Sociedad

¿Por qué elegir cuadros al óleo para decorar la casa?

cuadros al oleo
Escrito por Redacción

Se trata de una de las técnicas de pintura más duraderas que hay, pudiendo realizar un gran número de retratos, pintar paisajes o incluso hacer réplicas de cuadros famosos, con un método cuidado al detalle que ofrece una visión única y atractiva para cualquier espacio.

A lo largo de los siglos, la pintura al óleo se ha considerado una de las más bellas que hay, además de ser una técnica muy cuidada con la que se pueden realizar numerosos cuadros. De la pintura al óleo hay que destacar que es muy versátil, puesto que permite que se pueda representar un gran número de elementos, paisajes o incluso objetos cotidianos.

Teniendo en cuenta que se trata de una técnica bastante duradera, es común contratar a artistas especializados en esta técnica para que hagan retratos al oleo de niños. Una forma muy llamativa de inmortalizar los momentos de la infancia de un hijo, un sobrino o un nieto, sabiendo que el estado del cuadro permanecerá intacto y en perfectas condiciones durante muchos años. 

Además, al tratar con óleo se sabe que la gama de colores que se puede utilizar es muy amplia, dándole naturalidad y viveza a todo lo que vaya a retratarse. De igual modo, esta técnica pictórica cuenta con otras características particulares como su gran resistencia a elementos externos, tales como la humedad. 

Por todo ello, la pintura al óleo es considerada como una de las más profesionales el mundo, además de ser muy completa.

¿Qué es la pintura al óleo?

Cuando se habla de pintura al óleo se hace referencia a una mezcla de pigmentos combinada con resinas y aceites. Esta combinación hace que el trazo tenga mayor fluidez y hace que se pueda obtener una pintura mucho más espesa y endurecida. Con todo ello, el óleo favorece a que cualquier obra de arte que se reproduzca, cuenta con una gran calidad además de un mayor realismo, de ahí que se utilice principalmente para los retratos, como se puede observar a través de algunos ejemplos de esta web https://retratosdeencargo.com/reproducciones-de-cuadros/.

Asimismo, el colorido es otra de las características esenciales de la pintura al óleo, ya que permite que se pueda utilizar una amplia gama de tonalidades. Así, se pueden obtener muchísimos efectos como fundidos, degradados o sombreados. 

Para realizar este tipo de pinturas, además del óleo, se utiliza un lienzo de lino. Este tipo de lienzos cuentan con una menor absorción, tienen más estabilidad y su durabilidad es mayor. Y por supuesto, se hace uso de un bastidor de madera con alrededor de 2 centímetros de grosor, que son los más idóneos para colocarle posteriormente un marco. 

¿Qué pinturas al óleo se pueden realizar?

Además de los mencionados retratos, cuando se decide encargar una pintura al óleo, hay que tener en cuenta que esta técnica permite realizar reproducciones de cuadros sobre lienzo de cualquier tipo. Esto quiere decir que se puede tener en casa un cuadro famoso fácilmente, ya que el óleo favorece a que se puedan duplicar las pinturas sin problemas y otorgándole la mayor originalidad y realismo, con lo que la similitud de la reproducción con el cuadro original será más que evidente. 

Los materiales para realizar la reproducción pictórica son de gran calidad, pudiendo elegir además el tamaño del lienzo para que, una vez que se finalice la obra, se pueda encajar el cuadro en el espacio que se desee, con su marco correspondiente. 

A través de esta técnica, se puede tener en casa fácilmente cualquier cuadro de Goya, Picasso o incluso Rembrandt, dándole un toque original y con mucho estilo al salón, la habitación y hasta el cuarto de baño, pudiendo formar una galería propia si salir de la vivienda. 

Si se decide a contratar los servicios de un artista para realizar este tipo de reproducciones, es importante tener en cuenta que, para hacer copias de cuadros al oleo, antes de ponerse en marcha, hay que realizar un estudio previo, para conocer perfectamente cómo trabajaba la pintura el autor original, además de saber qué tipo de colores utilizaba y cómo se enfrentaba a lo que iba a pintar. 

Este estudio previo requiere dedicación para poder realizar copias de calidad y que se asemejen lo máximo posible a los cuadros originales. Analizando todos los detalles, se pueden crear copias de obras tan conocidas como El grito de Munch o la Gioconda de Da Vinci, entre otras.

Estas copias rozan la perfección y es por ello que es complicado diferenciar entre la copia y el original, a no ser que se sea un experto, de ahí que las copias al óleo de cuadros famosos sean un verdadero reclamo para los amantes del arte, que tienen la oportunidad de contar con las mejores obras de todos los tiempos en su casa, sin tener que participar en una subasta o gastarse una gran cantidad de dinero. Todo ello sin contar con aquellas obras que no están a la venta, porque pertenecen a un museo. 

En cualquier caso, aunque se sepa que es una copia, la parte decorativa es excepcional, además que puede ser una forma de aumentar el patrimonio familiar y que, en los años futuros, puede revalorizarse.