Sexualidad

¿Lo estás haciendo lo suficiente? Esto es lo que recomienda la ciencia

servicios y productos para parejas

Muchas parejas se preguntan si su vida íntima es «normal» o «saludable».

Las revistas y los sitios web intentan dar sentido a las tendencias con encuestas y sugerencias sobre la frecuencia con la que se debe tener sexo, mientras que los amigos comparan notas en silencio en busca de una fórmula mágica sobre la frecuencia con la que deberían tener relaciones sexuales.

Aunque el sexo ofrece muchos beneficios para la salud y las relaciones, establecer una cantidad «ideal» de veces que las parejas deberían tener relaciones íntimas en una semana o un mes determinado ignora la complejidad de cada relación.

La salud física, emocional y psicológica interviene en el desarrollo de las normas de cada pareja, y una vida sexual «saludable» puede ser diferente para cada persona.

 

¿Pero qué hay de los beneficios para la salud?

Aunque las relaciones y las preferencias personales siempre deberían impulsar las decisiones sobre la vida sexual, algunos estudios muestran la frecuencia con la que se debe practicar el sexo si se quiere mejorar la salud.

Mantenerse activo en el dormitorio puede contribuir a un estilo de vida saludable de formas que quizá no conozca. Comprender estos beneficios puede ayudaros a ti y a tu pareja a crear hábitos saludables juntos, y a decidir qué cantidad de intimidad es la adecuada para vosotros.

 

Mejora de la salud del corazón

Las investigaciones han demostrado que los hombres que mantienen relaciones sexuales dos o más veces por semana tienen un 45% menos de probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares. ¿Tiene esto que ver directamente con la frecuencia de las relaciones sexuales? Tal vez.

Estos resultados pueden sugerir una correlación entre la salud del corazón y las actividades íntimas, o simplemente pueden mostrar que las personas con mejor salud del corazón son más activas sexualmente.

¿Qué significa esto para ti? Si las cosas se ralentizan de forma significativa en el dormitorio, un especialista en salud masculina puede indicarle si su corazón podría ser el culpable. Y si las cosas van bien, lo más probable es que su sistema cardiovascular se esté beneficiando.

 

Alivio del estrés

Como cada vez hay más estudios que relacionan el estrés con un sinfín de problemas de salud, casi todo lo que pueda aliviar la presión de la vida diaria puede parecer una buena idea. Para algunos, esa solución es un vicio como la comida reconfortante, pero el sexo puede ofrecer una forma más saludable de obtener alivio.

El sexo libera endorfinas en el cerebro, que pueden proporcionar euforia a corto plazo y, si se practica el sexo con frecuencia, relajación a largo plazo. Si no se puede llegar hasta el final, el contacto físico diario y las caricias pueden liberar sustancias químicas similares a las de un encuentro a tope. Los que no tienen pareja sexual también pueden beneficiarse de un poco de «amor propio» para liberarse.

Sueño de mayor calidad
Lo mejor de este beneficio es que, a diferencia de los anteriores, no tiene mucho que ver con la frecuencia de las relaciones sexuales. No requiere de una cierta cantidad de actividad sexual para que se produzca. Su capacidad para dormir debería beneficiarse de cada clímax.

El orgasmo en los hombres libera prolactina, una sustancia bioquímica que genera fatiga. Se cree que el esfuerzo durante el sexo y después del clímax agota los músculos del glucógeno que produce energía. Esto hace que los hombres se sientan adormecidos. Como los hombres tienen más masa muscular que las mujeres, los hombres se cansan más después del sexo.

En el caso de las mujeres, el aumento de los niveles de estrógeno por el sexo podría no crear una somnolencia inicial, pero puede permitir un sueño REM más profundo. Esto significa que, aunque dormirse después del sexo suele atribuirse a los hombres, ambos sexos pueden beneficiarse de un mejor descanso como resultado de un encuentro íntimo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)