Informática

Tu personalidad se refleja en la cama

chica con minifalda

La sexualidad es una parte muy importante de nuestras vidas. Tener una vida sexual activa y satisfactoria ayuda a tener una mejor calidad de vida y a ver las cosas de una manera más positiva.

Cada persona vive la sexualidad a su manera. No existe una única forma de vivirla ni una manera correcta de hacerlo. Bueno, sí: vivirla como a cada uno más le motive y como más satisfacción le proporcione –y no estoy hablando únicamente de orgasmos–.

Cómo eres en la cama según tu personalidad

Tu personalidad puede definir cómo vives tu sexualidad y cómo te comportas en la cama. Aunque este indicio no puede tomarse como si fuese una verdad absoluta –la vida está llena de excepciones–, en muchos casos sí que se corresponde con la realidad. Así que, vamos a ver cómo eres en tu día a día y en la alcoba.

Dominación

Te gusta llevar las riendas en todos los aspectos de tu vida y eso se nota también en la cama. No te avergüenza pedir lo que deseas. Al contrario. Te excita ser quien da las órdenes y hacerlas cumplir. Claramente, mandas tú. Un ejemplo de personalidad dominante lo puedes observar en las sesiones de bdsm –bondage, disciplina, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo–. Aquí eres quien usa la fusta, el látigo o cualquier elemento con el que se establece la relación de poder. Tu pareja es un juguete que está a tu servicio.

Sumisión

Te excita cumplir las órdenes de tu pareja y convertirte en su juguete. Nunca puedes imponer tus deseos y siempre acabas cediendo ante las ideas de los demás, de tal modo que hasta llegas a disfrutar la situación. Si retomamos el ejemplo de las sesiones de bondage, en este caso eres la persona con la que juegan, a quien dan órdenes.

Romanticismo

Para ti la vida es como un gran algodón de azúcar: puro empalague. Todo gira en torno al amor, tu pareja, los deseos bonitos, pasar una vida juntos… Las relaciones sexuales son un muestrario infinito de caricias, de besos tiernos, pero falta algo de riesgo, de pasión salvaje y de adrenalina. Por suerte para ti, no hay nada mejor que el sexo con la persona a la que amas, ese vínculo forjado en la relación que eleva el placer hasta el cielo.

Hedonismo

Tu único compromiso es con el placer. Las relaciones sexuales no son relaciones personales, sino un vehículo para satisfacer tus instintos más básicos y para seguir exprimiendo el goce que esconden todas las experiencias de la vida.

Pasión

Te entregas en todo lo que haces, y si las situaciones más banales te encienden y sacan todo lo que llevas dentro, ¿por qué no iba a ser lo mismo entre las sábanas? Mantienes relaciones intensas, con caricias y besos arrebatados y sentimientos a flor de piel.

Convencionalismo

Eres como un helado de vainilla, sabroso, pero completamente normal y falto de riesgo. Nunca te has planteado utilizar juguetes sexuales como los de Easytoys ni nada por el estilo. Eres una persona apocada a la que le cuesta romper el cascarón y hacer valer sus opiniones. Te resulta difícil imponer tus gustos y tus criterios, de modo que te es más cómodo mantenerte en la más absoluta normalidad. Necesitas salir urgentemente de tu zona de confort. ¿Hay alguna postura sexual que te defina? Claro, el misionero.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)