El profundo problema del déficit moral en los líderes de gobiernos   

Por David Hammerstein. 14-12-09

Desmond Tutu e Yvo De Boer: Oración por el clima en Copenhague

David Hammerstein

El premio Nobel de la Paz Desmond Tutu ha dado un discurso moral apasionado y conmovedor sobre la gran amenaza que pesa sobre el planeta, y que interpela a toda la humanidad en su conjunto sin distinciones de ningún tipo. Ante miles de activistas que llenaban la Plaza del Ayuntamiento de Copenhague el líder religioso señaló especialmente el sufrimiento provocado por el Cambio Climático entre los más pobres de la Tierra. Desmond Tutu afirmaba que hasta el mismo Dios a menudo llora con desconsuelo al ver tanta destrucción ambiental esparcida por los seres humanos, y señalaba que aunque ahora Dios se pregunta sobre el porque habría tenido la estúpida ocurrencia de crear a la especie humana, también otras veces se alegra esperanzado al ver a miles de personas que se movilizan a favor de la conservación y el cuidado del bien común del planeta.  

Desmond Tutu exigió a los líderes de los países ricos e industrializados que asumieran su responsabilidad de financiar la defensa climática mundial, y a la vez también exigió a los líderes de los pueblos del Sur que se embarquen en un nuevo y diferente modelo de desarrollo bienestar que no copie la sucia y dañina economía del Norte.


Entre canciones y alegría, y al vaivén de las danzas africanas Tutu reivindicaba un acuerdo vinculante para todos los países porque ya apenas queda tiempo, y porque está en juego algo tan básico y central como es la supervivencia colectiva y común para "las hermanas y hermanos de todo el planeta".

A continuación habló también el principal negociador de la ONU Yvo De Boer que acudía a la concentración directamente desde la mesa de negociaciones, y dijo que los gobiernos hacían oídos sordos al clamoroso dolor del planeta y de todos sus seres vivientes ya que solo hablaban de "sus problemas económicos, industriales y financieras" para excusar su falta de compromiso con las urgentes necesidades del clima. También afirmó que solo la presión y la lucha popular podría ser capaz de convencer y convencer a unos líderes que sufren de un profundo "problema de déficit moral".

Después el grupo de Rock "Outlandish" cantó una emocionante versión del "Solo le pido a Dios que no sea indiferente ..." de Mercedes Sosa con el acompañamiento entusiasta del propio Desmond Tutu.