En una sociedad en la que hemos plagado las redes sociales de los momentos que vivimos acompa√Īados de una frase reflexiva, o las imprimimos en vinilos decorativos, cuadernos, carpetas, camisetas‚Ķ adquieren m√°s trascendencia que nunca esas frases que han marcado la historia, o que siendo m√°s contempor√°neas ya se han ganado su sitio.

Muchos personajes conocidos han pronunciado o escrito frases que se han hecho famosas –‚Äúojo por ojo y el mundo acabar√° ciego‚ÄĚ (Mahatma Gandhi)-. O frases geniales pronunciadas por mentes brillantes. –‚ÄúEl caer no ha de quitar la gloria de haber subido‚ÄĚ (Calder√≥n de la Barca)-.

Ya sean frases sabias o frases motivadoras –‚Äúlo que no te mata, te hace m√°s fuerte‚ÄĚ (Friedrich Nietzsche)-, de aprendizaje personal –‚Äúestos son mis principios y si no te gustan tengo otros‚ÄĚ (Groucho Marx)-, de tristeza –‚Äúes sincero el dolor del que llora en secreto‚ÄĚ (Marco Valerio Marcial)-, de amor –‚Äúquiz√° s√≥lo se trate de encontrar a quien te siga mirando mientras t√ļ cierras los ojos‚ÄĚ (Elvira Sastre)- o intelectuales, que nos gustan porque nos invitan a todos a la reflexi√≥n –‚ÄúEl hecho de que un hombre conozca la diferencia entre el bien y el mal demuestra su superioridad intelectual sobre las dem√°s criaturas, pero el hecho de que √©l pueda hacer el mal demuestra su inferioridad moral ante cualquier criatura que no puede‚ÄĚ (Mark Twain)-. La cuesti√≥n es que cada vez est√°n m√°s integradas en la sociedad.

Pero ¬Ņqu√© nos aportan? ¬ŅPor qu√© nos gustan tanto? ¬ŅCu√°les son las favoritas? Casi todas ellas est√°n recopiladas en este listado de las mejores frases famosas del mundo.

La principal raz√≥n es porque son motivadoras, –‚ÄúTodos caemos al suelo en alg√ļn momento. Es la forma en que te levantas, ese es el verdadero desaf√≠o. ¬ŅNo es as√≠?‚ÄĚ-, que dijo Madonna invitando a no rendirse. Y cuanto mayor es la trascendencia de su autor, m√°s cre√≠ble nos resulta su mensaje. –‚ÄúEstoy agradecido por todos los que me dijeron no. Es gracias a ellos que soy quien soy‚ÄĚ, reflexion√≥ Albert Einstein.

También influye el hecho de sentirnos parte de un grupo. Cuántas veces no hemos encontrado acertada una cita en un momento de nuestras vidas, con la que un tiempo después no hemos sentido la misma conexión. Ciertas reflexiones constituyen un nexo con personas que comparten ese sentimiento.

Sea como sea nos sirven de inspiraci√≥n, incluso aunque se trate de una cita acu√Īada hace siglos. –‚ÄúLlora como un ni√Īo lo que no has sabido defender como hombre‚ÄĚ- que dice la leyenda que le espet√≥ su madre a Boabdil ¬īel chico¬ī, √ļltimo Rey de Granada, cuando volvi√≥ la cabeza llorando para ver su ciudad por √ļltima vez.

En muchas ocasiones, nos transmiten una emoción cargada de energía positiva en los momentos apropiados. Al fin y al cabo, basta con cambiar la orientación de nuestros pensamientos para conseguir que la inspiración nos de ese empuje necesitado.

Frases que se quedan

Adem√°s son frases generalmente cortas, algo que sirve de ayuda a que se queden plasmadas en nuestra mente. Las citas c√©lebres son un refuerzo para condensar mensajes que se extender√≠an con otras palabras. Basta una buena cita c√©lebre o frase inspiradora compartida en una red social para que todo el mundo interprete cu√°l es nuestro estado an√≠mico. –‚ÄúSi cuando est√°s solo, te sientes solo, no tienes buena compa√Ī√≠a‚ÄĚ-, que dej√≥ Jean Paul Sartre para la reflexi√≥n.

Las hay pol√©micas –‚Äúprefiero morir de pie a vivir arrodillado‚ÄĚ sentenci√≥ el Ch√© Guevara, o profundas, que nos hacen sonreir, que nos pasean por la nostalgia‚Ķ en definitiva, que provocan una reacci√≥n, y remueven algo en nuestro interior o en nuestras conciencias sociales. Y por eso triunfan tanto.