¡Imagina una base enemiga secreta que vive y opera en tu territorio! Aparentemente inactivo e inofensivo, pero trabajando silenciosamente durante todo el día para llevar a cabo ataques mortales en tu ciudad. El exceso de grasa en pacientes con obesidad es similar.

La obesidad es un ¬ęcaballo de Troya¬Ľ. Provoca un mal funcionamiento de todo el cuerpo humano y trae un batall√≥n de enfermedades, que son las m√°s da√Īinas para nuestra salud. El desequilibrio entre la ingesta energ√©tica y el gasto energ√©tico da como resultado una escala oscilante. La obesidad se ha convertido en otra epidemia en el pa√≠s que necesita atenci√≥n.

Un espectro complejo de factores contribuye a la obesidad y se asocia con comorbilidades como diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedad coronaria, enfermedad mental, depresión, infertilidad con SOP (síndrome de ovario poliquístico), cáncer de colon y endometrio. La obesidad es un estigma social. Por eso quieres hibernar y, con mayor estrés, intentas comer compulsivamente, provocando que la persona entre en un círculo vicioso que lleva al aumento de peso. La obesidad es una carga para la sociedad que tiene el potencial de destruir naciones, médica y económicamente.

La historia de la grasa hiperactiva:

Durante mucho tiempo, la ciencia médica pensó que las células grasas son como baterías de teléfonos: solo almacenan y liberan energía. Pero estudios recientes afirman que la grasa desencadena la inflamación en el cuerpo.

Debilitando nuestras defensas: nuestro cuerpo tiene células inmunes para combatir bacterias y virus. La obesidad provoca un estado de inflamación crónica y sabotea tu sistema inmunológico, dejándolo permanentemente activado, haciéndote más vulnerable a otras enfermedades.

Desencadenamiento de la diabetes: en las personas sanas, hay un interruptor que le dice al h√≠gado que produzca glucosa solo cuando el cuerpo est√° en ayunas. En las personas obesas, el h√≠gado produce glucosa de forma anormal, ya sea que la persona est√© en ayunas o no. Este es el camino hacia la resistencia a la insulina. Esta resistencia a la insulina puede convertirse en diabetes desarrollada debido a la funci√≥n alterada del p√°ncreas para producir insulina. La Dra. Francine Kaufman acu√Ī√≥ el t√©rmino diabetes (diabetes + obesidad) para describirlos. La diabesidad se puede definir como una disfunci√≥n metab√≥lica que var√≠a desde un desequilibrio leve del az√ļcar en sangre hasta una diabetes tipo 2 completa.

La diabesidad es una constelación de signos que incluye:

* Obesidad abdominal

* Dislipidemia (HDL bajo, LDL alto y triglicéridos altos)

* Hipertensión

* Nivel alto de az√ļcar en sangre (en ayunas por encima de 100 mg / dL, Hb1Ac por encima de 5,5)

* Inflamación sistémica

* Aumenta la formación de coágulos de sangre.

Conquistar al enemigo

El primer paso es comprender cómo se define la obesidad. La obesidad se diagnostica determinando el índice de masa corporal o IMC. El IMC es la proporción de su peso en kilogramos dividida por la altura en metros al cuadrado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera un IMC superior a 30 como clase de obesidad 1. El IMC superior a 35 es clase II Рobesidad grave, y un IMC superior a 40 es clase III Рobesidad grave. De acuerdo con las pautas de obesidad de Asia-Pacífico, el peso normal es un IMC de 18,5-22,9 kg / m2, el sobrepeso es un IMC de 23-24,9 kg / m2 y la obesidad es un IMC> 25 kg / m2.

El segundo paso crítico es reconocer que la obesidad es una enfermedad crónica que se manifiesta en un síndrome metabólico que necesita intervención médica. El desafío futuro es identificar el ambiente obesogénico y generar un impacto para la adopción de opciones más saludables.

El √ļltimo paso vital es buscar la ayuda m√©dica adecuada. La pir√°mide de control de la obesidad incluye la modificaci√≥n del estilo de vida, la farmacoterapia y la cirug√≠a bari√°trica m√≠nimamente invasiva (cirug√≠a de p√©rdida de peso). Los cambios en el estilo de vida y el comportamiento son la base del tratamiento de la obesidad. La modificaci√≥n del estilo de vida es una combinaci√≥n de dieta, actividad f√≠sica y terapia conductual. Un IMC superior a 32,5 se asocia a enfermedades como diabetes, hipertensi√≥n, osteoartritis, apnea obstructiva del sue√Īo, etc.

Los pacientes con obesidad mórbida, es decir, con un IMC> 40 kg / m2 (o mayor o igual a 37,5 kg / m2 para los asiáticos) con o sin comorbilidades, están indicados para la cirugía para adelgazar. La cirugía de adelgazamiento realizada en pacientes con un IMC de 32,5-37,5 kg / m2 con comorbilidades graves como diabetes, cardiopatía, hipertensión, trombosis venosa profunda, también mostró mejoría en sus comorbilidades con resolución completa en algunos pacientes.

La obesidad se reconoce como una condición proinflamatoria. Esto contribuye directamente a los peores resultados de la infección por Covid-19 en pacientes obesos. La Sociedad Estadounidense de Cirugía Bariátrica y Metabólica ha propuesto que la cirugía bariátrica puede ayudar a reducir la obesidad y las enfermedades relacionadas, lo que aumenta el riesgo de peores resultados si Covid-19 ataca a pacientes obesos, y debería ser la prioridad del cirujano durante esta pandemia. .

Los m√©dicos y profesionales de la salud se han comprometido a ser los guerreros de primera l√≠nea durante la pandemia del virus Corona. Se est√°n tomando todas las medidas para mantener un canal de comunicaci√≥n con los pacientes en este per√≠odo de incertidumbre, fundamental para la continuidad asistencial. Con el advenimiento de la tecnolog√≠a, los pacientes tambi√©n pueden utilizar m√ļltiples plataformas en l√≠nea para guiar su peso y controlar las comorbilidades. Las reuniones de grupos de apoyo social online y la implantaci√≥n de la telemedicina supusieron un cambio radical en el sector sanitario.

Es necesario sensibilizar a la sociedad sobre la obesidad como trastorno metab√≥lico y controlar y mejorar las comorbilidades asociadas al abordaje combinado de intervenci√≥n m√©dica y quir√ļrgica. El aumento de la obesidad ha puesto en riesgo a toda la generaci√≥n. El volante est√° en nuestras manos para equilibrar los riesgos de la intervenci√≥n y los beneficios de mejorar la salud, la longevidad y el bienestar a largo plazo. El terrorismo por obesidad se puede acabar con resultados duraderos.

‚ÄúCambia tu vida hoy. No arriesgues tu futuro, act√ļa ahora sin m√°s dilaci√≥n ‚ÄĚ.

Aviso legal: este art√≠culo est√° patrocinado por J&J en inter√©s p√ļblico. Los puntos de vista y opiniones expresados ‚Äč‚Äčen el art√≠culo por los m√©dicos participantes se basan en su juicio profesional independiente. J&J (P) Ltd., BCCL y las publicaciones de su grupo renuncian a cualquier responsabilidad por la precisi√≥n o las consecuencias de adherirse a sus opiniones de expertos.

(Esta historia se publicó desde el feed de una agencia de cable sin cambios en el texto).

Siga m√°s historias en Facebook y Gorjeo