CONFIRMANDO QUE EN HONDURAS SE HA REDUCIDO LA POBREZA

El Informe del Banco Mundial sobre mediación de pobreza en Honduras

 

Omar Rivera

 

Según el Diario Clarín, el pasado lunes, la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, dijo que “en el segundo semestre de 2007 la pobreza había caído a 20,7%, respecto de la medición anterior que acusaba 23,4%”. Este anuncio ha sido severamente cuestionado por distintos sectores del país sudamericano, los que llegaron a manifestar que existían “manipulaciones” en los datos administrados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

El Diputado Nacional de Proyecto Sur Claudio Lozano rechazó la información suministrada por la Presidenta Fernández de Kirchner y dijo a Agencia “Diarios y Noticias” (DyN) que la “pobreza no sólo baja sino que sube al igual que la indigencia”. “la están asesorando muy mal y le están construyendo una realidad que no existe” dijo el parlamentario argentino.

Según muchas ONGs y entidades privadas, así como políticos de oposición, “el 30% de la población argentina es pobre”, una cifra muy lejana del 20.7% que el gobierno difundió como índice oficial.

¿Les parece algo familiar el episodio? ¡Me imagino que si! Porque en Honduras sucedió algo similar.

El año pasado, el Gobierno de la República de Honduras anuncio que la pobreza había sido reducida, y fue entonces que algunos sectores de la sociedad manifestaron que la metodología que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) había utilizado para medir la misma había sido modificada a fin de presentar índices favorables a la actual administración gubernamental.

El Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (FOSDEH) dijo, en su momento, que “en la práctica en Honduras no hay reducción de la pobreza sino manipulación de las cifras por parte del gobierno hondureño” (Conexión, Edición No. 81, del 16 al 31 de Julio, 2007).

Asimismo, el Presidente del Comité Central del Partido Nacional y precandidato presidencial, Porfirio “Pepe” Lobo, dijo que las “cifras presentadas por el gobierno respecto a la reducción de la pobreza son falsas” y que “el pueblo ya no aguanta las alzas a la canasta básica y no tiene que comer en sus mesas”.

Como lo ven, en Latinoamérica las sospechas y la incredulidad se ha apoderado de todos, muy especialmente de los que convierten esa desconfianza y suspicacia en perversa arma de provecho político-partidista o de medio justificante a un rol crítico por el cual se tiene vida institucional (justificar un presupuesto).

Lo mismo sucede en Argentina como en Honduras, en Nicaragua como en Bolivia, en Republica Dominicana como en Colombia. Nadie le cree a nadie.

Pero la verdad siempre sale a flote, y lo lamentable de todos esto es que tiene que venir alguien de afuera a decirnos las –mismas- cosas para creerlas; basta un acento extranjero para entender lo que los del patio dicen. ¡Al indio no le cree nadie!

Y esto fue lo que sucedió esta semana, cuando el Banco Mundial hizo público el “Informe sobre revisión de la medición de la Pobreza en Honduras”, estudio que dice que “no se identificó ninguna inconsistencia que produzca sesgos en direcciones especificas sobre los estimados de pobreza” en Honduras.

Es decir, “en el campo de manejo de datos, la revisión metodológica no ha encontrado ningún problema serio”. Los consultores del organismo financiero internacional, Carlos Sobrado e Irene Clavijo, “confirman la robustez de las cifras de reducción de pobreza notadas anteriormente: una caída de 5 puntos en la pobreza total y de 11 puntos en pobreza extrema”.

En sus conclusiones, el informe dice que “a partir de mayo de 2005 y hasta mayo del 2007 se observan reducciones significativas en la pobreza general y la pobreza extrema. La reducción en el porcentaje de personas pobres es marginal (3.2 puntos porcentuales) y se debe a una reducción en la pobreza urbana entre mayo 2005 y mayo 2006. La pobreza extrema ha disminuido sustancialmente de 53.4% a 42.9% (10.5 puntos porcentuales o un quinto) con reducciones importantes tanto en áreas urbanas como rurales”.

El Banco Mundial concluyo que lo dicho por el Gobierno de la República es verídico: la pobreza se ha reducido en Honduras. Y no solamente esto, sino que no ha existido la tan mencionada “manipulación”, ni a la metodología, ni a las cifras.

Este espaldarazo del Banco Mundial a la gestión gubernamental de Manuel Zelaya Rosales no debe llamar al triunfalismo; tal cual lo mencionado el Comisionado Presidencial para la Reducción de la Pobreza, Fernando García, “reducir un 11% la pobreza extrema en Honduras, cuando un 36% todavía viven en ese estado, debe llamar al compromiso ético y moral de poner todo el empeño por sacar a estos hombres y mujeres de sus precarias condiciones de vida”.

Claro que si, no debe llamar a festejar, no obstante, este informe es un aliciente para que se sigan aplicando medidas que focalicen las intervenciones estatales en las zonas mas deprimidas del país, a que se continué fomentando la inversión productiva para generar empleo, y se perpetúe la disciplina fiscal y presupuestaria que permite tener las condiciones macroeconómicas ideales para seguir creciendo en los niveles que lo hemos hechos en los últimos dos años.

Pero también el informe puntualiza algunas recomendaciones a tomar en consideración; la primera en el campo de los ajustes estadísticos, en la que se “recomienda una revisión amplia a la metodología usada para calcular los estimados de ingreso para tomar en cuenta cambios que se han dado en las condiciones socioeconómicas de Honduras a través del tiempo”. La segunda, tiene que ver con el campo de las fuentes de datos, en la que se  nota que “la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) es primariamente una encuesta de empleo y que por lo tanto presenta algunas limitaciones para medir la pobreza. Maneras alternativas para medir y analizar la pobreza como las basadas en el consumo de los hogares deben de ser consideradas ya sea como parte de la EHPM o como alternativas complementarias”.

Un representante de la Sociedad Civil que asistió a la presentación del mencionado informe en las oficinas del Banco Mundial en Tegucigalpa, MDC, dijo “a partir de hoy debemos dejar las dudas atrás, y ponernos a trabajar conjuntamente en el mejoramiento de la metodología para mediar la pobreza e identificar aquellas iniciativas, políticas, proyectos y programas que mas impactan en la reducción de la miseria”.

Yo así lo creo. Debemos poner todas nuestras energías alineadas en torno a los grandes compromisos de país, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y de herramientas de planeación estratégicas como el Plan de Nación que surgió del Dialogo Nacional y la Estrategia para la Reducción de la Pobreza (ERP) Actualizada que ha sido consensuada con la Sociedad Civil Organizada.

Algo así como dejar de pensar en las hojas, para entrarle al tamal!

 

Tegucigalpa, MDC – 15 de mayo de 2008

 

Comentarios: ml_rivera@hotmail.com

 

"La Libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre: por la Libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida..."
Don Quijote de la Mancha