crecimiento económico, crecimiento del PIB, reformas, reformas laborales, reformas agrícolas, IBC, GST
Si bien las reformas parecen productivas para la economía, se cree que los riesgos de implementación juegan un papel importante en la determinación del crecimiento.

Las reformas introducidas recientemente por el gobierno de Narendra Modi, especialmente las reformas agrícolas y laborales, pueden impulsar el crecimiento económico en India a mediano plazo. Las más notables son las reformas agrícolas para dar a los agricultores más flexibilidad sobre dónde y a quién vender sus productos. Eliminar a los intermediarios puede mejorar los ingresos de los agricultores y, al mismo tiempo, reducir los precios al consumidor, según un informe de Fitch Ratings. Además, las reformas laborales pueden mejorar el acceso de los trabajadores a la seguridad social, fortalecer los requisitos de seguridad ocupacional, acelerar la resolución de conflictos laborales y facilitar la movilidad de los trabajadores migrantes entre los estados, lo que respaldaría aún más la economía.

Brillan dos reformas

El informe agregó que las reformas laborales respaldarán aún más la formalización del mercado laboral de la India y mejorarán su flexibilidad, con ganancias de eficiencia positivas; sin embargo, en la práctica, su impacto será modesto. Al destacar las reformas que podrían estimular la recuperación económica, se subrayó que la intención del gobierno de privatizar algunas UPM podría ser transformadora.

Si bien las reformas parecen productivas para la economía, se cree que los riesgos de implementación juegan un papel importante en el impulso del crecimiento. Fitch Ratings dijo que el proceso de reforma en India sigue siendo complejo y la implementación a veces ha resultado difícil.

Lea también: ¿Qué tan real es la estimación del crecimiento del PIB real de la India? Cargos GST, las ventas de automóviles tienen una advertencia

Retroceso de dos reformas sorprendentes

Agregó que dos reformas sorprendentes, el Código de Insolvencia y Quiebras (IBC) y el Impuesto sobre Bienes y Servicios (GST), del mandato anterior del gobierno, se han enfrentado a reveses recientemente debido a la pandemia. Aunque el IBC ha sido suspendido temporalmente bajo las regulaciones de indulgencia bancaria, la recaudación de ingresos del GST se ha enfrentado a una fuerte caída, lo que dificulta dividir estos ingresos entre el centro y los estados.

Mientras tanto, los nuevos desafíos en la calidad de los activos bancarios y la frágil liquidez de las empresas financieras no bancarias (NBFC) también pueden restringir las perspectivas de crecimiento y comprometer la estabilidad de la trayectoria de la deuda del gobierno en relación con el PIB a mediano plazo. El aumento de las tasas de crecimiento a mediano plazo en estas circunstancias requerirá reformas para respaldar la inversión y aumentar la productividad, según el informe.