Portada » Por qué el jamón nos representa tan bien
Gastronomía

Por qué el jamón nos representa tan bien

El prestigio del jamón nos sitúa en la esfera mundial positivamente

La gastronomía española tiene muchas recetas sencillas con esos manjares que son tan nuestros. Y entre esas opciones nacionales la que más sobresale es el jamón. Es un éxito asegurado, e incluso quienes visitan nuestro país caen rápidamente rendidos a sus pies. Podemos tomarlo sencillamente en un plato acompañado de picos de pan o combinarlo ya sea en el desayuno, para un almuerzo o una cena. Hay infinidad de recetas que pueden elaborarse con jamón o acompañarse de él, ya que es el alimento más polivalente que tenemos.

Orientación hacia la salud

Jamones premium tan apreciados como el Legado Ibérico son un aporte de proteínas muy importante para la salud. Debido al proceso de curación, hay más proteínas en el jamón que en la propia carne del cerdo. En el proceso de curación se producen además unas sustancias que ayudan a bajar la tensión arterial. De hecho, los expertos en nutrición coinciden en que podemos tomar prácticamente a diario raciones de 50 gramos de jamón sin tener que preocuparnos por nuestra salud.

El producto más versátil

El jamón gusta a todos, sin distinción de edad. Por eso un truco que se utiliza en muchos hogares para introducir a los niños en las verduras es acompañarlas de jamón. Una receta muy práctica es la de las alcachofas con jamón, que aportará un atractivo al paladar de los niños. En esta época también se consume mucho salmorejo el cual debe ir ineludiblemente acompañado de esos taquitos de jamón tan característicos. Y un truco: si te gusta la tortilla de patatas con chorizo, prueba a sustituirlo por jamón y te llevarás una grata sorpresa.

Además de ser un lujo para el paladar, el jamón favorece a la economía. Y no sólo por la cantidad de producto que consumimos o exportamos; sino que la producción porcina y jamonera de algunas zonas rurales de España contribuye a luchar contra la despoblación en esos lugares, a la vez que se presenta como una buena oportunidad de negocio que implica a varios sectores.

Eso tan nuestro

En la cultura española tendemos mucho a celebrar alrededor de una buena mesa. Incluso si no hay nada concreto que celebrar, también nos gusta sentarnos a la mesa con familiares o amigos y deleitarnos con la gastronomía. Y eso es algo que forma parte de nuestra imagen. ¿Sabías que la palabra sobremesa no existe en otros idiomas? Porque nadie como el español sabe aprovechar igual ese momento en el que seguimos disfrutando de la reunión continuando alrededor de la mesa. Esto se debe a que la gastronomía es una de nuestras mayores joyas: el jamón, el aceite de oliva, las propias olivas, los embutidos ibéricos y otros tantos productos que forman parte de nuestro día a día sirven para que en el extranjero nos identifiquen como esa sociedad que sabe comer con calidad.

Hemos de desterrar por tanto algunas falsas creencias que tienen su base en una falta de información. Por ejemplo, sí que es cierto que el jamón es un alimento procesado porque es un embutido, pero hay clases y clases de embutidos en términos de nutrición. No es lo mismo una salchicha tipo frankfurt que el jamón, dado que este último es mucho más saludable.

Hay que saber comprar jamón

En el momento de elegir qué jamón comprar, puede darnos una buena pista su lista de ingredientes: cuanto más corta mejor. El jamón tiene que tener un porcentaje muy alto de carne, sal y a poder ser poco o nada más. Una buena costumbre que hemos de adquirir es la de fijarnos un poco más en la etiqueta nutricional de aquello que compramos, así nos aseguramos de escoger siempre lo mejor para nuestro consumo.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)