Las prisas del día a día, los horarios laborales, las tareas con los peques, o todo ello junto, hace que en muchas ocasiones llegue la hora de poner la comida en la mesa y esta no esté lista. Para todas esas veces, tener un pequeño electrodoméstico puede salvar el almuerzo o la cena. 

Una cocina que se precie no está completa hasta que no se dispone en ella de los llamados pequeños electrodomésticos. Pequeños por su tamaño, pero grandes en prestaciones, puesto que estos aparatos son extremadamente útiles en el día a día, y permiten cocinar y preparar alimentos de muy diversas maneras. Una forma fácil y cómoda de cambiar de menú a diario y que ayuda a que, meterse en la cocina, no sea tan tedioso. Además, estos artículos, en términos generales, suelen tener precios bastante asequibles para todos los bolsillos.

Entre los pequeños electrodomesticos baratos que no pueden faltar en la cocina, se pueden destacar muchos, pero hay tres que son, probablemente, los más utilizados y solicitados en las tiendas: las freidoras, las planchas de asar y los cocedores al vapor. En cuanto a la relación entre la calidad y el precio de estos aparatos, hay que ver detalladamente cuáles son los que más prestaciones ofrecen con respecto a su importe de venta, buscando siempre las opciones más económicas para el consumidor. 

Freír sin aceite, una opción más saludable y sin olores

Uno de los pequeños electrodomésticos más apreciados por aquellos que tienen hijos pequeños es la freidora sin aceite san ignacio, una pequeña gran ayuda para preparar deliciosos menús para los niños (y los no tan niños), que siempre querrán repetir plato. Además, cuenta con una extraordinaria ventaja, el hecho de no necesitar aceite para freír. Aunque su nombre sea freidora, este aparato no usa aceite, por lo que técnicamente no está friendo los alimentos, ya que funciona gracias al aire caliente que circula en su interior. Esta sencilla técnica de recirculación del aire caliente hace que esta freidora prepare comidas más saludables, y todo ello sin tener que soportar los olores y la suciedad que conllevan las frituras tradicionales. Y por supuesto, con un importante ahorro en aceite. 

Verduras al vapor, comer sano sin perder el sabo

Otro pequeño electrodoméstico muy demandado por las actuales familias, sobre todo las que tienen bebés o las que se toman muy en serio eso de cuidarse, es el cocedor al vapor, un aliado en la cocina que ha llegado para quedarse. Disponer de un cocedor al vapor se convierte en una forma sana y ligera de preparar las verduras y hortalizas, así como carnes o pescados, que harán las delicias de los paladares más delicados, puesto que este método de cocinado permite mantener el sabor y las propiedades de los alimentos y además, conserva mejor las vitaminas de los mismos. Por otra parte, aquellos que tienen que preparar los primeros purés para sus hijos verán en este artículo un estupendo instrumento para realizar platos muy sabrosos, saludables y con todas las vitaminas para sus bebés. 

La reina de las reuniones, la plancha de asar

Para finalizar esta breve lista de pequeños electrodomésticos que salvan el día a día en la cocina, tampoco se puede dejar de hablar de la plancha de asar san ignacio, un clásico que no puede faltar en ninguna alacena que se precie, puesto que permite cocinar tanto carnes y pescados como verduras y hortalizas, dándoles ese estupendo toque “a la parrilla” desde nuestra propia casa. Igualmente, la plancha de asar San Ignacio permite cocinar cualquier alimento de una forma más sana, sin apenas ensuciar nada, y además, se puede llevar a cualquier parte, de manera que permite cocinar cuando se está con amigos, o apetece pasar un rato en el jardín, terraza o porche. Sus asas aisladas permiten moverla sin quemarse, y dispone de depósito de aceite y termostato ajustable, para que ningún alimento se queme o quede poco hecho.