El cuidado de las uñas es una cuestión de belleza, pero también de salud. Unas manos bonitas, suaves y bien cuidadas resultan agradables para quien las luce y también para quien las admira y la forma más eficaz de conseguir este resultado es con una buena manicura.

Las manos son la zona del cuerpo que más expuesta está a todo tipo de elementos que suelen maltratarlas, desde el jabón que usas para lavarlas hasta los cambios de temperatura del agua y es precisamente por eso que debemos tenerlas bien hidratadas en todo momento.

Este asunto es claramente verificable en el hecho de que son precisamente las manos las que tienden a envejecer con más rapidez que el resto del cuerpo, notando no solo la resequedad en su superficie, sino también en la forma como pierde elasticidad.

En este sentido, lo más recomendable es realizarse una manicura al menos una vez por semana, pudiendo variarse esta cantidad en función a la condición de las uñas.

El proceso es bastante simple, aunque siempre se recomienda que sea aplicado por especialistas para asegurar mejores resultados. Dentro de los pasos a seguir se cuentan:

  • Exfoliación: se realiza con un producto específico para este fin y su principal objetivo es retirar todas las células muertas de la superficie, pero también remover la totalidad de las impurezas que estén adheridas por cualquier razón.
  • Hidratación: después de hacer este proceso de exfoliación, será necesario aplicar un buen trabajo de hidratación que ayude a mejorar la estructura y a acentuar la suavidad que debería tener, además de hacerlas mucho más tersas.
  • Uñas: seguidamente la idea será darle vida a las uñas a través de la aplicación de esmalte. En este caso, queremos referir que hay una nueva forma de que el color se mantenga por mucho más tiempo y te permita disfrutar de unas manos envidiables a través de las uñas semipermanentes.

Características del esmaltado semipermanente

El esmaltado (por más alta calidad que tenga el producto) tiende a durar entre una semana y un poquito más. Las razones se orientan a que ejecutamos demasiadas acciones con nuestras manos que hacen que esta, poco a poco, se vaya deteriorando, haciendo que se necesite una nueva visita al manicurista.

El caso es que con el esmaltado semipermanente la fijación es mucho más fuerte, ayudando a que el color esté intacto hasta por 3 semanas permitiéndote mantener un look radiante y con mucha elegancia.

Esto conlleva una gran cantidad de ventajas para sus usuarias, a sabiendas de que te permitirá ahorrar mucho tiempo, ya que no tendrás que disponer de citas en tu agenda semanal para este fin; también da un ahorro monetario importante porque el bote de esmalte te rendirá más que antes.

Otro aspecto positivo es que es posible conseguirlos en cualquier variedad de colores, logrando así que puedas armar el mejor look para cada ocasión, tal y como harías con un esmalte de uso tradicional. Y, según la marca que escojas, también obtendrás a cambio otros beneficios como la seguridad de que las uñas crecerán fuertes y sanas y siempre tendrás un color brillante para lucir.

El cuidado de las uñas

Para mantener las uñas siempre bien cuidadas, lo mejor será seguir esta serie de consejos:

  • Evitar usar cortaúñas tradicionales para cortarlas, pues tienden a agrietarlas y no dejan una textura uniforme.
  • El uso de una base protectora antes del esmalte será de las mejores aliadas para evitar que este último les afecte en alguna medida.
  • Algunos aceites esenciales brindan los nutrientes necesarios para restaurar la presencia de las uñas, sobre todo cuando estas se tornan débiles o amarillentas.
  • El suavizante de cutículas debe ser utilizado en cualquier manicura para evitar causarle daños al contorno de las uñas y, por ende, a la piel.

Con todos estos trucos, tener unas manos limpias, lindas y suaves no será un sueño, lo único que deberás hacer es actuar con amor y disciplina para conseguir los efectos positivos tal y como los deseas.