Salud

Ser feliz ante la ansiedad y el estrés

Chica saltando feliz en la playa

En los últimos años, la población se está viendo afectada por la persistencia de altos niveles de ansiedad y estrés. Aunque son conceptos a los que continuamente hacemos referencia, realmente puede que no seamos del todo conscientes de las repercusiones que pueden acarrear.

Agitación e inquietud, presión en el pecho, sensación de falta de aire, temblor en las manos, taquicardia… son algunos de los síntomas que aparecen de forma más frecuente cuando se padece ansiedad ¿te suenan algunos de ellos?

La ansiedad es una de las enfermedades más comunes e incapacitantes que existen, debido al ritmo acelerado de vida que llevamos cada vez es más habitual, incluso parece que se ha llegado a normalizar. 

¿Qué es la ansiedad?

Es una respuesta de alarma normal y adaptativa que tiene el ser humano, y aunque en ciertos momentos puede ser muy abrumadora, no supone un peligro.

Principalmente, consiste en un proceso de activación que se produce por una tendencia a la anticipación, preocupaciones constantes, incertidumbre o miedo que interpretamos como amenazantes.

Los síntomas de ansiedad pueden ser muchos y muy variados, y en cada persona se puede manifestar de forma diferente, es por eso que en ocasiones es difícil detectarla. Para facilitar su identificación es importante conocer sus síntomas, los cuales se pueden categorizar en tres bloques:

SÍNTOMAS FÍSICOS: Inquietud, nerviosismo, tensión muscular, cansancio y fatiga, sensación de falta de aire, dolor en el pecho, taquicardia, etc…

SÍNTOMAS COGNITIVOS Y EMOCIONALES: Preocupación y miedo constante por el futuro, sensación de pérdida de control, irritabilidad, dificultad en la toma de decisiones, etc…

SÍNTOMAS CONDUCTUALES: Evitación de situaciones que facilitan la aparición de ansiedad, no querer salir de casa, aparición de atracones, etc…

Los síntomas descritos anteriormente provocan un malestar generalizado en la persona que los sufre, teniendo consecuencias tanto en el plano social como laboral o académico, a consecuencia de las limitaciones que provoca.

CAUSAS DE LA ANSIEDAD:

El origen de la ansiedad puede ser muy diverso, por esto mismo es un tema de gran interés en la sociedad. En la mayoría de ocasiones, es el resultado de la suma e interacción de diversos factores entre los que se encuentran: factores ambientales, rasgos de personalidad, recursos de afrontamiento de la propia persona, acontecimientos vividos, estado de salud, gestión de estrés… y este último es en el que me voy a centrar dada su importancia y repercusión en nuestra rutina. 

¿Qué es el estrés?

La respuesta de estrés hace referencia a las reacciones de tipo fisiológico y psicológico que se generan ante una situación que consideramos que sobrepasa nuestras capacidades. 

Por este motivo, el manejo del estrés dependerá en muchas ocasiones de nuestras propias herramientas y formas de afrontamiento. A menudo, los problemas que se generan a nuestro alrededor pueden no tener una solución inmediata o dicha solución puede que no esté únicamente en nuestra mano. Cuando ocurre esto, sólo podemos facilitar nuestra situación recurriendo a nuestra capacidad de resiliencia y gestión del estrés.

¿Cuál es la diferencia entre ansiedad y estrés?

En este sentido la ansiedad hace referencia a la anticipación de una situación amenazante, pero esta puede ser más o menos probable, mientras que el concepto de estrés es la respuesta que se produce ante una situación demandante, ante la cual nos sentimos sobrepasados. En caso de ser así, esa interpretación de amenaza ante la situación demandante generaría la respuesta de ansiedad.

Es por esta relación que frecuentemente estos términos pueden confundirse o solaparse, y por ello es tan importante saber discriminarlos.

¿Qué podemos hacer?

En muchas ocasiones esperamos encontrarnos realmente mal para actuar, y esto no debería de ser así. Debido al ritmo acelerado de vida que llevamos, el estrés parece que se ha normalizado en la población. Las obligaciones, horarios inflexibles o rutinas muy exigentes a la larga van pasando factura en nuestra salud.

Es por ello que debemos replantearnos a veces nuestro estilo de vida, cambiar nuestros hábitos y aprender a cuidarnos para gestionar el estrés y afrontar la ansiedad. El inicio de este cambio puede comenzar acudiendo a terapia.

Desde Segura Psicólogos Sevilla  creemos que dar el primer paso para empezar a cuidarse a uno mismo es iniciar el camino hacia el bienestar. Son cada vez más frecuentes los casos de ansiedad y estrés que llegan a consulta, desde adultos, jóvenes y adolescentes, la edad no es una condición que determine la afectación, es más cada vez su aparición es a edades más tempranas. 

La vida está llena de complicaciones, pero no podemos olvidarnos de nosotros mismos. Lo importante eres tú, y para ello es fundamental aprender a cuidarse y a priorizarse, implantar en nuestra rutina recursos que nos faciliten afrontar las complicaciones del día a día y hábitos saludables que nos ayuden a alcanzar nuestro bienestar. 

La felicidad es un término muy abstracto, banalizado en la sociedad actual y bastante difícil de alcanzar, por eso, hay que ir construyéndola paso a paso y empezar a trabajar en ella desde uno mismo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
123movie 123movie