Son muchos los espacios que hay que “vestir” en una vivienda, teniendo en cuenta que, los muebles elegidos, deben aportar la mayor comodidad. A todo ello, hay que sumar los elementos decorativos que deben ir acordes con el estilo de la casa y, sobre todo, con el gusto de los convivientes.

Es evidente que, a la hora de amueblar una vivienda, hay que tener en cuenta que hay en cada espacio. Es decir, si la zona es de mayor o menor tamaño, la iluminación que tiene o incluso el uso que va a hacerse a ese habitáculo. Si bien es cierto todas las habitaciones de una casa son importantes, hay algunas en las que hay que poner mayor empeño para que el resultado sea fantástico.

El cuarto de los niños

Sin duda alguna, el cuarto de los niños suele plantear problemas a la hora de amueblarlo, ya que por norma general, los progenitores tienden a añadir elementos que puedan perdurar durante muchos años. En este sentido, dentro de los muchos muebles que se pueden incluir en las habitaciones juveniles, es esencial la presencia de un escritorio. Se trata de un elemento indispensable que va a servir durante un largo periodo de tiempo, sabiendo que es fundamental para que cuenten con una zona de estudio cómoda y funcional.

Con respecto a la iluminación, lo ideal es que la habitación cuenta con una buena luz natural, no obstante, también es importante saber qué tipo de lámparas colocar. En este caso, además de las clásicas de techo de luz fría, no hay que olvidar añadir un buen flexo de gran potencia.

También hay que hablar de la cama que, normalmente, suele ser cama nido o lo que es lo mismo, que los niños cuenten con una cama extra para poder hospedar a las visitas. Y además de todo esto, se pueden añadir otros muebles como grandes armarios espaciosos para almacenar la ropa o los juguetes e incluso si la habitación es grande, un zapatero casa a la perfección.

El salón

Sin duda alguna, el salón es una de las habitaciones estrella de una vivienda, ya que es en donde se suele pasar mayor tiempo. En este caso, según la distribución de la casa los espacios pueden variar bastante, no obstante, la mejor opción es, antes de amueblar, tener muy claro cómo se va a organizar dicho espacio. Es decir, es importante dejar una zona para el comedor, otra para la televisión y el descanso y por supuesto, rincones para el almacenamiento.

En base a este último punto, lo ideal es contar con grandes estanterías abiertas, con el fin de guardar todos los elementos que se utilizan con asiduidad, como la vajilla. También es importante contar con otros espacios de almacenaje para otros objetos que no se usan tanto, como los libros, que se presentan más bien como elementos decorativos. En el caso de necesitar almacenaje extra, los muebles bajos son una buena opción.

Con respecto a la zona de descanso y relax, no puede faltar un buen sofá en el espacio, sabiendo que los hay de muchos tipos, diseños y modelos. Hay quienes se decantan por un cheslong, otros que ponen dos sofás o incluso uno solo, acompañado de sillones relax, con el cual el cual se pueda leer un buen libro, ver la televisión o simplemente descansar. Este tipo de sillones tiene desde reclinación para poder estar descansando la espalda con el máximo confort posible, sin dejar de lado la estética del salón en sí. Además, hay una gran cantidad de modelos, los cuales pueden satisfacer las necesidades de cualquier persona y salón.

Asimismo, se debe sumar una mesa de centro y como no, elementos de decoración, siendo los cuadros y las obras de arte buenas alternativas.

¿Y para el baño?

El baño es otro de los espacios importantes del hogar y además uno de los más utilizados, precisamente por ello, es esencial tener claro cómo se va a distribuir. En este sentido, se recomienda que el lavabo se sitúe frente al váter, para ganar espacio, mientras que las placas de ducha están ganando terreno a las clásicas bañeras.

Por supuesto, hay que añadir estanterías con cierta altura para que sean más prácticas, barras para las toallas y espejo. Este último debe ser grande para poder mirarse de una sola vez, cómodamente. En cuanto a los grifos, si están pegados a la pared, mejor.

En la cocina…

La cocina es un espacio muy personal que hay que amueblar en base al gusto de cada uno y, sobre todo, al uso que va a hacerse de ella, puesto que es un habitáculo en el que se entra diariamente. La distribución en este caso es fundamental, puesto que las cocinas deben ser prácticas, cómodas, sencillas y funcionales. Las hay de muchos tipos, con forma de L, de U o alargadas, dependiendo del diseño, así habrá que colocar los muebles y los electrodomésticos de manera estratégica.

Lo más importante antes de amueblar es saber dónde irá colocado cada uno de los electrodomésticos, sabiendo las medidas exactas. Una vez determinada esta cuestión, otra cosa importante en las cocinas es elegir bien los materiales, siendo lo ideal los laminados o los lacados. No hay que olvidar que deben ser materiales fáciles de limpiar y de mantener, y donde se acumule poco la grasa.

Finalmente, con respecto a los muebles, no pueden faltar diversos estantes en altura para el almacenaje, al igual que otros más bajos. Por supuesto, hay que añadir la encimera, que debe ser muy resistente.