Hogar y Decoración

Por qué es importante mantener en buen estado una piscina

mantener el estado de la piscina
Escrito por Redacción

Es cierto que las piscinas son un buen lugar para pasar ratos agradables entre amigos y familiares. Sin embargo, si no reciben el mantenimiento que corresponde se convierten un lugar de bacterias. Es necesario utilizar las mejores herramientas para mantenerlas limpias y minimizar el riesgo de contraer enfermedades al nadar en sus aguas.

Cuando se toma la decisión de utilizar una hidrolimpiadora a presión de calidad, se garantiza que el trabajo para eliminar bacterias en lugares de difícil acceso estará prácticamente hecho. Esta potente máquina combinada con otras técnicas de limpieza garantizan un espacio acuático seguro durante mucho tiempo.

Algunas maneras para mantener limpia la piscina

Asear una piscina no sólo es quitar la suciedad de sus paredes y fondo, también hay que tratar el agua con ciertos procedimientos y productos, con el fin de que mantenga su pureza y pH equilibrado.

Cloración

Este proceso implica añadir hipoclorito de sodio (generalmente conocido como lejía) o algún químico alternativo que cumpla la misma función: que sea oxidante de elementos orgánicos que pueda contener la piscina. Una alternativa al hipoclorito sódico, es hipoclorito cálcico, y aunque resulta algo agresivo para la piel, es de la misma manera eficaz; y el tricloro, que no altera el pH y soporta mejor la luz del sol.

Se puede aplicar en tratamientos de acción continuada realizando de manera paulatina una liberación frecuente y progresiva cloración mediante el producto granulado o en pastillas; algunas presentaciones permiten ponerlo en el skimmer. En el caso de piscinas desmontables, se coloca en una boya flotante para que no tenga contacto con el plástico y lo degrade.

Cabe destacar que el pH debe estar en un nivel entre 7,2 y 7,8 para garantizar un medio hostil para el desarrollo de bacterias, pero a la vez, que no llegue a ser irritante para la piel.

Regulación del pH

El pH del agua es un factor vital para el cuidado de una piscina. Este parámetro mide el grado de acidez mediante una escala entre el 0 y 14. Si los valores indican que está por debajo de 7, significa acidez, y si está por encima de 8, alcalinidad. Para determinar estas cifras hay que utilizar un equipo que analiza el agua.

Si tras realizar la prueba los resultados no son los ideales, es necesario tomar medidas para la estabilización del pH en función de incrementar o aminorar su nivel.

Antialgas

Hay un sistema de desinfección que se encarga de contrarrestar la aparición de algas. Si la piscina tiene un aspecto verdoso indica que dicho sistema no funciona correctamente, dado que está permitiendo la reproducción de esa especie vegetal.

Los lavados físicos del fondo y las paredes de la piscina erradican la aparición de estos organismos en las superficies. Aparte, aplicar un tratamiento de choque con un producto especial antialgas no estará de más.   

Antical

Los productos antical se utilizan para combatir los efectos de las aguas duras. Se les dice así porque tienen una alta concentración de partículas de calcio suspendidas en el agua de la piscina. Estas aguas llegan a tener más de 1.000 partes por millón.

Se pueden medir con un analizador de partículas. Las aguas duras entorpecen los procesos de regulación de pH y desinfección, así como también arruinan los procesos de depuración que los diferentes dispositivos realizan.

Floculantes

Cuando la piscina se encuentra de un color muy blanquecino puede ser por exceso de materia suspendida o por alta cantidad de cal. Cuando ya se haya hecho una inspección y confirmado que este color es debido al exceso de materia se usa el floculante.

Éste hace que las materias tomen espesor y peso para que se hundan hasta el fondo de la piscina, hasta que las boquillas los absorban o para ser removidas cuando se haga limpieza de las paredes y fondo con una hidrolimpiadora.

Algunas son mejores que otras debido a que unas son potentes y otras son más precisas a cierta distancia. Lo cierto es que todas cumplen con la misma función: llegar a sitios donde ninguna otra herramienta de barrido pueda llegar.

Fungicidas

No es de extrañar la aparición de hongos en los alrededores de la piscina debido al constante calor y humedad. Por lo tanto, utilizar fungicidas, funciona como repelente de estos organismos que rápidamente pueden proliferar en el agua y los alrededores la piscina.