DUDAS SOBRE EL REFERÉNDUM EN SANTA CRUZ

 

Por Vicent Boix

-Escritor, autor de “El parque de las hamacas” http://www.elparquedelashamacas.org/-

 

En el estado Español hay autonomías con un fuerte y marcado espíritu nacionalista, que desde hace décadas piden mayor autogobierno e incluso la independencia. Están fuertemente arraigados en la ciudadanía, hasta el punto que en comunidades como Catalunya o Euskadi, las fuerzas políticas nacionalistas tienen mayorías absolutas en sus parlamentos autonómicos. En otras comunidades, dichas formaciones ostentan una fuerte representación y son imprescindibles a la hora de tomar decisiones (Galicia, Canarias, Aragón, Cantabria o Navarra). La aureola nacionalista en el estado español se complementa con miles de colectivos sociales y culturales con décadas de existencia.

Políticos y organizaciones nacionalistas convivieron con la alegría de la segunda república, con la oscurana del franquismo, salieron de la clandestinidad con la democracia y han cohabitado con los gobiernos centrales de socialdemócratas y conservadores. Tienen representación en Madrid e incluso partidos como el PP y el PSOE -que tanto reivindican ahora el nacionalismo español- tienen que recibir constantemente el apoyo de los diputados nacionalistas para gobernar en paz.

En definitiva, se puede estar de acuerdo o no con las pretensiones de los diferentes nacionalismos en el estado español, pero lo que es innegable es que éstos responden a una realidad social, histórica y cultural fuertemente enraizada desde hace mucho tiempo a la ciudadanía en cada región. Repito porque es esclarecedor: los nacionalismos en España responden a una realidad SOCIAL, HISTÓRICA Y CULTURAL que está fuertemente ENRAIZADA en la SOCIEDAD desde hace mucho TIEMPO. Además, algunas de estas regiones disfrutan de lenguas propias así como de tradiciones autóctonas que sirven como elementos diferenciadores y aglutinadores. Por si fuera poco, algunos de estos territorios fueron anexionados violentamente mientras sus culturas y tradiciones fueron prohibidas y reprimidas. De este cóctel de naciones, culturas y avatares históricos, se conforma lo que se conoce hoy como España.  

Bolivia.

Lo que ha sucedido estos días en Santa Cruz no deja de sorprenderme y asustarme. Me pregunto si allí existe una realidad nacionalista y un espíritu social, cultural e histórico, propio y autóctono. Me pregunto si hay fuerzas políticas regionalistas y si son ampliamente respaldadas por la sociedad (Viendo diferentes resultados electorales, la respuesta es NO). Si éstas llevan tiempo en el candelero político. Me pregunto si alguna vez La Paz reprimió con violencia a Santa Cruz. Si le usurpó sus credenciales culturales. Me pregunto si ese espíritu nacionalista lleva calado en la sociedad desde hace décadas o si es fruto de la coyuntura política.

A pesar de lo expresado hasta el momento, también es cierto que para reclamar una mayor autonomía no es indispensable la existencia de un marcado carácter nacionalista de la región. Eso es real. Simplemente se puede luchar por ella para obtener una transferencia de competencias desde el estado central que redunde en la mejora de los servicios para la ciudadanía. Pero llegado a este punto me salta una duda, o mejor dicho, empieza el olor a podrido: ¿por qué ahora esa lucha autonomista? ¿Acaso no acaecían hace 3 años los problemas burocráticos o “injusticias” derivadas del centralismo? Es más, por afinidad y proximidad política con el gobierno central ¿No hubiera sido más lógico avanzar hacia la autonomía cuando la derecha gobernaba en La Paz?

En el concurso de miss universo 2004, la representante de Bolivia, Gabriela Oviedo, a la vez oriunda de Santa Cruz, dijo: “La gente piensa que todos somos indios. Es La Paz la imagen que refleja eso, esa gente pobre, de baja estatura e india. (…) Yo soy del otro lado del país, del este, que no es frío, es muy caliente. Nosotros somos altos, gente blanca y sabemos inglés.”[1]

Me gustaría pensar que hay algún elemento autóctono más sólido en Santa Cruz, algo más bonito y romántico. Me gustaría pensar que a la miss se le escapó la lengua, que fue algo aislado. Pero es que el 2 de junio de 2004, el concejo municipal de Santa Cruz emitía una declaración municipal en la que se decía que las declaraciones racistas de la miss: “se fundan en la libertad de pensamiento y opinión, así como en el marco del respeto y la educación” (¿respeto y educación?). Y seguía diciendo cosas como “…este órgano deliberante no puede quedar indiferente ante las demostraciones de intolerancia, ignorancia y discriminación aludidos…” Pero no crean que este comentario se dirigía a la intolerancia, ignorancia y discriminación que se desprenden de las palabras de la miss hacia sus conciudadanos, no. La intolerancia, la ignorancia y discriminación a la que hace referencia la resolución, va por aquellos a los que la miss desprecia diciéndoles que son indios, bajitos, morenos y pobres, y que ahora no pueden enfadarse porque si lo hacen son intolerantes, ignorantes y discriminadores. Por todo ello, el concejo “…reconoce la personalidad, inteligencia, belleza y dignidad…” de la miss, le otorga “…el apoyo incondicional…” y se constituye como “…parte solidaria en cualquier demanda de justicia ante las instancias correspondientes originadas por las ofensas tipificadas en el código penal, de las que ha sido víctima.”.[2] 

Este capítulo deja entrever la mentalidad de la oligarquía, la burguesía y clase política en Santa Cruz y permite dar claridad sobre un referéndum que tiene lugar precisamente en una legislatura donde gobierna un indígena, que además ha iniciado con mayor o menor intensidad una serie de cambios para reducir las monstruosas desigualdades que existen entre una mayoría pobre y una minoría rica. Faltaría ver si la autonomía es una demanda histórica, fuertemente arraigada en la sociedad y que tiene su origen en factores culturales, históricos o sociales. Faltaría ver qué ha cambiado durante el gobierno de Evo Morales, para que ahora el centralismo sea un escollo al “desarrollo” en Santa Cruz, o si por el contrario, toda esta parafernalia se trata de una rabieta o una maniobra para que unos cuantos altos, blancos y angloparlantes mantengan sus privilegios. Los vuelos de los halcones de Estados Unidos por Santa Cruz pueden ayudar a despejar la X. 

En cualquier caso el referéndum es ilegal y no puede tener consecuencias de carácter político, pues no hay una definición clara de las autonomías en las leyes bolivianas. En el estado español, con nacionalismos históricos y ampliamente respaldados por la sociedad desde hace decenios, todavía no se ha dado el caso de que una región apruebe su estatuto de autonomía unilateralmente. El gobierno central debe dar su conformidad.  

Resultados 

Los primeros resultados de la Corte Departamental Electoral de Santa Cruz, dan al SI por el estatuto autonómico un 85% de los votos. Numerosas muestras de fraude fueron denunciadas en medios alternativos de internet. Además este referéndum no ha sido avalado por organismos internacionales, menos por el gobierno nacional y su poder electoral, ni hubo representantes del NO fiscalizando la contienda. La propaganda de los grandes medios de comunicación fue en una sola dirección.  

Aún así, la abstención ronda el 35% del total y por lo tanto se habría duplicado respecto a la consulta sobre las autonomías que se realizó en julio de 2006. Posiblemente el SI no supere los 466.000 votos que obtuvo en dicha consulta a pesar de haber aumentado el padrón electoral, lo que viene a demostrar el escepticismo de mucha gente ante la densa niebla que envuelve una consulta, sobre la cual, el editorial del diario mexicano La Jornada dijo: “…el proyecto de los oligarcas de Santa Cruz no es autonómico sino secesionista, e implica un proceso de desintegración nacional, como no lo plantea ningún otro estatuto autonómico en el mundo, salvo tal vez los obtenidos por las regiones iraquíes kurda y chiíta bajo la ocupación militar estadounidense.”[3]