Las personas obesas que contraen Covid-19 tienen un 48% más de probabilidades de morir, un 74% más de probabilidades de necesitar una UCI y un 113% más de probabilidades de ser ingresadas en un hospital que las personas de peso normal. Estas sorprendentes estadísticas se infirieron a partir de datos de aproximadamente cuatro lakh de pacientes con Covid-19 estudiados por un equipo internacional de investigadores.

No solo el Covid-19, las personas con obesidad son m√°s propensas a todo tipo de infecciones y enfermedades debido a la inmunidad deteriorada.

¬ŅAlguna vez se pregunt√≥ por qu√©?

Cuando nuestro cuerpo est√° siendo atacado por un virus o una bacteria, el sistema inmunol√≥gico del cuerpo causa una inflamaci√≥n ¬ębuena¬Ľ, una primera ola de defensa contra los invasores. Sin embargo, las c√©lulas grasas de nuestro cuerpo pueden imitar esta inflamaci√≥n y burlar nuestro mecanismo de defensa.

El exceso de c√©lulas grasas en las personas con obesidad crea y amplifica las noticias falsas de un ataque externo todo el tiempo y enga√Īa a la fuerza de seguridad de nuestro cuerpo, el sistema inmunol√≥gico, para que est√© en alerta m√°xima las 24 horas del d√≠a, incluso cuando no hay una amenaza real.

Como habrás adivinado, la inflamación interminable que provoca la obesidad deja al sistema inmunológico estresado y débil cuando hay un ataque real, aumentando el riesgo de enfermedades crónicas y graves.

¬ŅExiste una soluci√≥n … una posibilidad de recuperar toda la fuerza de nuestra inmunidad?

S√≠, dice la ciencia m√©dica. Y comprender la obesidad es el primer paso crucial en esa b√ļsqueda.

Definición de obesidad:

La obesidad no se mide solo por el peso. El √≠ndice de masa corporal (IMC), que mide su peso en relaci√≥n con su altura, se usa com√ļnmente para determinar la obesidad y su gravedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera un IMC superior a 30 como clase de obesidad 1. Un IMC superior a 35 es clase II, es decir, obesidad grave, y un IMC superior a 40 es clase III, es decir, obesidad grave.

Dieta y ejercicio: ¬Ņfuncionan?

Las pautas de pérdida de peso generalizadas pero obsoletas dan la impresión errónea de que cambios dietéticos relativamente modestos darán como resultado una pérdida de peso sustancial y progresiva.

Los enfoques simplistas para tratar la obesidad con un enfoque en dietas restrictivas o mayor ejercicio no ayudan a quienes luchan contra la obesidad severa.

Además, existe una observación documentada de que, para un paciente con un IMC superior a 35, las posibilidades de alcanzar un peso corporal normal durante un largo período de tiempo con dieta y ejercicio solo son inferiores al 1%.

Esto no se debe a la falta de fuerza de voluntad o la mala alimentación que siguen las personas que padecen obesidad. La obesidad es una enfermedad compleja y multifactorial que requiere de ayuda médica especializada para ser superada.

¬ŅCual es la soluci√≥n?

Si ha probado cambios en su estilo de vida, dieta, ejercicio, etc., y no ha perdido mucho peso o no ha podido evitar perder peso durante mucho tiempo, consultar a un especialista en obesidad calificado puede ser una opción para usted.

La cirugía bariátrica para la pérdida de peso mínimamente invasiva puede ser una opción si su IMC es superior a 32,5 con diabetes tipo 2 o cualquier otra comorbilidad relacionada con la obesidad; o si su IMC es superior a 37,5 sin ninguna comorbilidad.

Hoy en día, debido a Covid 19, muchos médicos ofrecen consultas en línea. Puede programar una cita en un centro de su elección y discutir los problemas de obesidad con un médico que se especialice en la comodidad de su hogar.

No sea víctima de la obesidad o su estigma. La obesidad se puede tratar con resultados duraderos. ¡El momento de actuar en su contra es AHORA!

(Esta historia se publicó desde el feed de una agencia de cable sin cambios de texto).

Siga m√°s historias en Facebook y Gorjeo