EL FAP, CONVERGENCIA Y CONVENIENCIA

 

 

Desde México, por Jesús Martínez Álvarez. 10-07-08

 

En medio de una discusión sobre política, un comensal le preguntó a Oscar Wilde acerca de "los principios" en esta materia. El escritor, célebre por su puntilloso ingenio, respondió: "¿Qué podemos decir de quien dice tener ciertos principios y no actúa en consecuencia? Podemos decir que es un cínico, ya que es un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada".

 

A veces damos por hecho que lo que se dice es lo que se piensa y que lo que se piensa es lo que se hace, de manera que las convicciones rigen la conducta de las personas en todos los campos de la vida, incluyendo el político.

 

Recientemente el diputado Alejandro Chanona, Coordinador de los diputados de Convergencia en San Lázaro, declaró: "EL FAP ESTÁ CONDENADO AL FRACASO", porque, según su opinión, la resolución que con fecha 3 de julio tomó el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo estaba propiciando.

 

El Frente Amplio Progresista se constituye el 11 de octubre de 2006, formado por los partidos PRD-PT y Convergencia. Este Frente pretendía alcanzar objetivos políticos y sociales compartidos. Identificación en principios y convicciones.

 

¿Qué no se suponía que el Frente se creaba precisamente por éstos motivos? O bien, se confirma el rumor que Convergencia ha estado jugando el papel de esquirol a cambio de impunidad.

 

La Suprema Corte, por unanimidad, anuló la cláusula contenida en el quinto párrafo del artículo 96 del COFIPE que pretendía que, en los casos de Coaliciones, la institución política que obtenga más votos pueda ceder parte de éstos a otro u otros de los partidos con los que hicieran alianza para que alcancen el 2% de la votación nacional, que es lo que exige y se requiere para que un partido, de acuerdo con el propio COFIPE, pueda mantener su registro ante el IFE.

 

La Corte en ningún momento prohíbe las coaliciones, pues señala que los partidos que así lo deseen pueden coaligarse, pero establece que se exigirá que cada partido presente su logotipo en la boleta para conocer cuántos votos reales tiene cada partido y se pueda cumplir, sin concesiones ni espacios para la distribución a conveniencia, con el mínimo del 2% que se requiere para la permanencia del registro según el COFIPE.

 

Sin embargo, el diputado Chanona, en esa larga entrevista, deja en claro que su partido no participará con el PRD en las elecciones del año 2009, porque ello no conviene a su partido en los términos expresados por la Corte.

 

Para que no quede duda de su ética posición, sostiene: "Me da la impresión de que ningún partido emergente va a tener el ánimo de ir en alianzas", y remata con otra perla de declaración que pone de manifiesto sus "firmes convicciones": "No vamos a tener el enganche para ir en alianza, incentivados con el mejor posicionado, que es el partido mayor".

 

Lo que el diputado Chanona sostiene y acepta es que no importan los principios, ni las convicciones, ni mucho menos la identificación ideológica; Se trata de votos: ¿cuántos votos me vas a regalar, tú que eres el partido que sí tiene margen para mantener tu registro, para que yo vaya en coalición contigo?

 

En pocas palabras, a Convergencia le hubiera dado lo mismo ir con el PAN, con el PRI o con quien fuera el partido mejor posicionado, lo demás no importa. Importa el registro… Y las prerrogativas..

 

Tengo la certeza de que la opinión del diputado Chanona obedece a las instrucciones que le dio el "dueño" de Convergencia. De otra manera, y conociéndolo, no se hubiera atrevido a hacer tan honestas declaraciones.

 

Estoy convencido que gran parte de la militancia de Convergencia, por no decir la mayoría, no comparte las opiniones de estos personajes. Los que participan y han participado en ese partido lo han hecho con la creencia de que el objetivo del partido Convergencia era, auténticamente, presentar una opción distinta, desde el punto de vista partidista, a las ya existentes.

 

Finalmente, José Martí nos dejó, entre muchas otras advertencias, una especialmente aguda: "En política, lo real es lo que no se ve. Y es que por lo general los políticos ocultan las verdaderas motivaciones de su conducta pública"… pero el diputado Chanona decidió que lo real es lo que se ve.

 

 

jema444@gmail.com

www.jesusmartinezalvarez.com.mx

 

 

P.D. Como siempre, apreciaré y agradeceré los comentarios de los lectores respecto de este artículo. Para un debate público sobre su contenido, ante los medios de comunicación, estoy dispuesto únicamente con los coordinadores de los diputados y de los senadores de Convergencia.