Portada » Consumo de Cannabis. Diferencia entre dependencia física y psicológica
Sociedad

Consumo de Cannabis. Diferencia entre dependencia física y psicológica

consumo de cannabis

Los pacientes que consumen Cannabis, necesitan un 220% más de sedantes en caso de hospitalización, que el resto de personas. Es a la conclusión que ha llegado un estudio de EEUU (publicado en The Journal of the American Osteopathic Association).

El estudio examinó más de 250 registros médicos después de 2012 -después de que el Estado de Colorado legalizó el Cannabis recreativo- de pacientes que se habían sometido a procedimientos endoscópicos.

Los resultados obtenidos revelaron que los pacientes que consumen Cannabis habitualmente necesitan un porcentaje bastante más alto de sedantes en procedimientos ordinarios, que los no consumidores. El médico principal investigador del estudio señala que algunos medicamentos sedantes son adictivos.

Diferencia entre dependencia física y psicológica

La adicción debe tratarse en un centro de drogodependencia ya que es una enfermedad mental para el tratamiento de la cual es necesario ponerse en manos de profesionales.

En el consumo de drogas hay tres elementos destacables: tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia.

La tolerancia es la adaptación del cuerpo a la sustancia, es decir, necesitar cada vez más dosis de droga para conseguir los mismos efectos.

La dependencia a sustancias es la necesidad de consumir para continuar con las actividades rutinarias, es decir, para “continuar con tu vida”. Y el síndrome de abstinencia hace referencia al cuadro clínico que aparece al dejar de consumir la sustancia cuando se depende de ella.

En cuanto a la dependencia se distingue entre la física y la psicológica. La dependencia física es fisiológica, orgánica (recibe el nombre de neuroadaptación). Esta implica daños al dejar de consumir droga ya que el cuerpo se ha acostumbrado a ella. Vendría a significar que el cuerpo pide la droga a pesar de saber las consecuencias negativas que tiene el consumo.

La dependencia psicológica, en cambio, es mental. Implica construir relatos mentales que generan en el sujeto el pensamiento de necesitar la sustancia. La expresión de esta dependencia es sentir deseo irresistible o craving de repetir el consumo para obtener sus efectos.

Consumo de Cannabis

El Cannabis es la droga ilegal más consumida a nivel mundial. En Europa, los niveles más altos de consumo se encuentran en la población juvenil (de entre 15 y 29 años). Cabe señalar que la potencia de esta droga ha aumentado, por el aumento de cultivo en casa, teniendo más cantidad de THC que es la sustancia psicoactiva del Cannabis.

El consumo de Cannabis empieza a producir efectos en unos 10 minutos después de consumirlo por vía fumada y en unos 20 a 60 minutos después de ingerirlo; ya que la absorción por vía respiratoria es más rápida que por vía digestiva.

Consumir Cannabis produce efectos físicos y psíquicos. Entre los efectos físicos podemos señalar: tos seca, taquicardias, irritación conjuntiva y aumento de la presión arterial. También produce incapacidad de concentración, presión ocular, desorientación y sequedad bucal.

En cuanto a efectos psíquicos, provoca: euforia, risa fácil, despersonalización, alteraciones de la memoria, aumento de la percepción de sonidos y olores, pánico, alucinaciones y/o psicosis paranoide.

Aunque los efectos nocivos del consumo de Cannabis están más que demostrados, los consumidores no dejan de hacerlo por los efectos agradables a corto plazo que supone. Precisamente porque a corto plazo tiene efectos placenteros, es muy difícil dejar esta droga ya que no suele asociarse a desastres ni gran malestar, sino que prevalece el efecto placentero de relajación que produce.

A pesar de ello, es sabido que el consumo de Cannabis mata neuronas y modifica la estructura cerebral, además de poder causar otros daños a nivel multiorgánico.

Síndrome de abstinencia

Cuando un consumidor habitual de Cannabis intenta dejar de consumirlo, se produce el llamado síndrome de abstinencia, en este caso, caracterizado por 6 síntomas:

  1. Angustia y/o agresividad
  2. Irritabilidad
  3. Disminución del apetito
  4. Nerviosismo y/o ansiedad
  5. Insomnio
  6. Inquietud

El síndrome de abstinencia empieza normalmente a los 2 o 3 días de abandonar el consumo de sustancias psicoactivas, con un pico en la sintomatología a los 4 o 5 días, para disminuir su intensidad hasta las dos semanas. A continuación vemos un testimonio de un consumidor:

Dejé de fumar cannabis hace ocho años. Me habían subido de puesto, y ya no podía llegar drogado al trabajo. Me acuerdo de que toda la semana siguiente tuve sueños horribles. Era como si estuviera soñando en otra dimensión, ya que mi cerebro estaba experimentando un sueño verdaderamente profundo por primera vez en años. Y entonces los sueños prácticamente se detuvieron. En una semana, una vez que los terrores nocturnos y los sudores fríos habían desistido, mi memoria a corto plazo comenzó a mejorar. Tenía más energía. Era más sociable dentro y fuera del trabajo. Meses después, dejé ese trabajo y comencé a hacer algo que me encantaba. Todo en mi vida mejoró. Pero renunciar a la marihuana no es tan fácil para todos, y a algunos les provoca problemas serios: físicos, mentales y emocionales.

Tratamiento de recuperación

Como toda adicción, la adicción al Cannabis requiere de tratamiento especializado para su recuperación. El tratamiento empieza con la desintoxicación de la sustancia bajo seguimiento médico. La dependencia física desaparece así en unas semanas; la más duradera es la dependencia psicológica, para lo cual se sigue un tratamiento terapéutico cognitivo conductual, que abarca todos los ámbitos de la vida del adicto. Durante el tratamiento se trabajan técnicas para enseñar estrategias que ayudan al adicto a identificar y corregir comportamientos y conductas problemáticas; y se pretende movilizar los recursos internos de cada cuál para fomentar motivaciones, un estilo de vida sano y mucho trabajo emocional, entre otras cosas. Todo ello con la finalidad de que, poco a poco, el adicto aprenda a vivir sin consumir teniendo una vida plena.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)