Portada ¬Ľ Auge de los entrenamientos f√≠sicos online
Salud

Auge de los entrenamientos físicos online

Chica haciendo yoga

Las circunstancias de los √ļltimos meses han obligado a cambiar muchas de nuestras rutinas, algunas de ellas con un importante peso espec√≠fico en nuestras vidas. La primera que nos viene a la cabeza es la del teletrabajo, algo que se ha visto afectado en muchos casos particulares y que se ha generalizado en un sinf√≠n de empresas. Pero la forma de trabajar no es la √ļnica que ha cambiado:¬†el ejercicio f√≠sico online¬†ha visto como se disparaba su n√ļmero de usuarios.

El deporte virtual gana adeptos

Entre las opciones más utilizadas están, tanto la posibilidad de descargarse tablas de ejercicios o ver tutoriales en YouTube, como los entrenadores personales que imparten clases, ya sean individuales o para grupos, vía Zoom o Skype. Y, por supuesto, se dan en una gran variedad de modalidades: Crossfit, Yoga, Pilates, etc.  

Si nos fijamos en las cifras, entre abril y junio del a√Īo pasado hubo¬†un incremento de casi un 140%¬†respecto del a√Īo anterior, con un mercado que se calcula de unos de 241 millones de euros. Evidentemente, dadas las circunstancias, muchos se vieron abocados a esta posibilidad que, tal vez, no hubiesen elegido en otro contexto; pero bien es cierto que, tras descubrir sus bondades,¬†algunos van a continuar apostando por esta opci√≥n.

Mujer en postura de yoga

El sector del entrenamiento físico no es, obviamente, el primero que descubre las bondades del mundo virtual. Otros modelos de negocio ya se encuentran, desde hace tiempo, utilizando las nuevas tecnologías para acercar sus servicios al consumidor, y sus ventajas son percibidas y apreciadas por los usuarios, ya sea en términos de comodidad, ahorro, disponibilidad, abanico de opciones, etc. Así pues, lo novedoso no se encuentra en descubrir el nicho de mercado, sino tal vez en la recepción que los clientes están teniendo ante esta modalidad. En un mundo en el que los ciudadanos aprovechan, cada vez más, las tecnologías de la información para la mayoría de sus necesidades, no es sorprendente que otro ámbito, como es el deporte, encuentre su espacio y quiera sacar partido de ello.

Algunas desventajas

L√≥gicamente, no todo son ventajas. En primer lugar,¬†no todo el mundo est√° capacitado para ense√Īar / entrenar y, sin embargo, han proliferado lo que algunos llaman ‚Äúlos gur√ļs del deporte‚ÄĚ que, con escasos conocimientos, imparten clases o dan consejos deportivos, con el consecuente riesgo para los consumidores.¬†Es, por tanto, importante filtrar las fuentes¬†y acudir a verdaderos entrenadores o entidades que nos ofrezcan un m√≠nimo de seguridad.

Entre las consecuencias de acudir a fuentes poco fiables o de no seguir las indicaciones adecuadamente de los buenos profesionales se encuentran las temidas lesiones, que han aumentado sensiblemente desde que se han popularizado los entrenamientos en casa. Habitualmente se trata de lesiones leves, pero molestas y que pueden empeorar si no le ponemos remedio de la mano de un especialista. Claramente, en este aspecto, no es lo mismo que un entrenador pueda monitorizar de cerca cómo ejecutamos un ejercicio o si estamos calentando adecuadamente, que si nos encontramos dentro de un grupo mediante una pantalla.  

Otro aspecto a tener en cuenta es que¬†el factor socializaci√≥n¬†(que tiene m√°s importancia de la que creemos en este tipo de actividades) se reduce notablemente, al no poder estar f√≠sicamente con otras personas. Tambi√©n es cierto que el nivel de desempe√Īo puede verse afectado al no tener cerca un entrenador que nos exija, presencialmente, m√°s seg√ļn nuestros l√≠mites.

Los puntos positivos

Pese a estas objeciones, si acudimos a profesionales responsables y seguimos adecuadamente sus instrucciones, el entrenamiento virtual engloba importantes ventajas, m√°s all√° de haber sido la √ļnica opci√≥n posible durante un periodo largo de tiempo. Por un lado, su¬†accesibilidad¬†sin la necesidad de desplazarse, por otro,¬†la flexibilidad que puede ofrecernos¬†y que permite que lo podamos compaginar con nuestra, muchas veces llena, agenda. Tambi√©n¬†su precio puede ser m√°s asequible¬†que en las opciones presenciales. Adem√°s, no siempre tenemos que elegir una alternativa u otra: es posible practicarlo unos d√≠as (o √©pocas) de una forma y otros de otra, sacando lo mejor de cada una de las posibilidades.

¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)