Un usuario alem√°n de Alexa, el asistente personal de Amazon, obtuvo acceso a m√°s de 1.000 grabaciones de otro usuario debido a un ¬ęerror humano¬Ľ de la compa√Ī√≠a.

El cliente había pedido escuchar las grabaciones de sus propias conversaciones realizadas con el asistente, sin embargo, también pudo acceder a otros más de 1.700 archivos de audio de un desconocido cuando Amazon le envió un enlace para que accediera a su historial de Alexa.

Seg√ļn recoge el medio alem√°n Heise, en las grabaciones se pod√≠an escuchar a un hombre y una mujer en su casa, pero los archivos eran tan detallados que el medio pudo identificarle y contactarle a trav√©s de la informaci√≥n registrada, seg√ļn la informaci√≥n.

El cliente que recibi√≥ los archivos no recibi√≥ respuesta de Amazon en un primer momento, cuando le avis√≥ que hab√≠a tenido acceso a grabaciones que no eran suyas. Finalmente la compa√Ī√≠a reaccion√≥ eliminando los archivos del enlace de descarga que se le hab√≠a facilitado, sin embargo, los archivos ya hab√≠an sido descargados en un ordenador.

¬ęEsto es un caso desafortunado fue el resultado de un error humano y solo un caso aislado. Resolvimos el problema con los dos clientes involucrados y tomamos medidas para optimizar a√ļn m√°s nuestros procesos. Como medida de precauci√≥n, contactamos a las autoridades pertinentes¬Ľ, ha asegurado un portavoz de Amazon a¬†Reuters.