economía
«En este momento, la caída del crecimiento de 2021-22 a poco menos del 10 por ciento parece muy real».

El exsecretario de Finanzas, SC Garg, dijo el lunes que la nueva ola de COVID-19 y los consiguientes bloqueos locales podrían reducir el crecimiento económico a menos del 10 por ciento en el año fiscal actual. A principios de este mes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó una impresionante tasa de crecimiento del 12,5 por ciento para el país en 2021. Economic Research proyectó una tasa de crecimiento del 11 por ciento, mientras que el RBI mantuvo su pronóstico de un crecimiento del 10,5 por ciento para el flujo de caja anual.

De acordo com as estimativas do RBI, o crescimento econômico deve ser de 26,2 por cento no primeiro trimestre, 8,3 por cento no segundo trimestre, 5,4 por cento no terceiro trimestre e 6,2 por cento no quarto trimestre deste año fiscal. Garg en un blog dijo que el aumento de COVID-19 en la segunda ola y la avalancha de restricciones impuestas han afectado el impulso de crecimiento para el año. “Es difícil estimar la intensidad y duración del pico y el número de casos de virus. La forma en que el gobierno lidia con su respuesta a esta tragedia que se desarrolla, el tipo de restricciones que los gobiernos pueden implementar y la forma en que las personas responden determinarán el impacto en la oferta y la demanda ”, dijo.

Se espera que el crecimiento del primer trimestre se modere en alrededor del 15-20 por ciento, frente a una contracción de alrededor del 24 por ciento durante el mismo período del año financiero anterior. En ausencia de una nueva ola, dijo, el crecimiento habría estado en el rango del 25 al 30 por ciento. Al hacer una evaluación para todo el año financiero, dijo: «En este momento, la caída del crecimiento de 2021-22 a poco menos del 10 por ciento parece bastante real».

Si bien elogió la idea de rechazar el bloqueo nacional, dijo que el enfoque diferenciado utilizado hasta ahora probablemente limitará el daño mensual a menos del 0,5%, en comparación con la contracción mensual del 4% si hubiera un bloqueo completo. “El tipo de restricciones que se impongan en algunas partes del país este año no afectarán más o menos las actividades económicas del sector primario (agricultura, minería, etc.). Las actividades económicas del sector secundario (manufactura, servicios públicos, construcción, etc.) también sufrirán solo algunos rasguños ”, dijo.

Observando que as restrições impostas estão concentradas no setor terciário como varejo, hotelaria, serviços pessoais, educação, etc., ele disse que as atividades econômicas que foram digitalizadas como serviços de TI, telecomunicações, serviços financeiros e varejo e distribuição podem não ser impactadas em gran parte. “Solo podemos hacer una evaluación integral del impacto económico del aumento de COVID-19 y las restricciones impuestas. Mi evaluación sugiere que la producción / valor agregado sufre solo un impacto marginalmente negativo en los sectores primario, secundario, gubernamental y terciario digitalizados, que representan alrededor del 75% del PIB ”, dijo.

El 25% restante del PIB, generalmente en servicios intensivos de contacto digitalizado, tendrá un impacto más grave, agregó.