros usos, por la reciente impermeabilización absoluta del Pantano de Benínar, la puesta en marcha de los Pozos de Picón que evacuan masivamente agua del mismo a fuera de la cuenca, las cada vez más zonas nuevas de regadío, el sistemático entubamiento y  almacenaje de todo el agua del río para riego desde Entre Ríos a la desembocadura y, en general, el cada vez más intensivo “chupeteo (y mamoneo)” de agua para uso humano de esta artería de vida (no olvidemos que en sus aguas aún sobrevive la última población en Andalucía del fartet Aphanius iberus, un pez endémico “en peligro de extinción” a escala mundial, que ya tiene totalmente seco la mitad del lecho en el que habitaba dentro de este río). Y, una vez más, ahora le echan la culpa de la falta de agua a las cañas, pobres “chivos expiatorios” que pagarán la culpa de otros. Y, lo que pasa es que a muchos les gustaría tener un cauce inmaculadamente "ordenado" y limpio, con la menor entropía (dícese medida del desorden de un sistema) posible.

Río Adra en la actualidad

Río Adra en la actualidad

Y es que para ciertas mentes lúcidas y demagogos políticos, la mejor naturaleza es la naturaleza ordenada y enjaulada, de líneas rectas y límpidas. Cuando, en verdad, la naturaleza tiene un grado altísimo de entropía, de anarquía que, de lo contrario, no seria naturaleza. El bello desorden forma parte de la razón de ser la naturaleza, y eso no lo entienden mentes retrogradas, y no tan supuestamente retrogradas, para las que lo único que importa es el progreso, desarrollismo y productividad, más productividad, más productividad, más productividad, y más productividad.

"Pulmón Verde" de la Rambla de Bolaños

"Pulmón Verde" de la Rambla de Bolaños

Prueba de los resultados que puede dar este empeño, ha sido la ejecución del ejemplar proyecto de encauzamiento y ordenación de la cercana Rambla de Bolaños en la que no han hecho, ni más ni menos, que empedrarla maravillosamente con ángulos perfectamente delimitados y, ¡que alegría!, dejando a un lado un espacio para algunos bancos y mesitas, además de, ojo al dato, lugar para zonas urbanas. Estamos totalmente de acuerdo en que esta y otras muchas ramblas de Adra (y, extrapolando, del Poniente Almeriense) habría que restaurarlas ecológicamente por su grave estado de degradación ambiental provocada por los usos intensivos en su entorno pero, ¡que maravilla de restauración la de Bolaños! y ¿donde hemos dejado su dinámica y estructura ambiental propia de las ramblas mediterráneas, ecosistemas únicos en el mundo? ¡Vah! eso son gilipolleces de nostálgicos! Adjunto se aprecia una imagen del maravilloso estado en el que ha quedado esta rambla tras la impecable (implacable perdón) ejecución del proyecto “Acondicionamiento del Cauce y Restauración Ambiental de las Márgenes de la Rambla de Bolaños. T. M. Adra (Almería). Presupuesto: 1.032.057,29 €”. Ah! ¿que es mentira? Mirad el cartelito en la foto, por favor, y luego me decís. Instantánea que también puede ser apreciada en muchas de las notas de prensa que está lanzando la Administración competente al respecto, con el eslogan de la creación en la rambla de Bolaños de un, no te lo pierdas, Pulmón Verde en Adra. Madre Mía Santa de la Virgen del Amor Hermoso, ¡Un PULMÓN VERDE en la Rambla de Bolaños de Adra! (con mayúscula).

Son sumas y sigues más a la destrucción del, en su día, maravilloso patrimonio ambiental de esta, que una vez fue, natural y sana villa del litoral almeriense (y luego queremos turismo en Adra).

En definitiva, después de todo esto me pregunto ¿cual debería ser la verdadera basura que habría que limpiar en Adra?...

Y es que, como dicen algunos, estoy más cabreado que un sapo sin charco.

 

Fdo.: un sapo sin charco

Índice de Opinión