RBI, RBI MPC, tipos de interés
Es posible que el RBI tenga que hacer malabarismos hábilmente durante este período, encontrando un equilibrio entre su objetivo de inflación, los rendimientos de los bonos y la rupia.

Por Sudhakar Shanbhag

El RBI enfrenta el desafío de una alta inflación, un elevado endeudamiento público y grandes entradas de capital. La inflación del IPC ha estado fuera del rango de tolerancia del 2 al 6% durante siete meses. Al mismo tiempo, es probable que la deuda del sector público aumente a alrededor del 16% del PIB en el año fiscal 21. El RBI, comprensiblemente, ha intensificado las compras de bonos del gobierno central y estatal para manejar la alta oferta. Por último, y lo que es más importante, los flujos de capital extranjero siguen siendo fuertes, inicialmente liderados por los flujos de IED y, últimamente, más por los flujos de FII. El RBI ha estado interviniendo activamente en el mercado de divisas. Desde principios de abril, sus activos en moneda extranjera han aumentado en $ 90 mil millones.

Las compras de divisas han sido un impulsor del superávit de liquidez interno más fuerte que las compras de valores. Si el RBI no interviene en el mercado de divisas, la rupia puede apreciarse, dañando la competitividad de las exportaciones. Si interviene, la ya elevada liquidez del sector bancario aumentará, lo que alimentará aún más las preocupaciones sobre la inflación. Es difícil predecir cuándo se detendrán estas grandes entradas de capital extranjero.

La formulación de políticas fiscales y monetarias en todo el mundo se ha vuelto mucho más aventurera y poco convencional. Los últimos meses han sido testigos de un aumento dramático en el uso de términos como Teoría Monetaria Moderna (TMM), ‘no más austeridad’, QE infinito, control de la curva de interés (YCC), etc. Esto tiene implicaciones para los EM.

Incluso si los EM no siguen muchas de estas políticas poco convencionales, aún pueden encontrarse en el extremo receptor de políticas flexibles en las economías avanzadas. Y puede acabar siendo un arma de doble filo. Por un lado, las economías avanzadas facilitarían mucho las condiciones financieras de los EM. Pero, por otro lado, la gran cantidad de flexibilización puede convertirse en un dolor de cabeza político para algunos. Por ejemplo, una política exterior laxa, que resulta en flujos continuos hacia India, alimentando preocupaciones internas como la inflación.

Es posible que el RBI tenga que hacer malabarismos hábilmente durante este período, encontrando un equilibrio entre su objetivo de inflación, los rendimientos de los bonos y la rupia. Con este fin, el RBI estará bien servido si no realiza cambios en la tasa de recompra (actualmente 4%) o su postura acomodaticia en la próxima reunión de políticas. Sin embargo, puede ser necesario actualizar sus proyecciones macroeconómicas de inflación y crecimiento. Es posible que el RBI también desee compartir sus puntos de vista sobre los acontecimientos recientes, como el exceso de liquidez a corto plazo y su estrategia probable a este respecto.

(Sudhakar Shanbhag es director de inversiones de Kotak Mahindra Life Insurance Company Limited. Las opiniones pertenecen al propio autor).